fbpx
Conectate con El Argentino

Cambio climático

EEUU: muertos y ciudades devastadas tras el huracán Ian

Biden entregó la ayuda federal a las autoridades locales luego de declarar el estado de desastre en Florida para comenzar a trabajar en la recuperación en las áreas más afectadas.

Publicado hace

#

Al menos 8 muertos, ciudades devastadas, 2,6 millones de personas sin electricidad y más de dos millones con orden de evacuación, es el resultado del paso del huracán Ian por el estado de Florida, que se dirigía hacia Carolina del Sur, en lo que podría ser la tormenta más poderosa en la historia del estado sureño.

«Los números (…) aún no están claros, pero recibimos informaciones que dan cuenta de una sustancial pérdida de vidas», dijo el presidente Joe Biden durante una visita a las oficinas de la agencia federal que combate los desastres naturales, FEMA, en Washington.

Biden entregó la ayuda federal a las autoridades locales luego de declarar el estado de desastre en Florida para comenzar a trabajar en la recuperación en las áreas más afectadas, especialmente en los condados de Charlotte, Collier, DeSoto, Hardee, Hillsborough, Lee, Manatee, Pinellas y Sarasota.

Mientras se multiplican las imágenes de calles transformadas en canales de aguas turbias, botes tirados en el suelo como simples juguetes, y casas destrozadas, el último balance en Florida reporta al menos ocho muertos, según la agencia AFP.

Un funcionario del condado de Charlotte, en el oeste del estado, confirmó a CNN la muerte de seis personas, sin dar más detalles.

Un portavoz del condado de Volusia, en la costa este, anunció haber registrado «la primera muerte vinculada al huracán Ian», un hombre de 72 años, «que salió a vaciar su piscina durante la tormenta».

Por su parte otro funcionario del condado de Osceola, en el centro-este del estado también informó sobre la muerte de un residente de una casa de retiro.

Paralelamente, proseguía la búsqueda de 20 personas desparecidas el miércoles luego de que una embarcación de migrantes naufragara cerca del archipiélago de los Cayos. Cuatro cubanos nadaron hasta la orilla y la guardia costera rescató a otros tres.

Biden aseguró que quiere ir lo antes posible al estado sureño, pero también en el isla de Puerto Rico, recientemente dañada por el huracán Fiona.

«Nunca habíamos visto inundaciones como éstas», aseguró el gobernador de Florida Ron DeSantis.

Y agregó que algunas áreas, como Cape Coral y la ciudad de Fort Myers, se inundaron y quedaron realmente devastadas por esta tormenta histórica».

Ian también amenazó la ciudad de Orlando y los parques temáticos de Disney cercanos, que fueron cerrados.

Degradado a tormenta tropical, tocó tierra el miércoles por la tarde como huracán de categoría 4 (en una escala de 5) en el suroeste de Florida, antes de continuar su paso por el estado, con fuertes vientos y lluvias torrenciales.

En el puerto de Fort Myers, algunas embarcaciones quedaron parcialmente sumergidas, y otra encalló en la orilla.

En tanto, más de 2,6 millones de viviendas o comercios permanecían sin luz, de un total de 11 millones, según el sitio especializado PowerOutage.

Mientras tanto, más de dos millones de personas se encuentran bajo orden de evacuación y de dirigirse hacia el este a un terreno más seguro, informó la agencia de noticias DPA.

Aunque debilitada, la tormenta Ian continuaba hoy su curso destructivo hacia Carolina del Sur.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, dijo que había generado vientos de entre 70 y 110 kilómetros horarios e inundaciones «amenazantes a la vida» en el centro-este de Florida.

Los meteorólogos esperan que Ian se fortalezca, recuperando fuerza de huracán cuando mañana toque tierra en Carolina del Sur antes de debilitarse rápidamente nuevamente.

El Argentino

De acuerdo a los especialistas a medida que la superficie de los océanos se calienta, aumenta la frecuencia de los huracanes más intensos, con vientos más fuertes y mayor precipitaciones, pero no el número total de huracanes, según expertos.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

El río Paraná volvió a bajar los últimos 15 días

Entre Ríos está en estado de alerta por la bajante y especialistas anticipan que continuará descendiendo en enero.

Publicado hace

#

El río Paraná volvió a bajar su altura en varios puertos de Entre Ríos en los últimos 15 días luego de un repunte entre octubre y noviembre pasado, y si bien se mantiene por encima de los niveles registrados en 2020 y 2021, el Instituto Nacional del Agua (INA) indicó que el curso fluvial continuará descendiendo su caudal lo que resta del año y enero 2023.

La bajante, calificada como el estiaje «más largo de la historia» (desde 1884) y de características extraordinarias por su «magnitud y persistencia», seguirá siendo motivo de especial monitoreo, advirtió el INA.

Además, la perspectiva hacia el 31 de enero del 2023 no permite establecer el final de las aguas bajas ni un retorno definitivo a la normalidad, período donde también se esperan lluvias «levemente deficitarias o normales».

La bajante histórica tuvo su inicio en marzo del 2020, un año más tarde recuperó una tendencia alcista sin alcanzar su normalidad, pero volvió a caer a fines del 2021, y provocó notorios cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social entrerriana.

Desde los primeros días de octubre el río Paraná inició una etapa de crecimiento y dentro del rango de aguas medias, principalmente por el derrame en el tramo superior y las precipitaciones sobre el área inmediata de esa cuenca, pero volvió a caer los últimos días.

En Paraná, capital provincial, el río bajó 42 centímetros los últimos 15 días y tiene una altura de 2,78 metros, por encima del nivel de aguas bajas (2,30) pero 8 centímetros menor a su altura promedio en diciembre (2,86 metros).

En el noroeste entrerriano, en La Paz, el río Paraná decayó 60 centímetros y llegó a 3,68 metros de altura hoy, arriba de su límite de aguas bajas (3,20 metros) y debajo de los 3,85 que la Prefectura Naval Argentina (PNA) registró como promedio entre 1996 y 2021.

Donde también se registró una caída de la altura del río durante los últimos 15 días fue en el puerto de Diamante, más al sur de la costa entrerriana.

Allí el río bajó 43 centímetros y tiene un nivel de 3,14 metros, también por encima de los 2,40 metros del límite de aguas bajas y por debajo del promedio histórico de 3,6 de los últimos 25 meses de diciembre.

Por otro lado, en Victoria, el río Paraná se encuentra con 3,62 metros y se mantiene estable el último mes, con una altura mayor a las aguas bajas (2,60), aunque 13 centímetros por debajo de lo registrados como promedio para este mes (3,73).

Además, el INA prevé que las próximas semanas se registre un descenso en las alturas, cerrando el mes de diciembre con 1,99 metros en Paraná; 2,78 en La Paz; 2,57 metros en el puerto de Diamante; y 2,90 metros en Victoria, unos 80 kilómetros más al sur.

La bajante afectó la fauna íctica al dejar seco el valle de inundación (donde los peces se refugian, alimentan, reproducen y crecen); produjo inconvenientes en el riego de cultivos y complicó las producciones industriales que necesitan captar agua.

También acrecentó los problemas de incendios en las islas y los de contaminación del agua, ya que se redujo la capacidad del río de dilución de los afluentes crudos o industriales.

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino
El Argentino

Las más leídas