fbpx
Conectate con El Argentino

Opinión

“La visión y la pasión puesta en el porvenir»

A 3 años de la Gran Estafa de Vicentín.

Publicado hace

#

Por Carlos Del Frade

“La visión y la pasión puesta en el porvenir» es la frase que todavía funciona como saludo de bienvenida en la página web de Vicentin y es la síntesis de una historia que comenzó hace más de noventa años, en los días finales del segundo gobierno de Hipólito Yrigoyen y durante la gestión de Pedro Gómez Cello, de origen radical, en Santa Fe, el segundo territorio de la Argentina.

La historia oficial de Vicentin habla de los “inicios del grupo agroindustrial”. Allí se puede leer que el nacimiento se remonta “a fines de la década del ’20 con un pequeño comercio de acopio y ramos generales en Avellaneda, localidad situada al norte de la provincia de Santa Fe. Años más tarde, la empresa inicia su actividad con la puesta en marcha de su primera planta desmotadora de algodón y fábrica de aceite resultante de la molienda de semillas de algodón, lino y maní”.

“Estas innovaciones iniciales se fueron potenciando hasta alcanzar dimensión industrial relevante cuando en 1966 se incorpora en la molienda de semillas el proceso de extracción por solventes que condujo que los niveles de producción se incrementaran considerablemente y que la compañía se insertara definitivamente en el sector agroindustrial argentino”, sintetiza en una docena de renglones nada menos que 37 años de historia política, económica y social en la Argentina y Santa Fe.

Para el periodista Juan Melo, “los hermanos Máximo, Pedro y Roberto, llegados desde Italia en 1920, fundaron un pequeño comercio de acopio y ramos generales en Avellaneda, en el norte santafesino, que fue creciendo y años después –en 1937– se convirtió en una primera planta desmotadora de algodón, y en una pequeña fábrica de aceite en 1943”.

Las multinacionales que ahora dominan el comercio de granos, como Cargill, Bunge y Dreyfus, recién comenzaban a instalarse en el país”, sigue diciendo la nota.

Muchos años después, en 1979, la compañía se instaló en San Lorenzo, a la vera del río Paraná. Construyó una nueva planta de extracción con capacidad de 2.000 toneladas por día, que es apenas el 10% de lo que muelen hoy las mayores plantas de la Argentina. Sus sueños como agroexportadora nacerían recién en 1985, con la inauguración de su propia terminar de embarque.

La revista “Forbes”, versión Argentina, en el año 2018, ubicó a la familia Vicentin en el puesto 29 entre los “50 más ricos” del país.

Alrededor de ciento treinta integrantes de un árbol que tiene como principales ramas a las familias Vicentin, Buyatti, Padoán, Nardelli y Boschi.

Semejante estructura familiar tiene infinidad de hechos, luminosos, oscuros y difusos que pueden multiplicarse por una inimaginable cantidad de veces a lo largo de más de noventa años.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Análisis

Clarín miente (otra vez): siempre supo que Cristina va adelante de todos

La sorpresa del diario hegemónico es impostada. La Vicepresidenta es la figura más convocante desde hace 18 años. Lo sabían ellos y todos los actores de la política argentina.

Publicado hace

#

Por Daniel Olivera

Una vez más Clarín miente. En todas las redacciones de la Argentina ya para mediados del año pasado circulaban «encuestas» (de las no publicables), en las que la imagen de la vicepresidenta aparecía al tope. Por escasa ventaja, es cierto, pero arriba del resto. Ese fenómeno que se mantuvo en relativo secreto se hizo más ostensible tras el intento de asesinato del 1 de septiembre del año pasado.

La vicepresidenta Cristina Kirchner durante el acto del Día de la Militancia en La Plata

Los recontra opositores como Clarín, La Nación+ e Infobae, hicieron malabares para tapar el sol con sus medios.

Ni siquiera la máquina de escupir antikirchnerismo que puso en funcionamiento el fiscal Luciani hizo bajar los números de Cristina. Al contrario, los efectos políticos del descargo de CFK fueron tan contundentes que se revigorizaron sus mediciones.

El mayor problema para la oposición y muchísimos en el FdT, es que “la gente” (ese  colectivo multiclasista que vale un voto por pera) decodifica mejor que la diligencia a Cristina y sus relatos o sus planteos.

Por eso desde Macri hasta Milei, pasando por Larreta, Bullrich, Manes o Morales, todos pero absolutamente todos miran el espejo retrovisor del calendario. Cristina ya dio preaviso. Está proscripta pero no autoexcluida. Y después del 24 de marzo, cuando se concretará la marcha de los 40 años de la recuperación de la democracia, Cristina comenzará a develar si se viene la tercera (como la Scaloneta) o será la que bendecirá otra candidatura. Lo único cierto es que en el peronismo nadie podrá ser presidente sin sus votos. Esos cautivos que sólo ven, piensan y sueñan por su rostro sonriente. Ni Sergio Massa ni el presidente Fernández podrían ser competitivos sin los votos del kirchnerismo. Esa amalgama que desde hace 18 años es la primera minoría electoral de la Argentina.

Seguir leyendo

Las más leídas