fbpx
Conectate con El Argentino

Edición impresa

Veinte años de resistencia y organización popular

Las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 se venían amasando, el estallido popular emerge como resultado del proceso de resistencia al neoliberalismo y sus políticas.

Publicado hace

#

El-Argentino-19 y 20 de diciembre de 2001

La caminata comenzó en el comedor popular de “Casa del Pueblo” en Niceto Vega y Godoy Cruz, era 19 de diciembre de 2001 y no había nada para llenar las mesas. Habíamos tenido una asamblea en la que decidimos ir a entregar un petitorio al supermercado Vea de Córdoba y Santos Dumont. Cuando arrancamos éramos unos 100 vecinos y vecinas, a medida que avanzábamos, esquina a esquina la columna crecía. Al llegar más de 600 personas exigían comida. Intentamos organizarnos, improvisamos una nueva asamblea, la bronca era enorme. Algunos comenzaron a acercar maderas, tachos y cubiertas para encender una fogata. El fuego encendió las gomas y los corazones de un pueblo que decía ¡basta!

El supermercado había bajado sus persianas y un patrullero custodiaba la entrada, pudimos acercarnos para conversar. Esa misma tarde entregaron alimentos a las familias del comedor y a todas las que se sumaron durante la jornada.

Escenas como esta se repitieron a lo largo y ancho del país, organizadas o no expresaban el descontento del pueblo y su capacidad de ocupar las calles, los centros de poder, supermercados, bancos, empresas y oficinas públicas.

El-Argentino-19 y 20 de diciembre de 2001
Escenas de la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001.

La crisis social, política y económica se arrastraba desde fines de los ´90. Las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 se venían amasando, el estallido popular emerge como resultado del proceso de resistencia al neoliberalismo y sus políticas. Al “corralito” bancario de Cavallo y De La Rúa, la convertibilidad, la crisis financiera se sumó el crecimiento de la desocupación, el hambre y el descontento hacia las instituciones del Estado y el poder político.

A los cortes de ruta y de calles, a los “piquetes” que se venían gestando por “Pan y Trabajo” se sumaron las “cacerolas” y al grito de “que se vayan todos, que no quede ni uno sólo” las calles fueron colmadas, desbordadas de clamor popular.

Caía la noche y De La Rúa declaraba el estado de sitio, inmediatamente salimos a la calle. La caravana hacia Plaza de Mayo se llenaba de familias, jóvenes, laburantes, con banderas Argentinas, golpeando cacerolas o cualquier cacharro que sirviera para hacer ruido y expresar la bronca.

Al llegar, gases, palos, caballos enardecidos, balas de goma, de plomo y muerte. Pese a todo, la resistencia se organizaba en cada esquina alrededor de Plaza de Mayo y Congreso. Ardían fogones que servían para encontrarse y seguir.

El 20 de diciembre, organizaciones piqueteras y sindicales habían convocado, previamente, a una movilización a Plaza de Mayo, pero el escenario callejero ya había estallado el día anterior. El canto unánime de “piquete y cacerola la lucha es una sola” se unía al “que se vayan todos”.

La represión no tardó en llegar, 39 muertos, Gastón Riva, Carlos “Petete” Almirón, Gustavo Benedetto por nombrar sólo algunos de ellos -el 19 y 20 de diciembre de 2001 y el 26 de junio de 2002 en Puente Pueyrredón, con el asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, fueron de las represiones más cruentas que recuerdo-.

De La Rúa voló de Casa Rosada en helicóptero esa misma noche y un nuevo ciclo constitutivo para los movimientos populares comenzó en Argentina.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Edición impresa

Edición impresa de El Argentino del 30 de enero

¡El diario para todos y todas!

Publicado hace

#

El-Argentino-Tapa-30-01-2023

🗞️ Buen día! Ya está disponible el PDF del diario!!!

📌 Seguí las redes de El Argentino

📢 Danos un Me Gusta! Compartí y Comentá en nuestras redes!

Seguir leyendo

Las más leídas