fbpx
Conectate con El Argentino

Mundo

Un estudio advierte que los bajos salarios pueden ser factor de deterioro cognitivo

Si bien los trabajos con salarios bajos se han asociado a resultados de salud como los síntomas depresivos, la obesidad y la hipertensión, que son factores de riesgo para el envejecimiento cognitivo, hasta ahora ningún estudio había examinado la relación específica entre los salarios bajos persistentes y el funcionamiento cognitivo posterior.

Publicado hace

#

Los salarios bajos sostenidos en el tiempo están asociados con un deterioro de la memoria significativamente más rápido, según un estudio de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, presentado en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC) 2022.

Si bien los trabajos con salarios bajos se han asociado a resultados de salud como los síntomas depresivos, la obesidad y la hipertensión, que son factores de riesgo para el envejecimiento cognitivo, hasta ahora ningún estudio había examinado la relación específica entre los salarios bajos persistentes y el funcionamiento cognitivo posterior.

Utilizando los registros del Estudio Nacional de Salud y Jubilación (HRS) de adultos para los años 1992-2016, los investigadores analizaron los datos de 2.879 individuos nacidos entre 1936 y 1941, consignó la agencia de noticias Europa Press.

El salario bajo se definió como el salario por hora inferior a dos tercios del salario medio federal para el año correspondiente.

«Nuestra investigación proporciona nuevas pruebas de que la exposición sostenida a los bajos salarios durante los años de mayores ingresos se asocia con el deterioro acelerado de la memoria más adelante en la vida», afirmó Katrina Kezios, investigadora postdoctoral en el Departamento de Epidemiología de la Universidad de Columbia y primera autora del estudio, publicado en el American Journal of Epidemiology.

«Esta asociación se observó tanto en la muestra primaria como en una cohorte de validación», agregó.

Kezios y sus colegas clasificaron el historial de salarios bajos de los participantes en el estudio en aquellos que nunca ganaron salarios bajos, que ganaron salarios bajos de forma intermitente o que siempre tuvieron salarios bajos, basándose en los salarios ganados entre 1992 y 2004, y luego examinaron la relación con el deterioro de la memoria durante los siguientes 12 años, de 2004 a 2016.

Durante el análisis descubrieron que, en comparación con los trabajadores que nunca ganaban salarios bajos, los que ganaban salarios bajos de forma continuada experimentaban un deterioro de la memoria significativamente más rápido en la edad avanzada.

Los individuos experimentaron aproximadamente un año de exceso de envejecimiento cognitivo por un período de 10 años, es decir, el nivel de envejecimiento cognitivo experimentado durante un período de 10 años por los trabajadores con salarios bajos sostenidos sería lo que aquellos que nunca ganaron salarios bajos experimentaron en 11 años.

«Nuestros hallazgos sugieren que las políticas sociales que mejoran el bienestar financiero de los trabajadores con salarios bajos pueden ser especialmente beneficiosas para la salud cognitiva», aseguró otra de las autoras, Adina Zeki Al Hazzouri, profesora asistente de epidemiología en la Universidad de Columbia y el Centro de Envejecimiento Butler de Columbia.

«Los trabajos futuros deberían examinar rigurosamente el número de casos de demencia y el exceso de años de envejecimiento cognitivo que podrían evitarse bajo diferentes escenarios hipotéticos que aumentaran el salario mínimo por hora», concluyó.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Mundo

Imágenes sensibles: brutal explosión en Guayaquil

Al menos cinco personas murieron y otras 26 resultaron heridas. El gobierno de Ecuador atribuyó el hecho al narcotráfico.

Publicado hace

#

Cinco personas murieron y otras 26 resultaron heridas hoy a causa de una explosión en Guayaquil, que el gobierno de Ecuador atribuyó al crimen organizado que golpea al país, informaron autoridades y organismos de socorro.

«Mercenarios del crimen organizado, que han narcotizado la economía durante mucho tiempo, ahora atacan con explosivos; no es un problema de la Policía de Ecuador, es una declaración de guerra al Estado», escribió en Twitter el ministro del Interior, Patricio Carrillo, al compartir la noticia, informaron el diario El Universo y la agencia de noticias AFP.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, afirmó que se trató de «un atentado provocado por bandas criminales» y reclamó al presidente Guillermo Lasso que «tome las debidas cartas en el asunto», según el diario guayaquileño El Comercio.

Por la tarde, la Municipalidad de Guayaquil elevó de 16 a 26 la cantidad de heridos por la explosión y aclaró que 10 de ellos estaban en «estado crítico».

La explosión, cuyas causas no habían sido precisadas por las autoridades hasta esta tarde, afectó también a ocho viviendas y dos autos, que quedaron destruidos, de acuerdo con el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR). Fue una «explosión de proporciones», indicó a través de Twitter la Policía.

El Comercio describió que «la explosión fue tan potente que destruyó gran parte de tres viviendas»; que «los postes y los cables del alumbrado público también cayeron al piso», y que «varios vehículos que estaban en la calzada terminaron totalmente afectados».

Según testigos citados por el periódico, inmediatamente antes de que se escuchara la explosión se produjo un tiroteo entre grupos de personas a bordo de motocicletas y luego algunos de ellos arrojaron una bolsa de arpillera al local de un comercio de comidas. «Allí habrían estado los explosivos que detonaron segundos después», dijo el diario.

La Policía inició había iniciado una búsqueda -que incluía la revisión de las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona- para dar con los autores del atentado y el Ministerio del Interior ofreció una recompensa de 10.000 dólares para quienes pudieran suministrar información valiosa sobre el incidente.

Ecuador, ubicado entre Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína del mundo, enfrenta una oleada de criminalidad vinculada al tráfico de drogas, que deja escenas de terror con cuerpos decapitados y colgados de puentes al estilo de la modalidad utilizada por los carteles narcos de México.

Los enfrentamientos se extienden hasta las cárceles, donde desde febrero de 2021 se produjeron siete matanzas con cerca de 400 reos muertos. «O nos unimos para enfrentarlo (al crimen organizado) o el precio será aún más alto para la sociedad», advirtió Carrillo en su mensaje.

El más reciente reporte de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), publicado en junio, indica que Ecuador en 2020 decomisó 6,5% del total de la cocaína incautada en el mundo.

En 2021, Ecuador incautó el récord de 210 toneladas de droga, la mayoría cocaína. En el primer semestre de este año, los decomisos superan las 100 toneladas. El año pasado la nación, con 18 millones de habitantes, cerró con una tasa de 14 asesinatos por cada 100.000 personas, casi el doble que en 2020.

Seguir leyendo

Las más leídas