fbpx
Conectate con El Argentino

Diversidad

“Vivir en Carnaval”

El carnaval no es una fecha más, en 25 de Mayo ya no eligen reina y eligen embajadorxs de la comunidad LGBTIQ+.

Publicado hace

#

Por Emma Serna

El carnaval no es una fecha más. Para la comunidad LGBTIQ+ representa mucho más que un feriado. La celebración está muy relacionada con la vuelta de la democracia. Un dicho popular sostiene que “para manipular una sociedad, lo primero que hay que quitarle es la alegría”.

En todas las décadas del siglo pasado, el colectivo LGBTIQ se mantuvo oculto y marginado, pero curiosamente había un pequeño momento de libertad en el cual se podía caminar por las calles o la pasarela del pueblo como queríamos ser. Era durante el carnaval cuando cada cual podía vestirse como quería, y las personas trans eran un poco más aceptadas.

¿Cómo no sentirte una diva, una vedette, una mujer con todo ese glamour con toda una sociedad aplaudiendo, riendo y tirando espuma y viéndote? ¿Cuántas personas gay tenían libertad de coser, bordar o elaborar un traje en esas fechas? Ese fue el encuentro de “dos mundos”: el de una sociedad patriarcal, machista, y el de la diversidad sexual.

Ese encantamiento terminaba finalizado el carnaval. Entonces volvía la represión, el cuidado de las formas y la vuelta al closet. Eso no cambió demasiado en democracia, yo particularmente, nací en 25 de Mayo, entre al carnaval con 13 años de edad y hoy 20 años después, 20 años de carnaval, créanme que soy testigo de esa transformación lenta.

El carnaval de 25 de Mayo, es el más importante de la provincia de Buenos Aires, se elige allí, la reina provincial del carnaval entre decenas de ciudades, y con la sofisticación de este espectáculo, la construcción de un cosmódromo, el crecimiento de las 4 comparsas y carrozas no estaba bien visto llevar a alguien como yo que año tras año estaba cada vez más travesti.

Tuve que irme de mi comparsa originaria por este motivo, lloré, pero nunca me fui del carnaval, en cuanto otros me invitaron a desfilar, allí fui, hice valer mi lugar a tal punto que ya no era raro verme en la pasarela, ya estaba “muy vista” como trans y además, el crecimiento argentino en materia de derechos LGBTIQ+ hizo que algo de todo esto cambiara en nuestro favor.

Tal es así, que personas trans diseñan las comparsas y son herreros y hombres los que acatan sus directivas. Y sobre todo, que en 25 de Mayo ya no se eligen reinas adolescentes de rasgos virginales, se eligen embajadorxs (Y CON X) sin importar edad, ni género y es gracias a la decisión política del municipio, y con ORGULLO debo decirles, que esta edición 2023, con 20 años de trayectoria, esta travesti que hoy les escribe es candidata a embajadora de la fiesta más importante de la provincia.

¿Vieron que en la vida, no todo cambia para mal?

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Diversidad

Libertad cero: EEUU duplicó denuncias de pedidos de censura de libros

“la censura no ataca solo a los libros, cada vez hay más amenazas contra trabajadores de las bibliotecas, a su empleo, su seguridad y en algunos casos amenazas directas por proporcionar libros a los jóvenes y a sus padres que desean leer”, señalaron.

Publicado hace

#

La Asociación de Bibliotecas de Estados Unidos (ALA) informó que en 2022 se recibieron en ese país 1.269 solicitudes de censura de libros, en particular de obras vinculadas con la comunidad Lgtbqiqq+ y personas de color, cifra que representa casi el doble de la alcanzada en 2021.

En total, 2.571 títulos fueron objeto de la censura en 2022, informó esa institución según la agencia de noticias AFP, remarcando que en 2021 fueron 713 y 156 en 2020.

De esta manera, se marca un nuevo récord desde que esta asociación de bibliotecas de Estados Unidos, creada hace 140 años, empezó a recopilar este tipo de información hace 20 años.

De las denuncias, el 58% estuvieron dirigidas contra libros en bibliotecas y planes de estudios escolares y el resto contra títulos en bibliotecas públicas.

La lista de títulos afectados se dará a conocer a fines de abril durante la Semana Nacional de Bibliotecas, en Washington.

Algunos de los títulos cuestionados años anteriores fueron clásicos como “Matar a un ruiseñor”, de Harper Lee; “De ratones y hombres”, de John Steinbeck; y “Ojos azules”, de la ganadora del premio Nobel de Literatura Toni Morrison.

Antes de 2021, la mayoría de los intentos de silenciar un libro buscaban retirar o restringir el acceso. Ahora “estamos viendo que estas impugnaciones proceden de grupos de censura organizados que se dirigen a las reuniones de los consejos de administración de las bibliotecas locales para exigir la retirada de una larga lista de libros” para “que nadie los pueda leer”, dijo en un comunicado Deborah Caldwell-Stone, directora de la Oficina de Libertad Intelectual de ALA.

Su objetivo es “suprimir las voces de aquellos tradicionalmente excluidos de las conversaciones de nuestra nación, como las personas de la comunidad Lgtbqia+ o las personas de color”; son los lectores los que deben ser los que decidan qué leer y no “la autoproclamada policía del libro”, aseguró.

En tanto, la presidenta de ALA, Lessa Kanani’opua Pelayo-Lozada, remarcó que “la censura no ataca solo a los libros, cada vez hay más amenazas contra trabajadores de las bibliotecas, a su empleo, su seguridad y en algunos casos amenazas directas por proporcionar libros a los jóvenes y a sus padres que desean leer”.

Sobre la impugnación de un libro, la asociación que solo contabiliza las denuncias que recibe directamente, puntualizó que puede resolverse a favor de mantenerlo en la colección, restringir su acceso o retirarlo de la biblioteca.

Seguir leyendo

Las más leídas