fbpx
Conectate con El Argentino

Edición impresa

La renuncia más demorada de la historia

El recambio entusiasma.

Publicado hace

#

Por Demetrio Iramain

Mario Secco pidió respetar a esa mujer. A su lado, Cristina sonrió tímidamente y acompañó con un aplauso agradecido la ovación de los dos millares de invitados al salón de Ensenada, más varios miles más concentrados afuera.

Lejos de allí, en algún lugar impreciso de alguna ciudad, Martín Guzmán daba enter en el teclado de su Mac último modelo y renunciaba por Twitter a su cargo en el Ministerio de Economía.

La suerte del ministro estaba sellada, por lo menos, desde el resultado de las PASO de septiembre pasado. Si fue asediado, lo fue por los magros resultados de su gestión económica y no por las críticas del kirchnerismo.

Entre las elecciones de medio término y hoy, la dinámica política y económica clausuró el experimento Guzmán, no obstante lo cual el funcionario se mantuvo insólitamente en el puesto, y hasta firmó un acuerdo ruinoso con el FMI. ¿Será que vino para eso? Objetivamente fue así.

Sin Cristina, sin su lucidez política para despachar del poder a Macri con una simple pisada, en una baldosa, el ministro fallido habría continuado dando clases sobre “políticas fiscales en contextos volátiles”, como versa su tesis, en la neoyorquina Universidad de Columbia.

Con su gesto final, el funcionario pretendió arrastrar a una crisis mayor al único que lo sostenía en el cargo: Alberto. La templanza del presidente para llamar a Cristina y acordar el nombre de Silvina Batakis, impidió que la sangre llegara al río, como ansió Guzmán con su insolente renuncia en simultáneo al discurso de la vicepresidenta.

La secuencia les da la razón a Mario Secco ayer y a Máximo Kirchner antes, en sus enojos: ¿Cómo puede ser que le falten el respeto a la estadista más importante del siglo XXI? ¿Cómo se entiende que se la destrate a través de turbias operaciones de prensa, que se hable de ella en off, que se eludan los debates urgentes que plantea victimizándose por sus críticas?

La salida de Guzmán descomprime una olla a presión, que alertaba sobre la posibilidad cierta de que el gobierno (y junto con él, el país y el pueblo) sea arrastrado a una crisis sin retorno. Si bien los pobres no pagarán el aumento del pan con el hilo de twitter del ministro saliente, la renuncia alivia. El recambio entusiasma. El tiempo perdido desde el 10 de diciembre hasta hoy ya no se puede recuperar. Pero hay que inventarlo, porque el odio atroz de una derecha tan desbocada como la inflación es un monstruo grande y pisa fuerte en camino de las próximas elecciones. Contra todo, pese a todo, hay 2023. Y tenemos a Cristina.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Edición impresa

Edición impresa de El Argentino del 30 de enero

¡El diario para todos y todas!

Publicado hace

#

El-Argentino-Tapa-30-01-2023

🗞️ Buen día! Ya está disponible el PDF del diario!!!

📌 Seguí las redes de El Argentino

📢 Danos un Me Gusta! Compartí y Comentá en nuestras redes!

Seguir leyendo

Las más leídas