fbpx
Conectate con El Argentino

Femicidio

La sobreviviente del femicidio de Ensenada, reconoció a Ariel Báez por su actitud

Ariel Osvaldo «Papu» Báez enfrenta el juicio por delitos que prevén la pena de prisión perpetua.

Publicado hace

#

La joven que en 2017 sobrevivió a un ataque cometido por un hombre que entró a la casa de una amiga en Punta Lara, partido de Ensenada, abusó sexualmente de ambas y asesinó a la otra chica, una estudiante de medicina, aseguró este viernes al declarar en el juicio oral al principal acusado que reconoció al atacante «por la voz y la ropa» ya que se lo había cruzado instantes antes, y recordó que la víctima de femicidio intentó resistirse y lo golpeó con una botella.

Ana Laura González (29) fue la primera en declarar en el inicio del debate oral que comenzó ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 5 de La Plata y que tiene como acusado a Ariel Osvaldo «Papu» Báez (26). A ese hombre se le atribuye el femicidio de la estudiante María Emma Córdoba (26) y el intento de asesinato de González (29), quien sobrevivió al ataque y es particular damnificada en la causa.

En un pormenorizado relato de los hechos que realizó frente a los jueces sin la presencia del acusado en el recinto a pedido de ella, Ana Laura recordó lo ocurrido el 8 de julio de 2017 en una vivienda situada en la calle 126, entre 5 y 7, de Punta Lara, donde ella y su amiga se habían reunido a estudiar.

Tribunales de La Plata.

«Fue Ariel Báez. El mismo que me había presentado hacía un rato Emma», dijo la sobreviviente en referencia al acusado ante los integrantes del tribunal, a quienes les contó que ese hombre era vecino de su amiga y que un rato antes del ataque las dos se lo habían cruzado en la puerta de la casa y Emma se lo había presentado.

La joven contó que durante el ataque lo reconoció por «el tono similar de voz» y porque «tenía la misma ropa» y además de porque su amiga durante el hecho lo nombró como «Ari»,

Ana Laura relató que ese día llegó a Punta Lara en colectivo y fue recibida por Emma: «Fuimos al kiosco a comprar una cerveza y luego a su casa. Nos encontramos con este hombre. Nos saludó y se puso a hablar con Emma. Era su vecino. Nos presentó. Caminó unos metros con nosotras e ingresó a la casa de al lado», dijo.

La joven recordó que luego de cenar y escuchar música, Emma le pidió que abriera la puerta de la casa para que ingresaran los perros, momento en que «una figura se abalanzó con un arma en la mano».

«Ahí no lo reconocí. El forcejeó y me metió (en la casa). Ya adentro, le preguntaba a Emma dónde estaba su marido, Damián», continuó. Tras ello, el atacante les dijo que el problema no era con ellas sino con el marido de Emma, quien «iba a aprender a no meterse con él».

Según la víctima, el hombre portaba un arma «con tambor y caño largo» y las golpeó, tras lo cual Emma intentó defenderse con una botella: «Me dijo que éramos dos y podíamos contra él. Le dije que no lo enfrentemos porque estaba armado pero ella le pegó con una botella. El la golpeó y ahí nos golpeó a las dos».

Según la víctima, una vez en la planta alta de la casa, el atacante abusó sexualmente de ambas y las ató, para luego rociarlas con alcohol y encender fuego. Cuando escuchó la puerta de la entrada de la vivienda cerrarse, Ana Laura, dijo que encontró un cuchillo y logró desatarse.

«Fui a ver a Emma y estaba inconsciente. Le tomé el pulso y tenía. Le pedí que aguantara, que la iba a sacar de ahí», afirmó la sobreviviente. Tras ello, explicó que logró salir de la casa y pidió ayuda a un muchacho.

Al concluir la declaración de Ana Laura, la defensa del acusado pidió una rueda de reconocimiento de Báez por parte de la joven, que fue aceptada por la fiscal de juicio, Silvina Langone, y se realizará el próximo lunes a la mañana en la DDI de La Plata.

Para el juicio, que se estima que demandará un total de cuatro jornadas, está previsto que declaren unos 62 testigos, entre peritos, policías, familiares de las víctimas y vecinos.

Báez está acusado de «violación de domicilio, privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el empleo de arma, abuso sexual con acceso carnal agravado por el empleo de arma, tentativa de homicidio doblemente agravado con ensañamiento y mediando violencia de género, homicidio doblemente agravado con ensañamiento y mediando violencia de género, hurto y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización», delitos que prevén la pena de prisión perpetua.

Rodeada de decenas de amigos y familiares que llevaban carteles pidiendo «Justicia» y cantaban mencionando a Emma, la sobreviviente llegó a los tribunales platenses y dijo que esta jornada «significa poder darle un cierre a tanta lucha».

«Creo que esta lucha que lleve estos años, más allá de pedir justicia por Emma y por mí, fue la búsqueda de un cambio real. No podemos seguir viviendo así, con miedo y hay que pelearla», comentó al referirse la problemática de la violencia de género.

Agregó que espera del juicio que Báez reciba «la condena sea acorde al crimen que cometió». «Quiero que este tipo no vuelva a atacar a ninguna chica más», subrayó. Por su parte, el abogado que la representa, Jerónimo Guerrero Iraola, explicó que le pesan al acusado «delitos de extrema gravedad» y que por ello, «la única salida posible y esperable es la prisión perpetua».

«Se necesita trabajar más para que no vuelvan a pasar estas cuestiones, la Justicia tiene que ser parte de la solución y debería adecuar los procedimientos para que las personas vulneradas en sus derechos no tengan que hacer este peregrinaje para obtener una sentencia justa», completó.

Si vivís una situación de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda llamá gratis al 144, mandá un mensaje al 11 5050 0147 o por WhatsApp al +54 911 2771 6463. También podés descargar acá una app para recibir ayuda de profesionales.

El Argentino

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Marcha a 22 años del crimen de Natalia Melmann

El crimen ocurrió el 4 de febrero de 2001. Fue torturada, abusada sexualmente y estrangulada con el cordón de una de sus zapatillas. Sus asesinos están presos.

Publicado hace

#

A 22 años del crimen de Natalia Melmann, la adolescente de 15 años raptada, violada y asesinada en la localidad balnearia de Miramar, familiares, amigos y vecinos marcharon esta noche en reclamo de “justicia” por “todas” las víctimas de femicidios.

La convocatoria realizada en redes sociales por la familia Calampuca Melmann comenzó a las 21 en la esquina de las calles 21 y 28, en el centro de esa ciudad bonaerense, desde donde marcharon hacia la costa.

Gustavo Melmann, padre de Natalia, dialogó con Télam y aseguró que el aniversario del crimen lo vivía con “situaciones encontradas, porque por un lado vos recordás su vida, lo que era, vivís su ausencia, y por otro lado es la fecha en que le quitaron la vida”.

“El homenaje es complejo, uno vive muchas cosas, está viviendo el recuerdo de su vida, de su existencia, del ser humano que arrebataron y por otro lado el cruel asesinato y violación”, aseguró el padre de la adolescente.

El nuevo aniversario del crimen de Melmann se dio en la misma semana en que la justicia de Mar del Plata rechazó beneficiar con la libertad condicional a los expolicías Oscar Echenique (61) y Ricardo Anselmini (53), condenados a reclusión perpetua por secuestrar, torturar, abusar y asesinar a la menor de edad.

Al respecto, Gustavo Melmann señaló: “Es algo importante, no solamente para nosotros, sino para la Argentina, para la comunidad. Son gente peligrosa, no tienen ningún reparo en hacer lo que hicieron con Natalia, el cuerpo de Natalia es la muestra de lo que son capaces de hacer”.

Durante el homenaje se arrojaron flores al mar, se lanzaron globos con la frase “perpetua” y se remontaron barriletes luego de proyectar el cortometraje “Barriletes en el limbo”, en recuerdo de Alejandro, amigo de la familia recientemente fallecido y que escribió un poema, que lleva el mismo nombre, dedicado a Natalia.

“Con la reciente noticia de que los jueces rechazaron el pedido de libertad adelantada de dos de los femicidas de Nati, salimos una vez más a las calles a marchar por ella. Por Nati y por TODAS! Porque estamos convencidos que el único camino es la lucha colectiva y la Justicia!”, encabezaron los familiares de Natalia la publicación de ayer en la red social Facebook, convocando a la marcha.

El crimen ocurrió el 4 de febrero de 2001, cuando Natalia fue obligada a subir a una camioneta de la Policía bonaerense y llevada a una casa ubicada en el extremo sur de la ciudad de Miramar.

En esa vivienda, fue torturada, abusada sexualmente y estrangulada con el cordón de una de sus zapatillas.

Los tres policías trasladaron luego el cuerpo al vivero Florentino Ameghino, donde lo ocultaron con un montículo de hojas, pero fue hallado cuatro días más tarde durante uno de los tantos rastrillajes que se realizaron por esa zona.

El crimen provocó la reacción de la comunidad local, que encabezó junto a los familiares y allegados de la adolescente múltiples marchas para pedir por el esclarecimiento del caso y produjo incluso un impacto político: el entonces presidente, Fernando De la Rúa, se reunió pocos días después con los padres de la víctima en Miramar.

En septiembre de 2002, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Mar del Plata condenó a Echenique, Anselmini y Suárez a prisión perpetua y a 25 años de cárcel al exconvicto Gustavo «Gallo» Fernández, por su participación en el secuestro, aunque la pena fue reducida luego a 10 años de prisión.

En junio de 2018 se celebró un nuevo juicio a un cuarto policía, Ricardo Panadero (63), imputado como coautor de «privación ilegítima de la libertad por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por el concurso de dos o más personas, y homicidio doblemente agravado por haberse cometido para lograr la impunidad de los coautores de un delito anterior».

Panadero fue absuelto en ese proceso porque los jueces consideraron que no pudo acreditarse la acusación, pero el fallo fue apelado por la fiscalía y por el abogado de la familia de Natalia Melmann.

El 13 de noviembre de 2019, la Sala III del Tribunal de Casación bonaerense anuló esa absolución y ordenó la realización de un nuevo proceso, que está previsto que se designe una nueva fecha para este 2023.

Seguir leyendo

Las más leídas