fbpx
Conectate con El Argentino

Opinión

Osvaldo Pugliese: la vida en favor de las convicciones

«Un clavel rojo arriba del piano. Otro año sin usted. Adiós, entonces, querido Don Osvaldo Pugliese…».

Publicado hace

#

El-Argentino-Manu Campi

Por Manu Campi | @manucampimaier

Hace veintisiete años que anda entre patronos y protectores en calidad de santo. Hace veintisiete años que el piano está acéfalo de reacciones, las partituras se niegan a corcheas, silencios, veredictos armónicos y convicciones melódicas. Osvaldo Pugliese apagó la luz un 25 de julio de 1995, a los 89 años. Así, el último de los grandes compositores se llevaba consigo más 600 tangos grabados y 55 años ininterrumpidos de actividad con su orquesta. 

Por treparse a los árboles a la hora de la siesta y despertar a los vecinos se ganó el apodo de “La chicharra de Villa Crespo”. Delgado e inquieto, nacido en una familia de músicos –su padre era flautista y dos de sus hermanos violinistas–caminaba por el barrio que lo vio nacer, con un violín en la mano, hacia el Conservatorio Odeón en Villa Crespo. La historia, en líneas generales, escapa a determinado día, horario y estación del año, haciendo así imposible datar el momento justo en el que el mocoso se convertiría en ciudad, en tango, en Maestro, en Pugliese. 

Pero, con el diario del lunes bajo el brazo, el cuento resulta de lo más correcto; una tarde, o una mañana, o de un día para el otro, un piano llegó a la casa de los Pugliese. “No quiero tres violinistas en la familia” dijo papá Adolfo. Según el poeta Hamlet Lima Quintana, amigo de aquellos tiempos: “El piano estaba allí, como el anunciador de buenas nuevas, como un redivivo arcángel, el niño se acercó, apoyó las manos en su teclado, presionó quizás un Sol o un Do y salió como si fuera el primer llanto. Y en esa tierra nació Osvaldo Pugliese”.

A los 15 años, en épocas sin adolescencias ni edades del pavo, tuvo su primer trío junto a Domingo Faillac en bandoneón y Alfredo Ferrito en violín. Tiempo después debuto en una formación que tenía como directora a la primera bandoneonista mujer, Francisca Cruz Bernardo o “Paquita, la flor de Villa Crespo”. El futuro de Pugliese estaba escrito. A sus 19 y 21 años, pianista, ni más ni menos, de las orquestas de Roberto Firpo y Pedro Maffia, respectivamente.   En el ’36 creó su sexteto –que lo acompañaría por más de cinco décadas–, debutando en el Café Germinal el 11 de agosto del ´39. Ese mismo año sería uno de los fundadores del Sindicato de Músicos.

Afiliado al Partido Comunista, en el 46’ estuvo seis meses preso por su activismo y la misma suerte tuvo en el gobierno de facto del 55’. Según los músicos que tocaban con él, al maestro “se la tenían jurada” las fuerzas de seguridad de turno. Sin embargo, durante su tercera presidencia, Perón lo invitó a la quinta de Olivos junto a otros artistas, ofreciéndole disculpas en persona: “Gracias, maestro, por saber perdonar”. 

—Si perdoné, o no, es cosa mía, pero fue un gesto distinto. —diría después el maestro.

El antimufa

 “Protégenos de todo aquel que no escucha. Ampáranos de la mufa de los que insisten con la patita de pollo nacional. Ayúdanos a entrar en la armonía e ilumínanos para que no sea la desgracia la única acción cooperativa. Llévanos con tu misterio hacia una pasión que no parta los huesos y no nos deje en silencio mirando un bandoneón sobre una silla. En el nombre de Osvaldo Pugliese”.

Para los músicos argentinos, las máquinas de los estudios de grabación dejan de tildarse cuando se pronuncia su nombre, aparecen inesperadamente instrumentos musicales perdidos o, en medio de un apagón vuelve la luz al escenario después de invocarlo.

Fue durante un recital de Charly García, en que hubo problemas técnicos que dilataban el comienzo del show que alguien del equipo técnico probó con un disco de Pugliese y mágicamente todo funcionó, así, de repente, Charly tocó bajo el cobijo del Maestro. Desde entonces pronunciar tres veces su apellido antes de grabar en un estudio o subirse a un escenario es garantía de amparo sobre los artistas argentinos. 

No hay historia jamás contada, no hay misterio que arroje luz sobre el hombre, el personaje, el pensador, el gremialista, el autor y el compositor que, a fuerza de armonía, ritmo y melodías que oscilan con absoluta fuerza como sello distintivo del Maestro, determinen el carácter de una simple nota de periódico. Quizás sirva de ejemplo, para resumirlo todo y a modo de póstuma recompensa, que el 26 de diciembre del ’85 –el día que cumplía 80 años– se convertía en el primer músico popular arriba del escenario del Teatro Colón; como si fuera el destino el que mojara la oreja, con saliva de runfla orillera, a la alcurnia porteña de guantes blancos y dudosos aplausos. 

Un clavel rojo arriba del piano. Otro año sin usted. Adiós, entonces, querido Don Osvaldo Pugliese…Pugliese… Pugliese! 

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Análisis

La condena del peón

Publicado hace

#

Por Agustín Sosa

El 23 de enero de 2013 miró el cielo mientras estaba en el piso, tirado sobre bosta de vaca. Marcos Pizarro Costa Paz había recibido un escopetazo en el cuello y pronto moriría camino al hospital.

Descendiente de Julio Argentino Roca, el joven estanciero alquilaba alrededor de setecientas hectáreas en el partido de Adolfo Gonzales Chaves, donde tenía unas quinientas cabezas de ganado.

A sus órdenes estaba Alberto Bonifacio Martínez, un peón al que le debía varios meses de sueldo y aguinaldo, lo obligaba a trabajar de sol a sol y a vivir en condiciones infrahumanas. El maltrato ya había despertado la indignación de varios testigos ocasionales que veían cómo el terrateniente humillaba al empleado, que entonces tenía 72 años.

La identidad nacional fue construida, entre otras cosas, por la relación entre patrón y obrero, o dueño de la tierra y peón, y sobre cómo los pobres se manifiestan frente a la opresión de los ricos. Una vez afianzados los límites que fijó la Campaña al Desierto, los terratenientes se sirvieron de la coacción instrumentada con el Estado como aliado para explotar a cuanta persona le quedara a la mano.

Martín Fierro y Juan Moreira dan cuenta de eso que también se observa en hechos reales que prolongan ese argumento narrativo de nuestra historia que sigue recreando los mismos sistemas de relaciones entre los dueños de todas las cosas y los desposeídos de la Patria.
Masacres, asesinatos y cruentas represiones a obreros no hubiesen sido posibles sin la promiscua relación de los empresarios con los resortes judiciales y políticos. Solo la intervención del peronismo ha revertido, por momentos, las condiciones nefastas del trabajo rural, pero de todos modos es el sector con mayor nivel de trabajo no registrado y son repetidas las noticias que dan cuenta de operativos para liberar trabajadores explotados en cualquier punto del país.

Ese 23 de enero el sol no daba respiro, el trabajo desde el amanecer, había sido muy intenso y todavía quedaba bastante por hacer en la manga para terminar de cargar los cinco camiones que había llevado Costa Paz. Tenía que dejar el campo que arrendaba y debía llevarse su hacienda.

Una vez más, el patrón maltrató a Martínez. Otra vez le faltó el respeto, esta vez frente a transportistas y veterinarios. Fue la última.

El único que me ha gritado ha sido mi padre y se murió hace 50 años. Yo soy una persona mayor y a mí no me grita nadie. Le voy a pegar un tiro”, dijo el peón. Después se dirigió hasta la tapera que habitaba, tomó la escopeta y volvió a la manga para ultimar al terrateniente con un tiro en la garganta que lo dejó tan mal herido que murió desangrado, camino a la salita del pueblo más cercano.

Alberto Bonifacio Martínez esperó la partida en el rancho y, a su llegada, se entregó sin resistencia. Al año siguiente fue condenado a once años de prisión efectiva, sin habérsele otorgado el beneficio de la prisión domiciliaria, al menos hasta donde la crónica policial se ocupó de él.

Seguir leyendo

Las más leídas