fbpx
Conectate con El Argentino

Femicidio

Juicio por femicidio de una joven, hija de otra víctima de violencia de género

En los Tribunales de Azul se inicia el debate ante un Jurado Popular por el crimen de Valentina Gallina, cuya madre Valeria Cazola, también fue víctima de un femicido. Una familia signada por la violencia machista y que impulsó una asociación para asistir a mujeres en estado de vulnerabilidad en la ciudad de Olavarría, donde residen

Publicado hace

#

Un Jurado Popular comenzará a juzgar a un hombre, acusado del crimen de Valentina Gallina, la chica de 19 años que era su novia y a la que asesinó en enero de 2020 en la ciudad de Olavarría, donde 12 años antes su madre Valeria Cazola también había sido víctima de un femicidio a manos de su pareja.

El imputado es Diego Ezequiel Pais, de 31 años, quien se encuentra detenido, procesado con prisión preventiva y afronta el cargo de «homicidio triplemente agravado por el vínculo, ensañamiento y mediando violencia de género».

Tras la selección de los miembros del Jurado Popular, las audiencias se desarrollarán ante Tribunal Oral Criminal Nro. 1 de Azul, en la que desfilarán 45 testigos.

Se deberá determinar si es culpable de haber matado a golpes y puñaladas a Valentina Gallina e inventar un ataque por parte de vecinos del barrio para desviar la investigación. En la causa, la fiscal María Paula Serrano dio por probado que el crimen ocurrió el 4 de enero de 2020, en una vivienda del barrio Isaura de Olavarría, donde la víctima vivía con su novio.

Valentina vivía con el acusado.

Diego País argumentó que la joven había sido, presuntamente, atacada a tiros por un grupo de personas que vivía en otro barrio, pero la autopsia demostró que su fallecimiento respondió a un traumatismo de cráneo, entre otras lesiones, además del relato inverosímil que terminó implicando al femicida.

«No cabe duda que la agresión de Pais a Valentina estuvo enmarcado en un contexto asimétrico y de cosificación a la mujer por su condición de tal, que se venía acentuando en el tiempo de manera continua y persistente, tanto hacia ella como a sus exparejas», determinó la fiscal Serrano en su requerimiento de elevación a juicio.

Valentina Gallina fue asesinada pocos meses antes de que se cumplieran 12 años del femicidio de su madre, ocurrido en junio de 2008, también en Olavarría.

La joven era la mayor de los tres hijos que tuvo Valeria Soledad Cazola, asesinada de cinco puñaladas en el abdomen por su novio, Jorge Villanueva.

Tras admitir su autoría en el crimen, accedió a un juicio abreviado, en el que solo fue condenado a 10 años de prisión, ya que para esa época, en 2009, se aplicó el delito de «homicidio simple», ya que en la ley de ese entonces no estaba contemplada la figura de «femicidio» como agravante.

Si vivís una situación de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda llamá gratis al 144, mandá un mensaje al 11 5050 0147 o por WhatsApp al +54 911 2771 6463. También podés descargar acá una app para recibir ayuda de profesionales.

Por el crimen de la mujer, que tenía 24 años, la familia había inaugurado el hogar para mujeres en estados vulnerables llamado «La Casa Popular de Valeria», situado en el barrio Sarmiento Norte de Olavarría.


Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Femicidio

Autopsia complicó al femicida de Solano

Los forenses confirmaron que Nair Digiglio murió asfixiada por sofocación y los investigadores rechazaron la coartada de la ex pareja de la joven, quien continuará detenido e imputado por el homicidio agravado

Publicado hace

#

Nair Belén Digiglio, la joven de 23 años que fue hallada muerta en una vivienda de la localidad de San Francisco Solano cuando estaba junto a sus dos pequeños hijos, murió asfixiada, según lo determinado en la autopsia, en la que los forenses señalaron que le provocaron su fallecimiento al obstruir sus vías respiratorias con una almohada o sometiéndola boca abajo contra el colchón de la cama.

En consecuencia, el resultado de este informe complica la situación del detenido y ex pareja de la víctima, Lucas Nicolás Romero (26), quien será indagado por el fiscal Martín Conde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 3 de Quilmes, por el homicidio calificado, agravado por el vínculo y habiendo mediado violencia de género.

El hallazgo del cuerpo de Nair Digiglio se produjo en horas de la mañana del último lunes en una vivienda de la calle 856 al 1.300 de San Francisco Solano, tras un llamado de un vecino al 911. Y cuando el personal policial se desplazó al lugar, su ex pareja y padre de los dos hijos de la joven, argumentó que él salió a trabajar y al perder la combi, decidió regresar y allí la encontró muerta, sospechando que alguien había entrado a robar.

Los peritos encontraron a la chica desnuda, tirada sobre la cama y con una visible lesión en el cuello. Entonces, se especuló que había sido estrangulada, pero, en realidad, la asfixiaron hasta provocarle la muerte.

Los pequeños hijos de la pareja (que estaba separada desde tiempo atrás, pero ella iba a cuidar a los niños, cuando Romero iba a su trabajo en una empresa de seguridad privada) no habrían presenciado el ataque, debido a que estaban durmiendo en otra habitación.

“Dijo que había sido un robo, que forzaron una puerta del fondo y entraron. Me preguntó si escuchamos algo. La verdad no escuchamos nada. Escuchamos que subió rápido y me avisó, para que llamemos a la Policía”, dijo un vecino.

Esta sería la coartada del sindicado femicida, quien luego habría entrado en ciertas contradicciones en su relato que lo terminaron de convertir en sospechoso. Además, las cámaras de seguridad no registrarían ingreso de desconocidos a la casa, solo tomaron imágenes de Nair Digiglio entrando, sin que existieran registros de los movimientos de Romero.

Además, el joven presentaba algunas lesiones que podría ser signos de la defensa ejercida por la víctima, quien también tenía sangre en las fosas nasales.

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino
El Argentino

Las más leídas