fbpx
Conectate con El Argentino

Análisis

A 40 años: La Causa y la Cuestión Malvinas

Por encima de todas las diferencias políticas, Malvinas nos une.

Publicado hace

#

El-Argentino-Malvinas

El-Argentino-Miguel Ángel Trinidad

Por Miguel Ángel Trinidad*

Cuarenta años es suficiente tiempo para que un país, Estado y sociedad, asuman, investiguen, profundicen y analicen el principal hecho político que conmovió a la Nación, al hemisferio, y, de acuerdo a las recientes revelaciones de documentos desclasificados por Gran Bretaña, lo que pudo haber sido el primer evento nuclear en nuestro continente.

Los reclamos de nuestros derechos sobre las Islas Malvinas, Georgias, Sándwich del Sur y espacios marítimos circundantes fueron una política de Estado con altas y bajas desde 1982 a la fecha. Y esto obedeció a que algunos gobiernos solo abordaron dichos reclamos desde la perspectiva exclusiva de la Cuestión Malvinas, sin abrevar en sus fuentes presentes en la historia construida por el pueblo argentinos y sus líderes, que es la Causa Malvinas, para no mencionar la naturaleza patéticamente antinacional y lacayas de algunas administraciones.

“La Cuestión Malvinas” es responsabilidad de la gestión pública, no de un gobierno sino del Estado siendo sus principales ámbitos de acción el de la Política Exterior, la Defensa Nacional y la Educación. Y se inicia el 3 de enero de 1833 con la invasión británica en Puerto Luis, Isla Soledad, de donde es expulsada la autoridad legal nombrada por la Confederación Argentina.

La Cuestión Malvinas tiene muchos hitos siendo los más importantes los desarrollados en el ámbito de la comunidad internacional, con la Resolución 2065 de la ONU, y todas las posteriores incluyendo el tratamiento anual en el Comité de Descolonización; las anuales resoluciones del Consejo Permanente de la OEA, y todos los foros políticos regionales y mundiales donde excepcionalmente solo algunas administraciones de gobierno perseveraron en su tratamiento.

Asimismo, está plasmada en la inclusión en la Clausula La Disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional de 1994 expresa: «La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional.

Por su parte, “La Causa Malvinas”, es previa a la Cuestión Malvinas porque se inicia en las invasiones inglesas cuando los criollos, mestizos, afros descendientes y pueblos aborígenes defienden Buenos Aires y expulsan a los invasores en dos ocasiones, siguiéndole la resistencia que encabezo el gaucho Rivero a partir de 1833, la batalla de la Vuelta de Obligado en 1845 y la gesta que constituyo la defensa de nuestras islas durante la Campaña de Malvinas en 1982. Es “Causa” en tanto y en cuanto sus gestores y protagonistas lo constituye la ciudadanía argentina a través de diferentes formas: políticas, culturales, barriales, deportivas, artísticas y de gestión comunitaria en la preservación de la memoria. La ilegitimidad del régimen de la dictadura cívico militar del Proceso de Reorganización Nacional no puede ser utilizada para debilitar la Causa malvinera, por el contrario, a pesar de naturaleza abyecta del Proceso, los argentinos priorizamos la contradicción principal que fue en esa coyuntura, saber distinguir entre defender la Patria o colaborar con el enemigo que aun ocupa nuestros territorios, a pesar de la camarilla gobernante.

En cada plaza de un pueblo o ciudad del territorio continental argentino hay una placa, un monumento alusivo a los Caídos en la Guerra de Malvinas; en cada barrio donde se manifiesta la territorialidad de las hinchadas de futbol, estas han realizado murales alusivos a la Batalla y los caídos de Malvinas, incluyendo la presencia del espíritu malvinero en sus banderas (los “trapos” de la jerga futbolera) en los encuentros de relevancia. Son varias las bandas de rock del metal argentino que o bien llevan nombres alusivos a Malvinas o son autores de temas malvineros sea refiriendo a historias personales o al aspecto épico.

Innumerables las obras y grafitis, piezas de teatro popular presentes durante 40 años a pesar de la maquinaria mediática y política que intento de borrar de la memoria Malvinas como Causa. Porque es importante mencionar que la Desmalvinización solo logro “domesticar” a los responsables de la Cuestión Malvinas, más no lograron desarmar la memoria y el espíritu nacional, popular y anti colonialista que yace en la historia argentina y que está presente en el ADN los argentinos de bien.

En este 2 de abril que se conmemoran los cuarenta años de la única guerra que tuvo la Argentina en el siglo XX, podemos mirar a los ojos de nuestros seres queridos, hijas, nietos, y decirles que quienes hemos sido elegidos por el destino para volver con vida, tratamos de vivirla de manera digna, a pesar de los gobiernos que pusieron de rodillas a la Patria ante la potencia usurpadora, en particular las administraciones de Carlos Menem y Mauricio Macri, que tanto daño ha causado a la Cuestión Malvinas, pues las decisiones y las omisiones de un Estado que reclama su soberanía ante el usurpador, deja un precedente en el Derecho Internacional que no hace diferencias ni entre la legitimidad o falta de la misma de un gobierno, si este es una dictadura como la que nos azoto entre 1976 y 1983 o si fue elegido en las urnas.

Hasta que todos y todas los futuros funcionarios del Servicio Exterior de la Nación, hasta que todos y todas los cuadros de las tres fuerzas armadas no hayan internalizado la Causa Malvinas no podrán ser los ejecutores de una eficiente y exitosa labor en el cumplimiento del deber en la Cuestión Malvinas.

Cuarenta años después, superando cualquier barrera ideológica, como VGM hoy podemos presenciar a un gobierno que ha definido en tres palabras la Cuestión y la Causa Malvinas: “Malvinas nos une”, por encima de diferencias políticas.

*Sobre Miguel Ángel Trinidad: ex combatiente, Infantería Mecanizado 3 Gral. Belgrano. Actualmente se desempeña como Funcionario Público Internacional Multilateral.

Cargos desempeñados:

Agosto 2018-a la fecha: Representante de la Oficina de la Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la República del Perú.

Octubre 2010 – agosto 2018: Representante de la Oficina de la Secretaria General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la República Bolivariana de Venezuela.

2004 – 2010: Jefe de Misión de la Oficina de la Secretaría General de la OEA en la Zona de Adyacencia Belice y Guatemala (Misión Especial de la Secretaría General de la OEA para el diferendo limítrofe).

2003 – 2004: Director a.i. de la Oficina de la SG de la OEA en Bolivia.

2000 – 2002: Jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (O.I.M.) en Honduras (concurrencia en El Salvador).

1999 – 2002: Honduras – Sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
Punto Focal del Grupo Temático de Desastres (UNDMT). Oficial Designado de Seguridad Adjunto del Sistema ONU.

1999: Gerente del Departamento de Atención a Poblaciones Desplazadas y Desarraigadas de la Organización Internacional para las Migraciones (O.I.M.) en Honduras.

1998 Marzo – Diciembre: Responsable de Operaciones de las Misiones de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos en Paraguay y Venezuela.

Julio 1997 – Marzo 1998: Coordinador Adjunto del Proyecto de Capacitación y Educación Cívica para los Desmovilizados de la Unidad Nacional Revolucionaria Guatemalteca (URNG) en la República de Guatemala.

Anuncio

1992 – 1997: Oficial de Protección. Comisión Internacional de Apoyo y Verificación de la Organización de Estados Americanos (CIAV – OEA), Nicaragua.

1989 – 1991: Asesor. Dirección de Contabilidad y Finanzas del Ministerio de Cultura y Educación, y Subsecretaria de la Juventud del Ministerio de Acción Social, Buenos Aires, Argentina.

1982 – 1987: Fundador y Ex Secretario General del Centro de Ex – Soldados Combatientes en Malvinas, República Argentina.

Reconocimientos obtenidos:

1990: Honorable Congreso de la Nación a los Combatientes en las Islas Malvinas.

Producciones bibliográficas:

2013: “Malvinización y Desmentirización” coautoría con Fernando del Corro. Editorial Fabro.
2001: “Caracterización Física, Socioeconómica y Ordenamiento Territorial de las Comunidades San Juan Tela, Chamelecón, Rivera Hernández y Amarateca”. Tegucigalpa, Honduras. Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, O.I.M. y HUD. \001: “El Pajarito Cantor de Amarateca”, HUD, OIM. Tegucigalpa, Honduras.
2001: “Construcciones Seguras / Casita Feliz”. OIM/HUD/NHB, Tegucigalpa, Honduras.
2000: Informe de Gestión OIM Honduras 1999/2000, Tegucigalpa, Honduras.
1999-2002: artículos periodísticos varios en El Heraldo, La Prensa, La Tribuna, El Tiempo, Honduras.
1994-1997: La Prensa, El Nuevo Diario, Nicaragua.
1985 “Documentos de pos-guerra”. Editorial Egio-Sur. Buenos Aires, Argentina.
1997-1982: Artículos y entrevistas en diarios y revistas: La Voz, Sur, Súper-Humor, Crear, Siete Días, Humor Registrado, Clarín, El Porteño (Argentina); Proceso, El Día, El Sol de México, Unomasuno (México); Brecha (Uruguay); La Prensa (Nicaragua).

Seguir leyendo
Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Edición impresa

A 212 años de la Revolución de Mayo

Veinticinco centavos, el módico precio de la gran ilusión.

Publicado hace

#

El-Argentino-Cabildo-25 de Mayo

Por Carlos Del Frade

No resulta casual que la imagen del Cabildo, emblema de la revolución de Mayo, valga 25 centavos. El módico precio de la gran ilusión, de la esperanza original. Pocos centavos vale la fecha patria. De allí que no está mal preguntar si tiene sentido celebrar algo el 25 de mayo. Si la historia solamente fuera una cuestión de fechas y sucesos que se produjeron ese día, no habría, efectivamente, muchos motivos para la celebración. Ciento sesenta y cinco personas, ni una más, ni una menos, decidieron inventar un país.

Tenían una edad promedio de 35 años. El problema era que la población del entonces Virreynato del Río de la Plata era de casi 600 mil personas y esas jornadas que van desde el 22 de mayo en adelante solamente le importaban a algunas familias de la ciudad puerto de Buenos Aires. Un hecho municipal saludado por los cañones de buques ingleses que esperaban esa señal para comercializar con los porteños. Poco para festejar. Sin embargo hubo un proyecto político que dio inicio a un proceso histórico de liberación, nacional y, simultáneamente, social.

Las ideas fuerzas de la plataforma política de mayo de 1810 se escriben en agosto de ese año: el plan de operaciones, redactado por Mariano Moreno sobre los principios de Manuel Belgrano. Está en los versos finales del himno mutilado: se vivirá con gloria cuando en el trono de la vida cotidiana esté la noble igualdad.

Pero celebrar el 25 de mayo es darse cuenta que el cabildo tiene continuidad en el cruce de los Andes y en el reparto de tierras de Artigas y Güemes; y cuestiona el presente porque sigue válido el sueño colectivo inconcluso de la igualdad. La noble igualdad pierde por goleada en el presente.

De allí la necesidad de descubrir la huella por la que caminan las mayorías. O somos continuadores del proyecto original o somos cómplices testigos de la perpetuación de la pesadilla que imponen las minorías. Esa es la cuestión. En la respuesta existencial de cada uno de nosotros está la resolución del misterio, de celebrar o no el 25 de mayo.

Nosotros festejamos. Porque sabemos que somos insistidores en la pelea por la igualdad, el viejo sueño amanecido en 1810.

Seguir leyendo

Las más leídas