fbpx
Conectate con El Argentino

DDHH

Movilizaron contra presiones de Morales para que Milagro Sala «vuelva a la cárcel»

Además, rechazaron lo que consideran el «revanchismo» del Gobierno jujeño contra la líder de la organización Tupac Amaru.

Publicado hace

#

Organizaciones sociales, gremiales y políticas se movilizaron este martes hasta la sede del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en la ciudad de Buenos Aires para denunciar que el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, mantiene presión sobre el Poder Judicial de esa provincia para que la dirigente social Milagro Sala «vuelva a la cárcel».

Además, rechazaron lo que consideran el «revanchismo» del Gobierno jujeño contra la líder de la organización Tupac Amaru.

La movilización en apoyo a la dirigente social se realizó desde las 14 con una concentración en las inmediaciones del Obelisco, que luego se desplazó hacia la sede de la cartera de Justicia, Sarmiento 329 del microcentro porteño.

La convocatoria se realizó con el lema «Basta de revancha contra Milagro Sala. Nos concentramos en el Obelisco», según un comunicado del Frente Milagro Sala.

«Gerardo Morales le ha dado la orden al Fiscal General de Jujuy, Sergio Lello Sánchez, para que Milagro Sala vuelva a cumplir su injusta condena en la cárcel», advirtió la organización. Recordó que «seis años y medio lleva en prisión Milagro Sala» y señaló que «su actual prisión domiciliaria fue una exigencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo que ubica las presiones de Gerardo Morales en una franca violación de nuestra Constitución Nacional».

«En Jujuy no hay estado de derecho, no hay Justicia independiente y los principios democráticos son sistemáticamente violentados por el gobierno de Morales», afirmaron y expresaron que «hay que dejar de sacarse fotos con Gerardo Morales y terminar con esta mancha en la ética y la moral que significan los presos y las presas políticas de la Tupac Amaru en nuestra Patria».

Las organizaciones pidieron una audiencia con el ministro de Justicia, Martín Soria, para solicitar que, en línea con una medida cautelar dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, «intime al gobernador Morales a que no viole la Constitución argentina», consignó a Télam Alejandro «Coco» Garfagnini, coordinador de la Tupac Amaru y del Frente por Trabajo y Dignidad Milagro Sala.

En declaraciones realizadas a Radio Gráfica, el dirigente sostuvo que «pedimos un pronunciamiento muy fuerte del Estado nacional para que en Jujuy no se viole la Constitución sistemáticamente como viene sucediendo».

Y remarcó la necesitad de que «el Estado nacional se comprometa a cumplir la Constitución y las cautelares del sistema interamericano».

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dictó el 23 de noviembre de 2017 una medida provisional sobre la situación de la dirigente social jujeña en la que requirió al Estado argentino que «adopte, de manera inmediata, las medidas de protección que sean necesarias y efectivas para garantizar la vida, integridad personal y salud de la señora Milagro Sala».

En esa resolución, emitida tras una solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte IDH estableció además que el Estado argentino debía «sustituir la prisión preventiva de la señora Sala por la medida alternativa de arresto domiciliario que deberá llevarse a cabo en su residencia o lugar donde habitualmente vive, o por cualquier otra medida alternativa que sea menos restrictiva de sus derechos que el arresto domiciliario».

Poco después de esa medida provisional, el 5 de diciembre de 2017, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dispuso que las autoridades judiciales intervinientes en la detención de Sala debían cumplir «con urgencia» los requerimientos dispuestos por la Corte IDH.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Buenos Aires

Acto de la UTEP a 20 años de los asesinatos de Kosteki y Santillán

«Creemos que es fundamental no solo recordar, sino tener en cuenta que a 20 años seguimos exigiendo juicio a los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda», dijo Dina Sánchez, la secretaria adjunta de la UTEP y referente del Frente Popular Darío Santillán (FPDS).

Publicado hace

#

Integrantes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) realizaron hoy un acto en el Puente Pueyrredón al cumplirse el 20 aniversario de la Masacre de Avellaneda, en la que fueron asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, los dos jóvenes militantes del MTD Aníbal Verón, donde los manifestantes volvieron a reclamar «juicio para los responsables políticos de aquella represión».

«Hicimos un acto a 20 años de la masacre de Avellaneda, donde asesinaron a Darío y Maxi. Revindicamos sus ejemplos y levantamos la bandera de la UTEP de tierra techo y trabajo, como en su momento ellos levantaron las consignas de trabajo, dignidad y cambio social», señaló en declaraciones a Télam Dina Sánchez, la secretaria adjunta de la UTEP y referente del Frente Popular Darío Santillán (FPDS).

En ese sentido, la referente de la UTEP agregó: «Creemos que es fundamental no solo recordar, sino tener en cuenta que a 20 años seguimos exigiendo juicio a los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda».

La UTEP está conformada por la dirigencia de la Corriente Clasista y Combativa (CCC); Somos Barrios de Pie; el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), el Movimiento Evita y la Organización Nuestra América, entre otras organizaciones sociales y políticas,

Sánchez destacó que «ellos (Kosteki y Santillán) fueron la semilla de la economía popular y viven en cada uno de nosotros y de nuestras construcciones: en compañeros del reciclado, de los que construye viviendas, en los polos textiles».

«Revindicamos la organización popular. Darío planteaba lo importante que es la unidad para combatir a los poderosos», subrayó.

La dirigente afirmó que la manifestación de hoy, realizada al mediodía en el Puente Pueyrredón tuvo un carácter «multitudinario» que llenó «de emoción hasta las lágrimas» a quienes participaron de esta convocatoria.

El 26 de junio de 2002, Darío y Maxi fueron asesinados en las inmediaciones y en el hall de la estación Avellaneda -que hoy lleva por ley sus nombres- del Ferrocarril Roca, tras una brutal represión en las que las fuerzas de seguridad dispararon balas de goma y plomo contra quienes habían salido a las calles a reclamar por «trabajo digno, alimentos y planes de trabajo», en el contexto de la crisis económica y social que atravesaba Argentina.

Los exmiembros de la Policía Bonaerense Alfredo Fanchiotti y Alejandro Acosta, autores materiales del asesinato de Santillán y Kosteki, fueron condenados en diciembre de 2005 a penas de prisión perpetua.

Estos crímenes a manos de efectivos de la policía bonaerense marcaron un hito en la sociedad argentina, que «obligó al entonces presidente Eduardo Duhalde a adelantar las elecciones ante el rechazo generalizado que la represión policial generó en la sociedad.

Con diversas actividades, organizaciones sociales, políticas, culturales y barriales recordarán este fin de semana a los dos jóvenes militantes del MTD Aníbal Verón.

Desde la Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi -integrada por diversas organizaciones sociales de izquierda- anunciaron actividades para hoy y mañana, para «recordar a Darío y Maxi y reclamar justicia completa» por los responsables de los asesinatos.

Este sector instaló cuatro escenarios para realizar una transmisión por internet de casi diez horas, de una jornada político-cultural a realizarse tanto en la estación de tren como en el Puente Pueyrredón, todo en la localidad bonaerense de Avellaneda.

«También habrá conversatorios, bandas musicales y entrevistas públicas», adelantó a Télam Juan Pablo Nocelli, histórico dirigente del MTD Aníbal Verón.

En tanto, mañana, harán una concentración en la exestación Avellaneda y a partir de las 12, marcharán al Puente Pueyrredón, donde realizarán un acto con el lema: «Justicia completa por nuestros compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki».

La Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi es un colectivo formado por los familiares y compañeros de Santillán y Kosteki; organismos de derechos humanos, personalidades del arte, la cultura; los movimientos sociales de izquierda que, «desde distintos sectores de la construcción popular, lucha por justicia y en contra de la impunidad en la Argentina», según informaron en sus redes sociales.

Por su parte, el Polo Obrero-Tendencia hará su propio acto mañana a la Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki para «reivindicar la lucha de los desocupados y de los trabajadores», informaron a esta agencia voceros de la organización.

Seguir leyendo

Las más leídas