fbpx
Conectate con El Argentino

Cambio climático

El río Paraná recuperó su altura pero podría volver a bajar hacia fines de julio

La bajante histórica que afecta ese curso de agua tuvo su inicio en marzo del 2020 y desde el mismo mes del año pasado el descenso de las aguas se incrementó y provocó notorios cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social entrerriana.

Publicado hace

#

El río Paraná mantiene una fuerte tendencia de crecimiento desde fines de febrero y recuperó su altura en varios puertos de ciudades de Entre Ríos, aunque el Instituto Nacional del Agua (INA) aseguró que podría volver a bajar y deberá ser monitoreado al menos hasta el 31 de julio próximo.

La bajante histórica que afecta ese curso de agua tuvo su inicio en marzo del 2020 y desde el mismo mes del año pasado el descenso de las aguas se incrementó y provocó notorios cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social entrerriana.

De características extraordinarias por su «magnitud y persistencia, la bajante «seguirá siendo motivo de especial monitoreo» advirtió el INA. En ese marco, señaló que la perspectiva al 31 de julio del 2022 «no permite esperar un rápido retorno a la normalidad, con probabilidad de extenderse (un nuevo descenso) durante el invierno».

El INA detalló que si bien se prevé que la próxima semana continúe el ascenso de las aguas, las últimas medias semanales registradas permanecen aproximadamente en 1,60 metros por debajo del promedio de junio desde 1997.

Para registrar una situación peor a esta bajante, hay que remontarse a 1944 cuando el río marcó 1,40 metros por debajo del nivel del mar frente a la ciudad de Paraná al igual que en Diamante (-1,38), Victoria (-41) y en La Paz (-1,11).

En la capital provincial, el río subió un metro esta semana y se mantenía hoy con 2,31 centímetros, cerca de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) pero 79 centímetros menos de su altura promedio para junio (3,10 metros).

En el noroeste entrerriano, en La Paz, el río Paraná subió 1,47 metros los últimos seis días hasta los 3,57 metros de altura. Si bien superó los 3,20 metros de límite de aguas bajas, sigue lejos de los 4,10 que la Prefectura Naval Argentina (PNA) registró como promedio entre 1996 y 2021 para este mes.

DIAMANTE

En el puerto de Diamante, más al sur de la costa entrerriana, el río incrementó su nivel en 0,97 metros hasta los 2,58, también por encima de los 2,40 metros del límite de aguas bajas, pero por debajo del promedio histórico de 4,05 de los últimos 25 meses de junio.

VICTORIA

Por otro lado, en Victoria, el río Paraná bajó 11 centímetros la última semana y se mantiene con 2,45 metros de altura, por debajo de aguas bajas (2,60) y de sus 4,05 registrados como promedio este mes.

PECES EN PELIGRO

La bajante afectó la fauna íctica al dejar seco el valle de inundación (donde los peces se refugian, alimentan, reproducen y crecen); produjo inconvenientes en el riego de cultivos y complicó las producciones industriales que necesitan captar agua.

INCENDIOS

También acrecentó los problemas de incendios en las islas y los de contaminación del agua, ya que se redujo la capacidad del río de dilución de los afluentes crudos o industriales.

El secretario de Agricultura y Ganadería de Entre Ríos, Lucio Amavet, afirmó a Télam que la bajante «impactó fuertemente en acopiadores, fileteadores, transportistas y más de 3.000 familias de pescadores».

Las barcazas comerciales «tuvieron que adecuarse a transportar mucha menor cantidad», lo que ralentizó la navegación y «ha encarecido enormemente el transporte fluvial», agregó.

«Es una situación histórica particular que nos enfrentó a una situación compleja desde lo ambiental que seguirá hasta 2025, se puso en crisis la producción, tuvimos serios problemas con incendios y destruyendo el hábitat de la fauna», dijo la secretaria de Ambiente de Entre Ríos, Daniela García.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Cambio climático

Unas 4.000 personas participaron en Múnich de protesta contra el G7

Los jefes de Estado y de Gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido se reunirán allí hasta el 28 de junio bajo la dirección del canciller alemán, Olaf Scholz, y la guerra en Ucrania será uno de los temas centrales.

Publicado hace

#

Unas 4.000 personas participaron hoy de una protesta en la ciudad alemana de Múnich contra la cumbre del G7 que comienza mañana en Baviera, según estimaciones de la policía, en una acción convocada por 15 grupos críticos con la globalización, entre ellos algunas agrupaciones ecologistas.

Los organizadores, por su parte, calcularon en unos 6.000 los manifestantes, aunque contaban con una convocatoria mucho mayor, de unas 20.000 personas.

«Estamos decepcionados», comentó Andrea, de 46 años, de Greenpeace de Hannover, a la agencia de noticias DPA y apuntó: «Parece que solo hay organizaciones y ningún ciudadano».

La protesta reclamaba la eliminación de los combustibles fósiles, la protección de la diversidad animal y vegetal, la justicia social y la lucha contra el hambre.

«Crisis climática, extinción de especies, desigualdad: los países del G7 son responsables de que la crisis social y ecológica mundial esté llegando a un punto cada vez más dramático. Pongan fin a esto. Hay otra forma de hacer justicia», rezaba la convocatoria.

«Solo tenemos un planeta», «Más renovables, no a la guerra», se podía leer en algunos carteles de la manifestación, consignó la agencia AFP.

«¿Qué hacen para salir más rápido de los combustibles fósiles? ¿Qué hacen para frenar la extinción de las especies con mayor rapidez?», preguntó Viviane Raddatz, de la ONG WWF, en un llamamiento a los jefes de Estado y de Gobierno del G7.

La cumbre de tres días de las siete naciones más industrializadas del mundo se celebra a partir del domingo en el castillo de Elmau, en los Alpes bávaros.

Los jefes de Estado y de Gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido se reunirán allí hasta el 28 de junio bajo la dirección del canciller alemán, Olaf Scholz, y la guerra en Ucrania será uno de los temas centrales.

El presidente Alberto Fernández también estará presente ya que Argentina, que ejerce la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), fue invitada a participar junto a India, Indonesia, Sudáfrica y Senegal (al frente además de la Unión Africana), mientras que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, hará una intervención virtual.

Unos 18.000 agentes policiales están desplegados para garantizar la seguridad de la reunión. Las autoridades alemanas quieren evitar a toda costa los violentos estallidos que empañaron la cumbre del G20 en Hamburgo en 2017.

Ese año, la violencia había eclipsado en gran medida los debates entre dirigentes, con coches incendiados, tiendas saqueadas y enfrentamientos entre la policía y algunos manifestantes.

Seguir leyendo

Las más leídas