fbpx
Conectate con El Argentino

Femicidio

Amenazas en la causa por el femicidio de Anahí Benítez: balearon a su hermano

También fue coaccionado el adiestrador Diego Tula, entrenador del perro que encontró el cuerpo de la adolescente.

Publicado hace

#

La madre de Anahí Benítez, la adolescente de 16 años que en 2017 fue hallada asesinada en la reserva Santa Catalina en Lomas de Zamora, denunció que su hijo fue baleado cuando llegaba en moto a su casa por dos hombres a bordo de una motocicleta, y aseguró que el hecho está relacionado con una serie de amenazas vinculadas a la causa judicial que investiga la muerte de su hija.

“En ningún momento le pidieron la moto. Le dijeron que se quedara quieto. Yo creo que es muy raro”, expresó en diálogo con el canal de noticias TN, Silvia Pérez Vilor, madre de la adolescente que fue secuestrada y asesinada el 29 de julio de 2017, quien descartó que el ataque haya sido un intento de robo.

Según explicó la madre de Anahí, el hecho sucedió este martes a las 9 de la noche en la puerta de su domicilio, ubicado en la localidad de Lomas de Zamora, donde los agresores interceptaron a su hijo, David Rocco, cuando estaba por entrar en moto a su casa y le dispararon a quemarropa, aunque salió ileso del ataque.

“Él hizo un pique, tiene una moto potente. Hizo dos zigzag cuando le dispararon y calculo que por eso evitó los disparos”, detalló conmocionada Pérez Vilor.

Al momento del hecho, el hermano de Anahí se encontraba con su novia, quien quedó sola en la puerta del domicilio, por lo que Silvia aseguró que “fue muy extraño” ya que “quedó indefensa con la llave de la puerta en la mano y a nadie le interesó entrar a robar a la casa”.

Sobre el estado anímico de su hijo, Pérez Vilor comentó: “Él está muy mal. Ya estaba mal por lo de Anahí, como estamos todos. Ahora está con tratamiento psiquiátrico”.

A su vez, la mamá de Anahí contó que durante el día de ayer también recibió amenazas el adiestrador Diego Tula, entrenador del perro que encontró el cuerpo de la adolescente de 16 años y que resultó esencial para el esclarecimiento del hecho.

“(Tula) Me mostró las amenazas que le hicieron a los tres, a él, a la mujer y al perro. Le dijeron que si no cierra la boca los van a hacer boleta”, relató Pérez Vilor y precisó: “Este hecho se dio en simultáneo a lo de mi hijo, cosa que también me parece un poco rara”.

Por último, la mujer concluyó: “Si el precio de que me dejen en paz es callarme, me voy a callar. Ya lo van a pagar, la verdad siempre sale a la luz”. En su cuenta de Facebook, la mujer dijo de manera irónica: «Contar la verdad te lleva a la muerte. Sos inocente Bazán, y todo lo que quieras. Dale?».

El femicidio de Anahí en 2017

Por el hecho, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora, condenó el año pasado a Marcos Bazán al considerarlo culpable de los delitos de «privación ilegal de la libertad agravada y homicidio triplemente agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género» (femicidio), y como «partícipe necesario» de un «abuso sexual agravado por acceso carnal».

Marcos Esteban Bazán, el femicida condenado a perpetua en 2020.

El debate se inició en febrero de 2020 con Villalba como segundo acusado ya que su ADN fue hallado en el cuerpo de la víctima, pero éste dejó de ser juzgado porque se concluyó que era un «psicótico» que no estaba en condiciones de estar en el juicio.

Durante el juicio, el fiscal Hugo Carrión mencionó el olfato del conocido perro rastreador Bruno, de la brigada canina de Escobar, a quien definió como «el detector de femicidas».

Según el fiscal, el can detectó el rastro odorífero de Anahí dentro de su casa y la presencia del propio imputado en la fosa donde se halló el cadáver de la víctima, a 235 metros de su vivienda.

Anahí fue vista por última vez el 29 de julio de 2017 cuando salió de su casa de Parque Barón, en Lomas de Zamora, para dar un paseo y el 4 de agosto su cadáver fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y golpes en la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina.

La autopsia determinó que fue estrangulada, que le habían suministrado drogas y que en esas condiciones había sido abusada

Si vivís una situación de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda llamá gratis al 144, mandá un mensaje al 11 5050 0147 o por WhatsApp al +54 911 2771 6463. También podés descargar acá una app para recibir ayuda de profesionales.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Femicidio

Agravante de “odio de género” en transfemicidio

El fiscal que investiga el crimen de Sofía Bravo, la joven trans que fue asesinada a golpes en la ciudad cordobesa de La Carlota, pidió que el camionero detenido como autor del hecho sea imputado también por “odio a la identidad de género” de la víctima

Publicado hace

#

En la investigación por el transfemicidio de Sofía Agustina Bravo, la joven hallada asesinada el último14 de enero en La Carlota (Córdoba), solicitño que se agrave la imputación contra Rodrigo Nicolás Espíndola, el camionero que fue detenido como autor del crimen, al considerarse que actuó con “odio a la identidad de género”.

El fiscal Walter Guzmán acusó a Espíndola, de 22 años, por el delito de “homicidio doblemente calificado por haber sido perpetrado por odio al género, a la identidad de género o su expresión y por haber sido cometido por un hombre en contra de una mujer, mediando violencia de género”.

Además, el joven camionero, que permanece alojado en la cárcel de Bouwer, está imputado por el hurto de las pertenencias de la víctima, aunque en su indagatoria no declaro, pero se supo que negó los hechos.

Sofia Bravo (26) desapareció en 6 de enero en la localidad de La Carlota y su cuerpo fue encontrado en avanzado estado de descomposición, ocho días más tarde, en proximidades del cruce las rutas 8 y 4, en esa zona del sur de la provincia de Córdoba.

Una de las hipótesis de la investigación apunta a que este sujeto llevó en su camión a la joven trans, cuando ella pretendía dirigirse a la casa de su madre, ubicada en el pueblo de Marcos Juárez.

La chica que era trabajadora sexual, salió de la casa que compartía con una amiga el 5 de enero por la noche y un remís la llevó al cruce de las rutas 4 y nacional 8, donde solía reunirse con camioneros.

Los investigadores creen que la joven trans fue asesinada durante la madrugada del 6 de enero, mientras que su madre la esperaba al día siguiente en Marcos Juárez.

Las sospechas recayeron luego sobre Espíndola, quien residía en la localidad cordobesa de La Cesira, aunque fue detenido en la ciudad correntina de Lavalle, donde se había resguardado en casa de familiares.

Con respecto a la causa de la muerte, hasta la fecha no se dieron a conocer oficialmente los resultados forenses del estudio de autopsia, si se determinó que la muerte habría ocurrido una semana a la fecha del hallazgo del cuerpo.

Seguir leyendo

Las más leídas