fbpx
Conectate con El Argentino

Opinión

Ucede garante del cambio

Por Andrés Passamonti

Publicado hace

#

Por Andrés Passamonti

Asi como en 1982, la Ucede surgía para contrarrestar las tendencias antiRepublicanas y anti liberales , que forjaron el sistema estatista, dirigista e inflacionario, que con ligeras variantes, se repite hasta hasta la fecha, y que transformo a un país productor de alimentos en una fabrica de pobres, hoy, la UCeDe vuelve a erigirse como herramienta política a defensora de la dignidad de la persona, por sobre el colectivismo que antepone el estado al individuo.

La degradación, el fracaso del populismo kirchnerista, donde, como señalaba Juan Bautista Alberdi “ el estado se hace fabricante, constructor,empresario, banquero, comerciante, editor y se distrae aside su mandato esencial y unico, que es proteger a los individuos de que se compone contra toda agresion interna y externa.

En todas las funciones que no son de la esencia del gobierno, obra como ignotante y como un concurrente dañino de los particulares, empeorando el servicio del país , lejos de servirlo mejor “ nos lleva a trabajar para recuperar los principios republicanos y liberales establecidos principalmente en la primera parte de la Constitución Nacional, tomando a la misma como la guia mas certera para la reconstrucción del país.

La Ucede viene a proponer transferir a la actividad privada o eliminar las empresas deficitarias estatales, que son foco dé corrupcion de la mala politica que venimos a cambiar.

Son los trabajadores de este pais, los que con sus impuestos deben pagar la irresponsabilidad y la falta de empatia de los burocratas de turno. El gasto publico debe ser reducido y hacerlo eficiente. Volver al pais de Alberdi, nos vería espontánea y naturalmente insertos entre las naciones libres del mundo.

Siendo una nacion sin compromisos politicos, que limiten nuestra libertad de acción, volviendonos verdaderamente soberanos. Debemos mantener relaciones diplomaticas y comerciales con todos los paises del mundo, cualquiera sea la ideologia de sus gobiernos, pero al mismo tiempo debemos acercarnos a los paises donde se respeten las libertades individuales y demas valores de la conducta de occidente.

Poner en marcha el retorno a los principios y valores Albardianos, no sera ni facil ni rápido, por el contrario, sera largo y lleno de obstaculos, el populismo se resistirá a perder privilegios pero debemos comenzar cuanto antes y la unidad de liberalismo sera determinante para cumplir el objetivo. En 1989 pudimos hacerlo con la Alianza de Centro y fuimos 3ra fuerza politica.

Hoy la UCeDe, habiendo recuperado su personeria nacional, pone su estructura a disposición de todos los Liberales de bien, que entiendan que el pais esta por encima de los intereses particulares.Debemos encontrar los puntos basicos de encuentro, desensillarnos de nuestros egos.

Tenemos una responsabilidad mayor con el pais, somos los herederos politicos de Alberdi, Sarmiento, Roca , Urquiza, Mitre, Pellegrini y muchos otros que formaron una nacion libre, pacifica y justa que sento las bases del desarrollo y que el populismo destruyo. Soplan vientos de cambio, es ahora, es con la unidad de los Liberales.

Es la UCeDe la herramienta politica que necesitabamos. Tenemos vocación de poder, es nuestra obligacion dar la batalla cultural ydevoverle a los argentinos la esperanza.

Las opiniones expresadas en la presente nota de opinión y/o análisis son las de los autores. No pretenden reflejar las opiniones de El Argentino Diario o de sus integrantes. Las denominaciones empleadas en la misma y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no implican, de parte de El Argentino Diario juicio alguno sobre la información y/o datos y/o valoraciones aquí expuestas.

Opinión

Las apelaciones que se vienen

Se espera por el veredicto en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa y más allá de la expectativa que se ha generado, cualquiera sea el fallo del Tribunal, se avecina una batalla judicial con los recursos que interpondrán las partes

Publicado hace

#

Por Néstor Llidó

El clamor popular de Perpetua para Todos se vio reflejado en el pedido de la pena máxima para los ocho acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa que formularon tanto la Fiscalía, como los abogados querellantes. Y tal como se esperaba, en contraposición la defensa de los imputados apuesta a las condenas por un delito que no contemple la figura del homicidio agravado, sino que en manera subsidiaria, lo considere homicidio en riña o preterintencional (sin intención del resultado muerte), al margen de un pronunciamiento alegórico por la absolución.

Resta una semana para que se conozca la decisión de los tres integrantes del Tribunal Oral Criminal Nro. 1 de Dolores, esos que encabezaron 13 audiencias, escucharon a los testigos, observaron una y otra vez los videos del ataque criminal y ahora tienen en sus manos una resolución, destinada a recibir cuestionamientos. Y más allá de que haya perpetuas u otro tipo de penas, hasta menores y que deriven en la excarcelación de algunos de los ocho acusados o que sigan presos, se avecina un largo peregrinar de apelaciones. Sin dudas, arrancará ante la Casación Penal bonaerense, luego la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires y hasta quizás, llegar a la Corte a nivel nacional, agotando todas las instancias posibles.

Cuesta aceptar esa frase de “el hecho no está probado” que lanzó el abogado defensor Hugo Tomei y del análisis de las evidencias también la de “todos mataron” esgrimida por los letrados de la familia Báez Sosa y los dos fiscales. En lo práctico, se observa que varios de los imputados no golpearon, aunque hayan contribuido con su accionar y encubrimiento, además establecer la premeditación como plan homicida es otro de los puntos que entran en seria discusión.

Desde la empatía con Graciela Sosa y Silvino Báez, esos padres que perdieron a su único hijo, ese pibe que estudiaba, desarrollaba tareas solidarias y solo pretendían pasar unos días de vacaciones con sus amigos en Villa Gesell, se da toda una corriente que camina hacia una condena que sirva como ejemplo, que castigue a los autores del ataque. Empero en un debate oral y público, donde se exponen y contraponen las pruebas, hay toda una serie de elementos jurídicos que operan y deben formar parte de los fundamentos de la sentencia, cualquiera sea el veredicto.

No se trata de un Prode, donde apostar a que ocurrirá con el fallo. Y donde si hay perpetua o penas menores, nada hay que festejar como sociedad y si mucho que replantearse. Se trata de cuestiones difíciles de interpretar, como toda aquella que se mueve entre la razón y el sentimiento. Y si sabe que, aunque la mayoría aguarde el fin de este juicio, solo es el principio de las apelaciones que se vienen.

Seguir leyendo

Las más leídas