fbpx
Conectate con El Argentino

Análisis

El laberinto de la salud mental

Una historia que ilustra el desamparo en el que se encuentran aquellos sobrepasados por su angustia, en una sociedad donde sentirse bien y ser feliz se impone como obligación.

Publicado hace

#

El-Argentino-Temas de salud mental
El-Argentino-Lic. Gerardo Codina-Psicoanalista

Por Lic. Gerardo Codina, psicoanalista*

Violeta Parra daba gracias a la vida, porque le había dado la risa y el llanto, con los que podía distinguir dicha de quebranto. Una y otro formaban su canto y el de todos, decía, porque siempre nuestra existencia nos confronta con el dolor y la alegría.

Pero a veces se hace todo más difícil y nos cuesta soportarlo. Es lo que le sucede a Rosario. Llega al consultorio casi sin fuerzas, al borde del llanto a cada palabra, agobiada por sus penas. Es una mujer de mediana edad, nacida en el norte, de rasgos andinos y que vive en un barrio de emergencia en la zona sur de la ciudad.

Después de dos años de tener asignadas tareas sociales por la emergencia sanitaria, debe regresar a una oficina pública. Es un paso adelante, porque la han efectivizado. Pero ya no hace la limpieza, sino que debe ocuparse del café con una máquina que está rota. Se siente una inútil sin tarea. Esta es la gota que desborda su vaso. Un vaso que ya estaba muy lleno.

“Es una historia más, dolorosa por cierto. Pero que ilustra el desamparo en el que se encuentran aquellos sobrepasados por su angustia”.

Dos de sus hijos mayores son adictos. Uno de ellos yace postrado después de un episodio confuso en el que sufrió daños neurológicos irreversibles. El otro le ha hurtado cada cosa de la casa para comprar droga y ahora hasta perdió su vivienda. La violencia de los narcos tomó como víctima a uno de sus hermanos y la amenaza a ella. Rosario no sabe qué hacer frente a esto ni a dónde ir. Tiene miedo por el futuro de su chico menor y no sabe cómo protegerlo.

Son demasiadas cosas para ella, que colapsa. Piensa en suicidarse. La detiene en un andén la mirada de una nena que iba con su madre. No quiere despertarse en las mañanas. Su hermana le dice que es una vaga. Pide turno con psicólogos y psiquiatras en los centros públicos cercanos, sin suerte. Alguien le pasa el dato de que la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA) atiende a los afiliados de ATE con un arancel módico y solicita tratamiento. Así llega a mí.

Le indico que también requiere asistencia médica. Va a la guardia de un hospital público especializado, la entrevista un equipo, le indican medicación pero le niegan tratamiento por contar con cobertura de salud. Va a su obra social pero le dicen por un portero eléctrico que mande un correo electrónico que nadie responde. Sucesivamente le fallan uno y otro intento, en medio de su crisis.

Es una historia más, dolorosa por cierto. Pero que ilustra el desamparo en el que se encuentran aquellos sobrepasados por su angustia, en una sociedad donde sentirse bien y ser feliz se impone como obligación. Un laberinto en el que algunos pierden su salud mental.

*licgerardocodina@gmail.com

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Análisis

Una larga cadena de exclusión social

Espacio Arte Trans

Publicado hace

#

Por Lourdes Arias.

Históricamente la población travesti trans a sido expulsada, segregada y discriminada; hablamos de una larga cadena de exclusión social donde el primer eslabón de esta cadena es la expulsión del seno familiar, incluso hoy en día se sigue dando esto porque vivimos y somos parte de una sociedad heteronormada, religiosa y conservadora, más aún en los pueblos pequeños.

Muchas veces en la adolescencia temprana cuando juntamos valor y comenzamos a manifestar nuestro deseo de transición, es cuando nuestras familias deciden si nos apoyan o no.

El segundo eslabón es la expulsión del sistema educativo porque las escuelas al no tener perspectiva de género y no contar con las herramientas para manejar este tema terminan siendo expulsivas, hay mucha deserción escolar por parte de la comunidad travesti trans.
Luego sigue la expulsión del sistema de salud que por ser biologicista, binario y patologizante de las otredades.

También la discriminacion del mercado laboral, pese a la ley de cupo laboral travesti trans, muchas compañeras siguen subsistiendo de la prostitucion como único ingreso, la cual trae múltiples problemas de salud, dando como resultado, el último eslabón de esta cadena de exclusión social, la muerte prematura de las compañeras, un promedio de vida de 35 a 40 años cuando el promedio de vida del resto de la población en Argentina es de más de 70 años; según la organización disidencias en lucha se registran 65 mujeres trans fallecidas en lo que va de este año.

Por último se suma a esta cadena de desidia social los crímenes de odio que lamentablemente están a la orden del día, sigamos luchando por nuestros derechos, mantengámonos alertas y cuidémonos entre nosotres.

✔️Seguinos en nuestras redes: Ig/ Fb @cooperativaartetrans
@luly.arias

Seguir leyendo

Las más leídas