fbpx
Conectate con El Argentino

Ciencia & Tecnología

Nobel de Química 2022 para Carolyn Bertozzi, Barry Sharpless y Morten Meldal

Es por la creación de la «química clic» y de la «química bioortogonal».

Publicado hace

#

Los científicos estadounidenses Carolyn Bertozzi y Barry Sharpless, y el danés Morten Meldal recibieron el Premio Nobel de Química 2022 otorgado por la Real Academia de Ciencias de Suecia

El galardón se les dio por la creación de la «química clic» y de la «química bioortogonal», que entre otras cosas sirvieron para el desarrollo de productos farmacéuticos, mapear el ADN y crear materiales que sean más adecuados para su propósito.

«El Premio de Química de este año trata de no complicar demasiado las cosas, sino de trabajar con lo fácil y sencillo. Las moléculas funcionales se pueden construir incluso siguiendo una ruta directa”, dijo Johan Åqvist, presidente del Comité Nobel de Química.

Barry Sharpless y Morten Meldal sentaron las bases para «una forma funcional de química, la química del clic, en la que los bloques de construcción moleculares se unen de manera rápida y eficiente».

Carolyn Bertozzi llevó la química de clics a un nuevo nivel con las reacciones bioortogonales con las que investigadores mejoraron la orientación de los productos farmacéuticos contra el cáncer, que ahora se están probando en ensayos clínicos.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Ciencia & Tecnología

El consumo de alcohol y tabaco es predecible genéticamente

El consumo de alcohol y tabaco se asocia a aproximadamente el 15% y el 5% de las muertes en todo el mundo, respectivamente, y está relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y cardiopatías.

Publicado hace

#

Un gran estudio genético, que analizó los datos de más de 3,4 millones de personas, identificó más de 2.300 genes que predicen el consumo de alcohol y tabaco, según un estudio publicado hoy en la revista científica Nature.

El consumo de alcohol y tabaco se asocia a aproximadamente el 15% y el 5% de las muertes en todo el mundo, respectivamente, y está relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y cardiopatías.

De acuerdo a la investigación, aunque el entorno y la cultura pueden influir en el consumo de una persona y en la probabilidad de que se vuelva adicta a estas sustancias, la genética también es un factor que contribuye, consignó la agencia DPA.

«Hemos identificado más de 1.900 genes que están asociados con los comportamientos de consumo de alcohol y tabaco. Una quinta parte de las muestras utilizadas en nuestro análisis procedían de ascendencias no europeas, lo que aumenta la relevancia de estos hallazgos para una población diversa», comentó uno de los líderes del trabajo, Dajiang Liu, profesor y vicepresidente de investigación en el Departamento de Ciencias de la Salud Pública de la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos.

Más de 100 instituciones evaluaron conjuntos de datos genéticos de más de 3,4 millones de personas, de las cuales al menos el 20% eran de ascendencia no europea.

Según Liu, es el mayor estudio genético sobre conductas de fumar y beber hasta la fecha, y es el más diverso ancestralmente.

Los investigadores incluyeron conjuntos de datos genéticos de personas de ascendencia africana, asiática oriental y estadounidense y evaluaron una variedad de rasgos de tabaquismo y alcohol que van desde el inicio de la bebida o el tabaquismo hasta el inicio del uso regular y la cantidad consumida.

Los investigadores identificaron genes asociados a estos comportamientos y al comparar los datos entre muestras de distintas ascendencias descubrieron que había una sorprendente similitud en los genes relacionados con las conductas de consumo de alcohol y tabaco entre las distintas ascendencias, y que el 80% de las variantes mostraban efectos consistentes en todas las poblaciones estudiadas.

Mientras que algunas variantes genéticas tenían efectos diferentes en las distintas ascendencias o efectos específicos en cada ascendencia, los genes relacionados con el consumo de alcohol y tabaco coincidían en gran medida en las muestras de las distintas ascendencias.

En tanto, los investigadores utilizaron el aprendizaje automático para desarrollar una puntuación de riesgo genético, que pudiera identificar a las personas con riesgo de padecer determinadas conductas de consumo de alcohol y tabaco.

Dado que el modelo no era tan preciso a la hora de predecir el riesgo entre personas de diferentes ascendencias, Liu afirmó que es necesario desarrollar métodos de predicción más sofisticados, lo que podría mejorar la predicción del riesgo en poblaciones humanas diversas.

El investigador aseguró que, en dos a tres años, estas puntuaciones de riesgo genético podrían perfeccionarse y pasar a formar parte de la atención rutinaria a las personas ya identificadas como de mayor riesgo de consumo de alcohol y tabaco.

En declaraciones a SMC España, Javier Costas, investigador líder del grupo de Genética Psiquiátrica del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) explicó que el estudio generó un conjunto de información genética «de gran valía para una mejor comprensión de los mecanismos de predisposición genética al consumo de alcohol y tabaco, así como de sus consecuencias».

Y finalizó, «dado el impacto de estas sustancias en la salud, esta información tendrá probablemente una gran relevancia en el futuro, en línea con la medicina de precisión».

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino
El Argentino

Las más leídas