fbpx
Conectate con El Argentino

Ciencia & Tecnología

El consumo de alcohol y tabaco es predecible genéticamente

El consumo de alcohol y tabaco se asocia a aproximadamente el 15% y el 5% de las muertes en todo el mundo, respectivamente, y está relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y cardiopatías.

Publicado hace

#

Un gran estudio genético, que analizó los datos de más de 3,4 millones de personas, identificó más de 2.300 genes que predicen el consumo de alcohol y tabaco, según un estudio publicado hoy en la revista científica Nature.

El consumo de alcohol y tabaco se asocia a aproximadamente el 15% y el 5% de las muertes en todo el mundo, respectivamente, y está relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y cardiopatías.

De acuerdo a la investigación, aunque el entorno y la cultura pueden influir en el consumo de una persona y en la probabilidad de que se vuelva adicta a estas sustancias, la genética también es un factor que contribuye, consignó la agencia DPA.

«Hemos identificado más de 1.900 genes que están asociados con los comportamientos de consumo de alcohol y tabaco. Una quinta parte de las muestras utilizadas en nuestro análisis procedían de ascendencias no europeas, lo que aumenta la relevancia de estos hallazgos para una población diversa», comentó uno de los líderes del trabajo, Dajiang Liu, profesor y vicepresidente de investigación en el Departamento de Ciencias de la Salud Pública de la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos.

Más de 100 instituciones evaluaron conjuntos de datos genéticos de más de 3,4 millones de personas, de las cuales al menos el 20% eran de ascendencia no europea.

Según Liu, es el mayor estudio genético sobre conductas de fumar y beber hasta la fecha, y es el más diverso ancestralmente.

Los investigadores incluyeron conjuntos de datos genéticos de personas de ascendencia africana, asiática oriental y estadounidense y evaluaron una variedad de rasgos de tabaquismo y alcohol que van desde el inicio de la bebida o el tabaquismo hasta el inicio del uso regular y la cantidad consumida.

Los investigadores identificaron genes asociados a estos comportamientos y al comparar los datos entre muestras de distintas ascendencias descubrieron que había una sorprendente similitud en los genes relacionados con las conductas de consumo de alcohol y tabaco entre las distintas ascendencias, y que el 80% de las variantes mostraban efectos consistentes en todas las poblaciones estudiadas.

Mientras que algunas variantes genéticas tenían efectos diferentes en las distintas ascendencias o efectos específicos en cada ascendencia, los genes relacionados con el consumo de alcohol y tabaco coincidían en gran medida en las muestras de las distintas ascendencias.

En tanto, los investigadores utilizaron el aprendizaje automático para desarrollar una puntuación de riesgo genético, que pudiera identificar a las personas con riesgo de padecer determinadas conductas de consumo de alcohol y tabaco.

Dado que el modelo no era tan preciso a la hora de predecir el riesgo entre personas de diferentes ascendencias, Liu afirmó que es necesario desarrollar métodos de predicción más sofisticados, lo que podría mejorar la predicción del riesgo en poblaciones humanas diversas.

El investigador aseguró que, en dos a tres años, estas puntuaciones de riesgo genético podrían perfeccionarse y pasar a formar parte de la atención rutinaria a las personas ya identificadas como de mayor riesgo de consumo de alcohol y tabaco.

En declaraciones a SMC España, Javier Costas, investigador líder del grupo de Genética Psiquiátrica del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) explicó que el estudio generó un conjunto de información genética «de gran valía para una mejor comprensión de los mecanismos de predisposición genética al consumo de alcohol y tabaco, así como de sus consecuencias».

Y finalizó, «dado el impacto de estas sustancias en la salud, esta información tendrá probablemente una gran relevancia en el futuro, en línea con la medicina de precisión».

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Un «cometa verde» se acercará a la Tierra

Científicos dicen que podría ser visto el 4 de febrero.

Publicado hace

#

El cometa 2022 E3 (ZTF), más conocido como el «cometa verde», pasará cerca de la Tierra la semana próxima después de 50.000 años de su último acercamiento, un suceso que la astrónoma argentina Beatriz García describió a Télam como «interesante si se puede observar a simple vista» y estimó que en el hemisferio sur podría hacerse visible recién el 4 de febrero.

El cometa tiene una órbita larga que lo lleva desde los confines del Sistema Solar hacia el Sol durante miles de años y ahora estará más cerca de la Tierra el 1 de febrero, a una distancia de 42 millones de kilómetros que equivalen a 109 veces la distancia media de la Tierra a la Luna.

En los días que rodean su máximo acercamiento, se espera que se vuelva más brillante y más fácil de ver a simple vista o con binoculares.

«No sabemos cuán brillante va a ser, las predicciones dicen que se va a ver a simple vista, pero nadie lo sabe con absoluta seguridad. Vamos a ver a fin de mes cuando alcance su máxima aproximación», dijo García, doctora en Astronomía e investigadora principal del Conicet.

Y puntualizó: «Las predicciones son que podría alcanzar un brillo integrado, de magnitud 5, en cuyo caso se vería porque es una magnitud que el ojo humano puede detectar».

Quienes vivan en el norte del planeta van a contar con mejores oportunidades para verlo, mientras que, en el hemisferio sur, «recién va a poder ser detectado en la noche del 4 de febrero».

«Se va a ver mirando hacia el norte, en el atardecer y ya muy adentrada la noche es cuando uno espera verlo mejor. El problema es que también va a haber una Luna creciente y eso puede llegar a ser un obstáculo», señaló la especialista en astrofísica.

El cometa 2022 E3 (ZTF) fue descubierto a principios de marzo de 2022 por la cámara de sondeo del programa «Zwicky Transient Facility» del Observatorio Palomar, en California, Estados Unidos.

Respecto a por qué fue bautizado como el «cometa verde», García detalló que tiene que ver con su composición química: «Si bien el cometa es principalmente hielo de agua, está mezclado con material de la nebulosa original cuando se formó el Sistema Solar y ese material se libera al aproximarse al Sol».

«En las fotos se ve que la coma, lo que envuelve al núcleo del cometa, es bien verde y se le atribuye ese color a la molécula de monóxido de dicarbono», indicó la investigadora y agregó que a medida que el cometa se acerca al sol, aumenta su temperatura y se incrementa su brillo porque el hielo pasa directamente a un estado gaseoso.

Y continuó: «El gas y el polvo que se libera en este proceso de transformación son eyectados en contra de Sol y forman la cola de vapor de agua que es bastante brillante».

El cometa tarda alrededor de 50.000 años en orbitar alrededor del Sol, por lo que los últimos seres que lo vieron, si pudieron hacerlo, fueron los neandertales.

«Ahora está retornando. Eso significa que en el pasado tuvo una órbita cerrada, pero ahora la órbita cambió por efecto de las perturbaciones gravitatorias. La órbita se volvió abierta, lo que implica que el comenta se va a alejar del Sistema Solar para siempre», añadió García.

Por otro lado, la especialista indicó que el paso del cometa no tiene «ningún efecto sobre la tierra ni sobre el sistema solar» y precisó que «son objetos pequeños e interesantes que llaman la atención si se pueden observar a simple vista».

A modo de recomendación para intentar contemplar el cometa, la investigadora sugirió «buscar binoculares y un lugar bien despejado donde se pueda ver hacia el punto cardinal norte».

«En el anochecer hay que tratar de distinguir un objeto que es como una nubecita», indicó García y concluyó: «Ojalá que lo podamos detectar a simple vista, el tema es que son objetos impredecibles».

Seguir leyendo

Las más leídas