fbpx
Conectate con El Argentino

Opinión

El grupo La Malvinidad frente al resultado electoral

Por Ex combatientes de Malvinas.

Publicado hace

#

Los resultados que arrojaron las elecciones del 13 de agosto pasado abren la posibilidad cierta de que un declarado admirador de Margaret Thatcher sea el futuro presidente del país. Se trataría de una desgracia histórica para quienes reivindicamos la gesta de Malvinas.

En efecto, en declaraciones periodísticas el candidato Milei elogió hace algunos meses a la ‘dama de hierro’ afirmando que ‘cuando tuvo que ir a la guerra, fue y la ganó’.

Omitió decir que fue ella la que ordenó el hundimiento criminal del Crucero Belgrano provocando la muerte de 323 compatriotas, a la vez que se opuso pertinazmente a cualquier salida negociada durante el conflicto, a sabiendas de que contaba con el total apoyo de una de las entonces superpotencias hegemónicas.

El Argentino

Como si se tratara de una burla macabra dirigida a quienes combatimos en las islas, esas declaraciones escandalosas las pronunció el mismo año en el que se celebraban los 40 años de la guerra.

En su declaración fundacional nuestro espacio planteó con claridad su compromiso con la causa soberana en sus más diversas manifestaciones (territorial, cultural, diplomática, económica, etc).

Pusimos énfasis en la Disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional que postula la soberanía imprescriptible sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes.

Sin apartarnos ni un centímetro de ese mandato constitucional, hoy afirmamos que existe una contradicción insalvable entre la reivindicación de la causa Malvinas y el apoyo a candidatos que expresan sin tapujos su subordinación – y hasta admiración – por nuestros enemigos del ’82.

El Argentino

Nos separa de ellos una distancia no solo política o ideológica sino, fundamentalmente, moral. Consideramos que constituye una afrenta a la memoria de nuestros camaradas caídos bajo el fuego del agresor colonial.

En otros pronunciamientos sobre el tema, el candidato libertario dice que debe respetarse ‘la voluntad de las personas que viven en las islas’, en alusión a la población implantada a la que el usurpador le concedió ciudadanía británica hace cuatro décadas.

Impulsa, asimismo, medidas que golpean el corazón de la Argentina como nación independiente. De eso se trata, ni más ni menos, la idea de reemplazar la moneda nacional por el dólar y convertir a la Reserva Federal en el Banco Central de facto del país.

Aunque no es nuestro propósito desenvolver críticas a cuestiones de tipo político-programático, entendemos que no podemos pasar por alto declaraciones intolerables como el elogio a nuestra enemiga del ’82 en boca de quien pretende asumir la digna condición de Primer Magistrado.

El Argentino

Es un límite que consideramos infranqueable y una ofensa a nuestra identidad de VG. Hemos expresado varias veces que no era objetivo de La Malvinidad intervenir en las disputas políticas domésticas.

Pero en este caso se trata de un tema que trasciende la coyuntura, imposible de soslayar. Nos resuena en la memoria la frase inmortal del General San Martín, tantas veces repetida, ‘Cuando la Patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla’.

Por Jorge Andrés Fernández DNI 14.493.184 – Soldado C/62 RI Mec 6, José Francisco Zelaya DNI 16.176.322 – Soldado C/62 Batallón Antiaéreo (BIAA) Inf de Marina, Fernando Pablo Cangiano DNI 14.189.366 – Soldado C/60 Esc Expl Cab Blindada N° 10, Héctor Domingo TesseyDNI 11.303.574 – Tte 1ro Jefe Batería de Tiro C/Grupo de Artillería 3, Miguel Ángel Trinidad DNI 16.557.532 – Soldado C/62 RI Mec 3, Rubén Pablos DNI 16.044.545 – Soldado C/62 RI Mec 7, César González Trejo DNI 14.886.219 – Soldado C/62 RI Mec 3.

El Argentino

Opinión

Sólo el amor convierte en milagro el barro

Publicado hace

#

Por Cecilia Sigler Relgis

Souvenir: Voz fr. 1. m. Objeto que sirve como recuerdo de la visita a algún lugar determinado.

¿Qué producen en cada uno de nosotros los objetos? Me da vueltas esa idea porque miro fijamente un adorno que estaba en la casa de mis abuelos de la infancia, es una bota de cerámica con cordones y me calma mirarlo mientras escribo, hay zonas de la casa donde se empiezan a formar una especie de altarcitos, así como quien acumula estampitas alrededor de una virgencita o como quien junta en un estante todos los souvenires de los cumples de 15 o los elefantes que fue juntando en sus viajes por el mundo.

¿Cómo es que una imagen puede aquietar los pensamientos atormentados y hacernos creer en que mañana puede ser mejor? Piensen en algún elemento, algún rincón o alguna estancia, un lugar primero, después algún objeto, porque los lugares vienen cargados de objetos, de olores y de posiciones cómodas o no… A veces un sillón llama a quedarse y otras veces a irse. Hay cuestiones inconfesables de cada lugar, de los sitios por los cuales transitamos que nos invitan a entrar o a salir. Entonces decido escribir rodeada de objetos, porque así uno convive… Más en orden algunos lugares que otros… Y me quedó un rincón con esa bota, una minivirgencita de luján adentro de un cubito de vidrio y un pesebre de porcelana fría, todo ahí, al costadito del mouse, como para cuidar mis palabras (¿?). ¿Por qué será que los recuerdos se nos refrescan a partir de objetos? Y por qué también ese apego a no tirarlos, porque nos dicen cosas, nos transmiten sensaciones, nos alivian para que no nos deterioremos en el olvido más incierto. Recuerdo también como aquel pensamiento que una y otra vez se te dibuja en la mente, como aquello que sin llamarlo te llega. A veces, hace bien ponerse a recordar, otras no tanto… 

La cosa es que en esos pequeños objetos a veces hay más significado que en grandes regalos, quiero decir que una mínima sensación de acá estuviste bien o acá estuvieron bien y pensaron en vos, digo, y también me pregunto, ¿por qué no puedo escribir sin hablar de mí? Ya no tengo respuestas entonces otra vez miro la bota de cerámica y pienso en ese abuelo de cuento que tuve hasta los doce años… Y así, sin querer me brota una sonrisa…

El Argentino

Seguir leyendo

Las más leídas