fbpx
Conectate con El Argentino

Mundo

Polémica por el transporte público durante las elecciones en Chile

El escándalo se suscitó tras las aglomeraciones de pasajeros en las paradas de colectivos en las comunas más populares de la capital de Chile. Hubo acusaciones cruzadas entre los sectores que disputaban el balotaje.

Publicado hace

#

Las aglomeraciones de pasajeros en las paradas de colectivos en las comunas más populares de la capital de Chile fueron la imagen más repetida en los canales de noticias hoy, el día de la segunda vuelta electoral para escoger al próximo presidente de la república.

En ese contexto, desde diversos sectores pidieron soluciones a las autoridades para que los votantes acudieran a las urnas y las críticas desde el comando del candidato de izquierda Gabriel Boric llevaron al vocero de Gobierno a desmentir las acusaciones de falta de ómnibus.

Sin embargo, el problema fue denunciado por la autoridad electoral y finalmente admitido por la ministra de Transporte, Gloria Hutt, quien pidió una «disculpa» a la ciudadanía.

Desde temprano, pasajeros de los medios de transporte denunciaron largas esperas en las paradas, por lo que desde el comando de Boric publicaron un video con declaraciones de la jefa de campaña, la ex presidenta del Colegio Médico Izkia Siches, en las que hizo «un llamado explícito al Gobierno a garantizar el transporte de los votantes este día».

«Facilitemos a que todos y todas puedan llegar a los centros de votación; este proceso es muy importante y debe ser representativo de los chilenos y chilenas”, subrayó Siches.

También el vocero de Boric, Giorgio Jackson, pidió en otro video la solidaridad de los chilenos para acercar a los votantes con autos particulares.

El candidato de izquierda se refirió al tema y dijo que “más allá de atribuir responsabilidades, lo que pido es que se busque solucionarlo de manera inmediata y en eso el Gobierno sí tiene una responsabilidad”.

El Gobierno se defendió diciendo que se aumentó el número de colectivos de un domingo habitual, pero que el problema se debe a la gran congestión de autos particulares y los cortes ocasionados por los centros de votación.

El vocero de Gobierno, Jaime Belollio, defendió la planificación del transporte público urbano y dijo que es “estrictamente falso” que haya existido la orden de sacar menos micros a las calles.

Las críticas a las autoridades no solamente llegaron desde la izquierda, ya que el candidato de derecha, José Antonio Kast, también se refirió al tema al decir que “en algunas comunas ha habido una baja cantidad de buses y se le ha hecho el llamado al Gobierno para que active todas las posibilidades para que la gente pueda concurrir a votar”.

Asimismo, el Servicio Electoral expresó su preocupación por la falta de transporte público y en su cuenta de Twitter publicó que su presidente, Andrés Tagle, «sostuvo una conversación con la ministra Gloria Hutt, donde manifestó su preocupación por la frecuencia del transporte público, particularmente en la Región Metropolitana”.

Ya avanzada la jornada, Hutt dijo a la radio Biobío que los ciudadanos «se merecen esa disculpa» y agregó: «Estamos haciendo lo máximo para que lo que queda de esta tarde puedan resolver su problema de movilidad».

«Por supuesto que no quedé conforme en cómo funcionó el sistema; se pudo haber resuelto más rápido con más información a las personas; la responsabilidad de comunicar es nuestra», reconoció la funcionaria.

Mientras tanto, en algunas de las comunas más populares de la capital -Maipú, Puente Alto, La Florida y Cerro Navia, entre otras-, los municipios fletaron ómnibus y ciudadanos se ofrecieron a llevar votantes a los colegios.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Mundo

Miles de personas protestaron en Dinamarca por la eliminación de un feriado

El Gobierno lo quiere sacar para reforzar el presupuesto en Defensa.

Publicado hace

#

Miles de personas se reunieron hoy en el centro de Copenhague, la capital de Dinamarca, para protestar contra un proyecto gubernamental que plantea eliminar un feriado nacional como medida de ahorro para reforzar el presupuesto en Defensa.

El gobierno de la primera ministra Mette Frederiksen dispuso que deje de ser feriado el Gran Día de Oraciones, de origen cristiano, que se celebraba el cuarto viernes después del Domingo de Resurrección.

Entre quienes cuestionan la eficacia de la medida están los sindicatos, que lamentan también un retroceso de los derechos laborales y llamaron a la población a salir a la calle.

Unas 50.000 personas, según los organizadores, se concentraron frente al palacio de Christiansborg, informó el diario local Jyllands Posten, según la agencia de noticias Europa Press.

Frederiksen, que fue reelegida en diciembre de 2022, busca que Dinamarca siga dando pasos para elevar a 2% del PBI el gasto destinado a Defensa, en línea con los compromisos de la OTAN y en un contexto marcado por la guerra en Ucrania.

Seguir leyendo

Las más leídas