fbpx
Conectate con El Argentino

Seguridad

Triple Crimen de General Rodríguez: ¿prescripción sin autores intelectuales?

Resta un año para que se cierre la causa sin que se conozca quien o quienes mandaron a matar a las víctimas por su vínculo con el tráfico de efedrina.

Publicado hace

#

Por Néstor Llidó

Ya se cumplieron 14 años del denominado Triple Crimen de General Rodríguez, en el que por estar involucrados en el negocio del tráfico de efedrina fueron asesinados Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, se entra en la recta final para la posibilidad que la causa prescriba sin haber encontrado al o los autores intelectuales.

A partir que al empresario Ibar Esteban Pérez Corradi, el sindicado ideólogo del hecho, se le dictó la falta de mérito en abril de 2021y va camino a un posible sobreseimiento, el 7 de agosto de 2023, será la fecha tope en la que la jueza federal María Romilda Servini pueda sumar nuevos imputados.

En el caso de Pérez Corradi, que sigue siendo investigado, la prescripción no le corre ya que él fue indagado por el caso recién en 2016, tras ser extraditado desde Paraguay.

«En estos catorce años de una causa que no está cerrada, no sólo tenemos autor o autores intelectuales, sino que además nos falta gente que participó del hecho, quizás más autores materiales”, sostuvo Diego Ferrón, el hermano de una de las víctimas, quien agregó que “si bien es cierto que hay cuatro condenados a perpetua, los hermanos Lanatta y Schilacci, como autores materiales, queremos llegar a algo más”.

«Pasamos por un juicio oral de tres meses, la fuga de quince días en 2015 de los asesinos, la captura de Pérez Corradi en Paraguay, las causas asociadas, mafia de medicamentos, ruta de la efedrina, aportes a campañas. Hay una historia muy grande detrás de este hecho”, afirmó.

«SIDE, DEA, políticos, Policía Federal, bonaerense, empresarios, narcos mexicanos, muchos involucrados en el tráfico de efedrina y detrás de esto la muerte de ellos tres”, detalló Diego Ferrón, quien no es optimista con el futuro de la causa, señalando “cerraremos así. Ya estuvieron detenidos por tráfico de efedrina más de 20 personas y nadie habló. Nadie se quebró”.

“Desde el día uno, reina el miedo en la causa, con dos testigos suicidados como Ariel Vilan y Emiliano Marcos, el argentino detenido en la quinta de Ingeniero Maschwitz con los mexicanos, Marcelo Tarzia, que murió extrañamente en la cárcel. Todo muy misterio y oscuro, detrás de tanto poder”, concluyó.

El triple crimen ocurrió el 7 de agosto de 2008, cuando Forza (34), Ferrón (37) y Bina (35) desaparecieron tras haber ido a una reunión en un hipermercado de la localidad de Sarandí, para participar de un encuentro presumiblemente vinculado con la venta ilegal de efedrina.

Se cree que, desde ese lugar, fueron llevados hasta la casa de Cristian Lanatta, ubicada en la zona de Quilmes, en base al análisis de la ubicación de los teléfonos celulares de los imputados y las víctimas.

Los tres fueron asesinados de 16 balazos por la espalda por dos tiradores, uno de los cuales usó la propia pistola Taurus calibre 9 milímetros de Forza y el otro una marca Tanfoglio .40. A Bina, como posible mensaje mafioso, también le amputaron una de sus orejas.

Los forenses creen que sus cuerpos fueron conservados en algún freezer hasta que los arrojaron en un zanjón del partido de General Rodríguez, donde fueron encontrados seis días después, el 13 de agosto, con signos de haber estado maniatados en algún momento con precintos.

En diciembre de 2012, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci fueron condenados a prisión perpetu.

Entre los últimos días de diciembre de 2015 y los primeros de enero de 2016, tres de esos condenados protagonizaron una fuga de película de la cárcel bonaerense de General Alvear y tras un sangriento raid fueron recapturados en Santa Fe.

En febrero de 2016, la causa del triple crimen pasó a la Justicia Federal y quedó a cargo de María Romilda Servini, quien ya investigaba una megacausa por tráfico de efedrina.

Por su parte, Pérez Corradi fue detenido en junio de 2016 en Foz de Iguazú y luego extraditado a la Argentina, pero en su indagatoria, negó cualquier vínculo con el triple asesinato. Luego, terminó condenado a siete años de prisión por traficar 1.900 kilos de efedrina a narcos internacionales, pero en la causa del triple crimen la jueza Servini le dictó la falta de mérito en dos oportunidades.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Judiciales

Policías torturadores deberán cumplir perpetua

Tras más de 14 años del crimen de Gastón Duffau, quien fue sometido a apremios ilegales por un grupo de oficiales en la comisaría de Ramos Mejía, quedaron firmes las condenas y tendrán que ir a la cárcel.

Publicado hace

#

Por Néstor Llidó

El 22 de febrero de 2008, Gastón Duffau concurrió a un McDonald’s de la avenida Rivadavia, en pleno centro comercial de Ramos Mejía, donde mantuvo un incidente con personal de seguridad privada, en un confuso episodio, donde se lo acusó de estar alterado. Entonces, los encargados del local llamaron al 911 y efectivos de la comisaría 2ª de La Matanza concurrieron, en pocos minutos, llevándoselo detenido, con métodos más que violentos.

En esas circunstancias, el joven de 33 años fue golpeado y conducido hacia la seccional, ubicada sobre la Avenida de Mayo al 500 de Ramos Mejía, donde al ser sometido a una serie de torturas, se descompensó. Frente a esta situación, no obstante lo tiraron esposado en la caja de una camioneta policial para trasladarlo hasta el Hospital de Haedo, donde llegó ya muerto.

Desde entonces, se inició una investigación, en la que se revictimizó a la víctima y a su familia, que luego incluyó dos polémicas instancias judiciales, en la que en los Tribunales de La Matanza, al grupo de cinco policías acusados por este crimen por aplicación de torturas se los absolvió. Las sucesivas apelaciones derivaron en que el Tribunal de Casación Penal bonaerense, ya en julio de 2016, resolviera condenarlos a prisión perpetua, pero la defensa de estos efectivos continuó haciendo presentaciones que les permitieron seguir en libertad y hasta sostener su grado en la fuerza de seguridad.

Ahora, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires ratificó la pena máxima y rechazó la instancia de que pueden recurrir en queja a la instancia federal. Por lo tanto, los policías Leonardo Brandán, Mauro Ponti, Luis Acuña, Rubén Steingruber y Natalio De Nardis deberán empezar a cumplir, aunque 14 años y medio más tarde, la condena a prisión perpetua que se les aplicó.

“Como familia y hermano, sentimos la satisfacción de haber encontrado justicia, finalmente, para que estos cinco asesinos y torturadores ya no puedan andar por la calle, junto a la gente de bien, aquellos que respetamos la vida”, le contó Mariano Duffau, uno de los hermanos de la víctima, a EL ARGENTINO, tras haber sido notificado de esta esperada resolución.

En todo este tiempo, en el que la lucha se debatió contra la “corporación judicial” que le brindó impunidad a los acusados y las amenazas que recibieron por no cesar en el reclamo, los familiares de Gastón Duffau entienden que “ya podemos cerrar esta historia y descansar en paz”.

Con las sensaciones encontradas, el “se terminó, se terminó”, se va repitiendo en las palabras de Mariano Duffau, para quien “es un cúmulo de emociones, pero hay cierta felicidad. Saber que la Suprema Corte de Justicia bonaerense desestimó el recurso federal y que la Corte Suprema de Justicia de la Nación pueda recibir una nueva apelación. Ya no quedan más nada que puedan hacer y los que mataron a Gastón tendrán que ir a la cárcel”.

El recorrido judicial de la causa es toda una demostración de dilaciones que han beneficiado a los acusados, en desmedro de los derechos de las víctimas. En marzo 2009, en el primer debate ante el Tribunal Oral Criminal Nº 5 de La Matanza se absolvió a los policías imputados, al considerarse que “no se pudo acreditar si le aplicaron golpes” al joven fallecido. Ese polémico fallo fue apelado y el Tribunal de Casación Penal bonaerense lo anuló, en agosto de 2010, al calificar como «errónea» a la valoración de la prueba, ordenando un nuevo juicio.

Ya en mayo de 2013 fue el tiempo de la segunda instancia, donde la defensa de los cinco efectivos (ejercida por el abogado Miguel Angel Raccanelli, habitual asistente de policías acusados y luego convertido en concejal por el PRO en La Matanza) insistieron en su inocencia y hasta hicieron eje en la presunta culpabilidad de la víctima, para terminar «celebrando» la nueva absolución.

Tras un largo proceso y esos dos cuestionados juicios, Casación resolvió condenar a perpetua a Brandán, Ponti, Acuña, Steingruber y De Nardis por el delito de “torturas seguida de muerte”, en perjuicio de Gastón Duffau. Esto ocurrió en junio de 2017, pero la orden de detención e inmediata reclusión quedó sin efecto, ante el nuevo recurso planteado para evitar el cumplimiento de la condena.

Con el objetivo de no dejar firme el fallo, se interpuso un recurso extraordinario ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense, que se tomó más de cinco años para resolver la cuestión y ahora parece cerrarse esta historia de impunidad.


Seguir leyendo

Las más leídas