fbpx
Conectate con El Argentino

DDHH

Zaffaroni destacó la importancia de los DDHH frente al neoliberalismo

El jurista y ex miembro de la Corte participó del ciclo Semana de la Memoria por la Verdad y por la Justicia del IUNMa, del Ministerio de Justicia de la Nación.

Publicado hace

#

El-Argentino-Eugenio Raúl Zaffaroni

El jurista y exjuez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni afirmó que «los derechos humanos son un instrumento para la liberación» y advirtió que «se debe conservar esa idea porque la ideología contraria es la colonialista, en su versión adaptada a la ideología neoliberal».

Además, Zaffaroni sostuvo que actualmente hay «formas más sutiles de control social» y puso como ejemplos «el lawfare y los monopolios y oligopolios de los medios de comunicación».

El exmiembro de la Corte formuló estos conceptos al exponer en el ciclo Semana de la Memoria por la Verdad y por la Justicia del Instituto Universitario Nacional Madres de Plaza de Mayo (IUNMa), del Ministerio de Justicia de la Nación.

«Los derechos humanos son un instrumento para la liberación. La idea de los derechos humanos surge de la lucha contra el colonialismo. Se debe conservar esta idea porque la ideología contraria es la colonialista, en su versión adaptada a la ideología neoliberal», enfatizó.

Entonces amplió que «para evitar el riesgo de que se deforme y se destroce la esencia del discurso de los derechos humanos debemos conservar la idea de los derechos humanos para la liberación».

Zaffaroni memoró que «esto comienza a fines del siglo XV», con la conquista de América y «los dos lados del Atlántico se conocieron mejor».

«Ahí se presenta el mundo de relaciones humanas con el primer gran genocidio, que se cargó entre 50 y 60 millones de personas, que se concretó después con la trata esclavista», sostuvo el jurista, quien destacó que «en ese momento se produce el gran debate sobre los derechos humanos entre Bartolomé de las Casas y Ginés de Sepúlveda».

De Sepúlveda «enuncia la idea que siempre ha de cubrir todos los genocidios, de que la guerra es justa», en ese caso contra los indígenas, mientras De las Casas «responde que los indios eran merecedores del respeto a la propiedad, a sus mujeres, de la devolución de sus templos, de sus cosmovisiones».

También dijo que entonces había «una Europa pobre y diezmada, arrinconada por los islámicos, que se lanza sobre América, se empodera con la plata el oro y la materia prima. Ese es el colonialismo originario. Después se lanza sobre África y Asia y empieza una etapa de neocolonialismo y nacional-colonialismo, donde se enfrenta la propia Europa en una guerra brutal».

Añadió Zaffaroni que «en la Segunda Guerra Mundial vimos que a uno de los contendientes se le ocurre decir ‘voy a hacer lo mismo’ y como una producción en serie surge la Shoá», en referencia a la matanza de seis millones de judíos por parte del nazismo.

Explicó que «el colonialismo después pierde fineza y cae en cuestiones mas rudimentarias como el racismo, por ejemplo». Con el correr del tiempo, indicó, «se abre una etapa de letargo del colonialismo y aparece la ideología neoliberal, que está en la antípoda de cualquier premisa de derechos humanos».

Zaffaroni abundó diciendo que «el marco del poder no es hoy es de hace 60 o 70 años; el marco de poder planetario lo tenían los políticos del hemisferio norte, pero estos han perdido la capacidad de poder, que pasó a organismos de poder tecnocrático, como el FMI».

El exjuez rescató la encíclica «Laudato Si» del papa Francisco, donde «dice que esto no se sostiene, que no se sostiene el capitalismo financiero, y en ese marco tenemos que repensar» diversos paradigmas, especialmente en la región.

Seguir leyendo
Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

DDHH

El Papa Francisco recibió a «Taty» Almeida en el Vaticano

«Fue un encuentro con la calidez de siempre. Al punto que cuando nos despedimos le dije ‘hasta pronto’ y él me respondió ‘ojalá que sea en la Argentina», reveló Almeida en la puerta de la residencia de Casa Santa Marta, tras la reunión de media hora con el Pontífice.

Publicado hace

#

el-argentino-diario-papa-taty almeida

El papa Francisco recibió este viernes en el Vaticano a la integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Taty Almeida, a quien le manifestó que «ojalá» el próximo encuentro «sea en la Argentina».

«Fue un encuentro con la calidez de siempre. Al punto que cuando nos despedimos le dije ‘hasta pronto’ y él me respondió ‘ojalá que sea en la Argentina», reveló Almeida en la puerta de la residencia de Casa Santa Marta, tras la reunión de media hora con el Pontífice.

«Hablamos de todo, de la situación del país, del mundo. Fue encantador. Es como si él viviera allá», agregó Almeida, que estuvo acompañada por su hija Fabiana, Directora de Derechos Humanos en la Cultura del ministerio de Cultura.

«Me dijo también, por ejemplo, que con Milagro Sala es una herejía lo que le están haciendo», agregó Almeida en referencia a la situación de la dirigente presa en Jujuy que visitó a Jorge Bergoglio dos veces en el Vaticano antes de su encarcelación.

Según recordó Almeida, tras su segunda visita al Papa en el Vaticano, «él siempre se acuerda y reconoce la lucha de las Madres de Plaza de Mayo».

En ese marco, Almeida refirió que el Papa le planteó que «de ninguna manera» apoya la prisión domiciliaria para el excapellán de la Policía bonaerense durante la última dictadura militar, Christina Von Wernich, de 84 años, condenado en 2007 a reclusión perpetua por 34 casos de secuestro, 31 casos de tortura y siete homicidios calificados.

En la charla, el Papa, además, sostuvo que continúa la lucha contra los abusos en la Iglesia y que a los miembros del clero que son encontrados culpables «se les saca todo» y no pueden seguir dando misa, como parte de las sanciones canónicas a esos delitos.

Almeida participó ayer de la inauguración de un pañuelo de homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo frente a la embajada argentina en Italia con la participación del embajador Roberto Carlés, el secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla Corti y el alcalde de la ciudad, Roberto Gualtieri.

Seguir leyendo

Las más leídas