fbpx
Conectate con El Argentino

Sociedad

Retiran los autos de Barreda de la casona del cuádruple femicidio

Se trata de Ford Falcon y un DKW que habían quedados guardados en la escena de los crímenes de sus hijas, esposa y suegra en la ciudad de La Plata y pertenecían al odontólogo.

Publicado hace

#

A casi 30 años del cuádruple femicidio que conmovió a toda la sociedad, en un operativo ordenado para comenzar a reacondicionar la vieja casona de la calle 48, entre 11 y 12, de la ciudad de La Plata, se retiraron los dos autos que pertenecían al odontólogo Ricardo Barreda.

De esta manera, se pudo observar como un Ford Falcon de color verde y con techo vinílico negro y un DKW blanco, presentando un estado de deterioro casi total, fueron sacados en grúas de la vivienda, en la que el 30 de noviembre de 1992, el múltiple criminal mató a su esposa, suegra y dos hijas.

Ambos vehículos quedaron guardados en el garage de la casa y nunca más fueron removidos, a pesar de las innumerables pericias que se efectuaron en el lugar. Si bien se desconocen sí serán desguazados o formarán parte de alguna subasta pública, todo apunta a que se retiraron esos viejos autos, en el marco de las tareas de reacondicionamiento para que allí comience a funcionar un sitio de memoria y de asistencia a víctimas de violencia de género.

El procedimiento generó la curiosidad de vecinos y transeúntes que se acercaron a observar como sacaban los coches, mientras el comentario generalizado fue que nadie conocía que todavía estuvieran guardados allí, luego del paso de tantos años.

En esa casona, en el último mes de abril, hubo un principio de incendio, que fue rápidamente sofocado, sin afectar a frente, donde hay grafitis con la leyenda “asesino”, recordando que allí, el odontólogo Ricardo Barreda mató a escopetazos a las cuatro mujeres.

El cuádruple femicida falleció el 25 de mayo del 2021, a los 83 años, cuando se encontraba alojado en un geriátrico de la localidad de José C. Paz, tras haber permanecido preso, cumpliendo parte de su condena a perpetua.

El 15 de noviembre de 1992, el hombre asesinó a su esposa Gladys Margarita Mac Donald, su suegra Elena Arreche y sus hijas Celina y Adriana Barreda, como una reacción a los maltratos y humillaciones que recibía de todas ellas, de acuerdo a su testimonio en el juicio, en el que terminó condenado a prisión perpetua.


Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

CABA

Larreta vuelve a criminalizar la protesta: esta vez contra los vecinos y una ONG

El Gobierno porteño reactivó la causa judicial abierta en 2013 contra la organización Basta de Demoler, dedicada a la preservación del patrimonio histórico, en la cual demandó el pago de casi $24 millones por daños y perjuicios tras frenar, a través de un amparo, la construcción de una estación de subte que iba a afectar una plaza del barrio de Recoleta.

Publicado hace

#

El Gobierno porteño reactivó la causa judicial abierta en 2013 contra la organización Basta de Demoler, dedicada a la preservación del patrimonio histórico, en la cual demandó el pago de casi $24 millones por daños y perjuicios tras frenar, a través de un amparo, la construcción de una estación de subte que iba a afectar una plaza del barrio de Recoleta.

La avanzada de la administración local se dio el 7 de septiembre a través de una presentación de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario 6 de la Ciudad de Buenos Aires para que “se reanuden los plazos procesales” del caso que arrancó en noviembre del 2013.

Puntualmente, por entonces SBASE pidió que se condene a Basta de Demoler “a abonar en forma solidaria $23.772.489,40 por los daños generados a causa del ejercicio abusivo del derecho a solicitar el dictado de la medida cautelar que paralizó la obra de ampliación de la línea H de subterráneos”.

El proyecto oficial contemplaba trabajos en la Plaza Intendente Torcuato de Alvear, diseñada por el paisajista Carlos Tahys en 1897, e incluía el retiro de árboles y movimiento de la tierra.

De acuerdo con el expediente, en la presentación contra la organización no gubernamental se argumentó que durante “la ejecución de la obra en cuestión, los demandados promovieron una acción de amparo alegando una supuesta destrucción de espacios verdes adyacentes”.

“En el marco de dicha causa se concedió la medida solicitada por los amparistas y se paralizaron las obras”, indicaron, y agregaron que ello generó costos a los que “debieron adicionarse los correspondientes a la restitución de los espacios verdes en cuestión y a los intereses” dado que la plaza quedó excluida de la obra original y la estación fue relocalizada.

Santiago Pusso, uno de los demandados junto a Basta de Demoler, y Sonia Berjman, dijo desconocer las razones que llevaron al Gobierno porteño a reanudar la causa que, a su entender, “estaba dormida”.

No sé a qué obedece esto, quizá esté vinculado a los plazos judiciales que estén por caer, aunque también puede estar vinculado a la participación de Basta de Demoler en algunas acciones”, señaló.

El por qué de la demanda de 2013

Consultado por el impacto que causó la demanda millonaria años atrás, recordó que “fue una acción gravísima del Gobierno de la Ciudad sobre el derecho legítimo de los ciudadanos de reclamar ante la Justicia y en el caso en cuestión tuvo como resultado la relocalización de la estación”.

“A todas claras, la acción judicial del 2013 tuvo una intencionalidad de acallar y amedrentar la voz de los ciudadanos”, remarcó.

Según expresa en su sitio oficial, Basta de Demoler nació en 2007 como una asociación que trabaja por «la conservación del patrimonio arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires, recurso no renovable en peligro de extinción».

«Está formada por un grupo de vecinos preocupados por la creciente destrucción del patrimonio y tiene como objeto de defender el patrimonio urbanístico», agregaron.

Seguir leyendo

Las más leídas