fbpx
Conectate con El Argentino

Cultura

Bob Marley: el reggae y la mística natural que sopla en el aire argentino

La semilla del reggae llegó al país hace más o menos 40 años, justo cuando él moría, y lo hizo para germinar.

Publicado hace

#

Por Gabriel Sánchez Sorondo

Hace cuatro décadas, Buenos Aires era una ciudad vital, pero dentro un país en dictadura. En preguerra de Malvinas, el «ochentismo» punk, aun con un par de años de retraso, ya se insinuaba rioplatense, forjando un rock nuevo. Eran los días de aquellos «raros peinados nuevos», de Charly García.

Cuando todavía fluía en inglés la poca información que luego la dictadura interrumpiría con afán antibritánico, el reggae y el ska se colaban entre bandas que lo habían incorporado como parte de la transición hacia un estilo menos monumental y más disruptivo que el que había copado la escena generacional anterior.

Si en el hemisferio norte los Clash le mojaban la oreja al establishment de Pink Floyd, Zeppelin y compañía, acá la irreverencia de Los Violadores apuntaba análogamente a Serú Girán, por ejemplo.

En esos albores, bandas como Alerta Rojo, Trixie y los Maniáticos, Todos Tus Muertos, Soda Stereo, Perdón Amadeus, Massacre Palestina (hoy Massacre a secas), Laxantes, Don Cornelio, Ratones Paranoicos, los rockabilly de Abrelatas, los metalúrgicos de V8, los simpáticos de Cosméticos, los irónicos Suéter, los glamorosos Abuelos de la Nada, entre otras y otros, se mezclaban en un circuito under donde sobrevolaba Marley como novedad absoluta, aunque su impronta mundial se remontaba a los’70.

De aquella constelación brotaron infinidad de bandas cuyos miembros pasaban por el reggae y por el culto a Marley. Aunque no todos entraron al género vía Bob, no hay ninguno que no haya llegado a él, abrazado su repertorio, su espíritu, su magia, su groove. En el reggae, Bob es unánime, indiscutible. Lo que ni siquiera Mick logró en el rock.

Postular cuál fue el primer grupo de reggae argentino sería arbitrario, pero no debe estar tan errado el prócer Rinaldo «Rino» Rafanelli -bajista de Sui géneris, Color humano, Polifemo- cuando asegura que Daniel Morano (cantante y compositor de Alphonso S’Entrega, banda que compartían con Rino) «fue el primer tipo que compuso reggae en la Argentina, incluso antes de que viniera Luca Prodan».

De ahí en adelante, una avalancha: Los Cafres, Fidel Nadal, Sin Semilla, Zimbabwe, Non Palidece, Nairobi, Resistencia Suburbana, Hurlingham Reggae Band (devenida Sumo) Sig Ragga, Natty Combo, Satélite Kingston, Yatarians , Dancing Mood, Cambá, Lumumba, Riddim, Dread Mar I, Aminowana, Alika & Nueva Alianza, Chala Rasta, Karamelo Santo, Andando Descalzo, Pampa Yakuza, Escafandra, Kandán, la lista es casi infinita y no para de procrearse; el mito Marley vivo las nutre.

La semilla de Bob llegó hace más o menos 40 años, justo cuando él moría, y lo hizo para germinar. Las bandas tributarias de Marley seguirían emergiendo sin solución de continuidad, haciendo crecer festivales propios y sumando generaciones nuevas. Pero si hay una que hizo el recorrido completo, con la particularidad de seguir vigente, es Pericos.

Juanchi Baleirón, fundador del grupo junto al Bahiano, señala: «Mi primer contacto con Marley fue indirecto: primero llegué al reggae por artistas ingleses, Police, UB40. Recién desde ahí fui a buscar la fuente. Era por 1980, 1981. Y así fui acercándome, de a poco, desde atrás. Con el tiempo entendí por qué es el número uno; incluso más que por el reggae; por su onda, por sus canciones, su magia, su carisma. Suele evocarse a Marley como un cantante combatiente, pero sus canciones más populares son las que hablan de amor».

«Lo nuestro -agrega- fue un intento de acercarnos con los recursos que teníamos y transformarlo en un sonido que evocaba a Marley. En esa búsqueda apareció el sonido de Pericos. Y, por supuesto, hacíamos temas de Marley al principio; Could you be loved o No woman no cry. No los grabamos, pero eran parte del repertorio en vivo».

Baleirón rememora que, «en 1993 y 1994, cuando fuimos a Jamaica, estuvimos con Rita Marley, la viuda de Bob, que nos conminó sanamente a que hiciéramos un concierto allí y hasta nos ofreció su sala de ensayo, cerca de donde funcionaba el sello Tuff Gong records, fue muy emocionante».

Aunque suele acusarse a los ’80 de «años fríos» paradójicamente, casi todas las flamantes formaciones de entonces albergaban algo «cálido», ligado de un modo u otro al reggae.

El Argentino

Una de ellas fue Sinsemilla grupo emblema de los tempranos ´90, con cuyo fundador, Fefo Selles, bajista y compositor de Churupaca, dice a Télam: «No teníamos muchas referencias nacionales sobre el género. Salvo bandas que fusionaban el estilo, como Sumo o Todos tus Muertos».

Y agrega: «Era un entorno muy distinto al de hoy, under, todo era boca en boca. Sinsemilla Free fue nuestro primer disco y el primero para mí como productor, compositor y arreglador junto con DrTrasca, de quien aprendí la ‘orquestación’ completa de una banda de reggae. Luego, parte de la banda nos fuimos a vivir a Brasil y Sinsemilla siguió con otro cantante y otros integrantes».

«A mi regreso -cuenta Fefo-, formé parte de distintos proyectos que fusionaban el reggae con otros estilos, como Movimiento Urbano. Con esa formación abrimos el recital de The Wailers en 2004, en un estadio Obras explotado de gente «.

Alrededor de Marley hay una galaxia que embebió a los músicos argentinos hilvanando mística y construyendo una épica de los encuentros, grabaciones y teloneadas. Nairobi, emblema local del dub en los ´90 tiene su propia leyenda en el padrinazgo del histórico productor Lee Perry, quien lo fuera también de Marley.

«Lee es una influencia clave -dice Jorge Estebenet, ex miembro de Nairobi- porque gracias a él lo musical pasa a ser una ola espiritual. Un trabajo que se da con el carisma y en la introspección, para luego pasar a la forma y el sonido».

«Nairobi nació como una banda de dub. Quizás en ese aspecto nuestra relación con Marley pasaba más por el tratamiento rítmico que buscábamos y el flash», señala Estebenet, para quien «Marley es protesta. Es mística. Es el espíritu de todo lo que se había perdido con las guerras comerciales en la música. Con Marley entramos en la tribu».

Algo debe atraer ese jam a estas costas. No solo Luca Prodan, casi un mensajero reencarnado, llegó aquí huyendo de la heroína y trayendo a Bob en la garganta, en el ritual, en la misa pequeña que parecía ancestral. Muchos otros extranjeros se embriagaron de reggae en Argentina. Por ejemplo Ugo Tyburczy, artífice de The Yataians.

Oriundo de Nueva Caledonia, con una niñez en la que sonaba Legend una y otra vez por obra de su madre, Ugo desembarcó en Buenos Aires siendo casi adolescente y encontró a los compañeros indicados para hacer un repertorio donde el alma de Marley parece volver hablar.

«Después de ese LP de clásicos que escuchaba en la infancia -relata- me empecé a interesar por el Marley más antiguo. En la adolescencia descubrí que antes de grabar su primer disco él ya venía haciendo música desde el ´62, en los primeros tiempos de independencia de Jamaica; una forma de pre reggae en cierto modo».

La cantidad de bandas de reggae activas son cada día más. Otra de ellas es Aminowana, formada en el 2002, la cual ya lleva más de 600 shows y cuatro discos en su haber, que enfatizan al Marley referente y destacan «su protesta social con fines pacifistas y revolucionarios, entendiendo esto como una forma de plantar bandera e ideales para crear un mundo un poco más justo», dice Ernesto «el Negro» Alborés, guitarra y voz de la banda.

«Tenía unos 15 años cuando escuche ‘Is this love’ y, desde ese momento, esa cadencia rítmica fue algo que no pude para de escuchar y sumar a mi repertorio», añade Tyburczy al respecto.

Los testimonios podrían seguir con la misma infinitud de Marley, símbolo, creador, y rostro de algo que excede la música, se desprende y reproduce día tras día en la fertilidad de tierras como esta, donde lo recibieron en cuerpo y alma, cual fruto sagrado. Será por eso, entonces, que Bob está en el aire. Y la respuesta que sopla en el viento es esta otra, la del Bob negro, la de la mística mágica que envuelve con otra voz.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Buenos Aires

Técnópolis celebró su visitante número 500 mil de las vacaciones de invierno

Desde el 4 de agosto hasta el mes de octubre recibirán durante los jueves y viernes a estudiantes de escuelas de todo el país.

Publicado hace

#

Tecnópolis, la mega muestra de arte, cine y tecnología, festejó hoy su visitante número 500.000 de estas vacaciones de invierno bajo el lema “Argentina soberana, creando futuros”, con más de 100 experiencias interactivas a cargo de 60 organismos públicos y privados y una amplia oferta de espectáculos, recitales y charlas.

El arco de ingreso al predio de Villa Martelli se llenó de colores a las 15.15 como parte de esos festejos, y miles de visitantes empezaron a recorrer la megamuestra. «Acercar a todos los jóvenes lo que es la ciencia y la tecnología argentina, es el objetivo de Tecnopólis», aseguró el ministro de Ciencia, Daniel Filmus quien visitó los stands junto a su par de Cultura, Tristán Bauer, y la directora de Tecnópolis, María Rosenfeld.

Los funcionarios visitaron el Polo Verde Futuro “Argentina en el espacio”, un sector destinado a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), donde los visitantes pueden ingresar a un simulador en una sala de cine 4D y experimentar el despegue del cohete Tronador II como si estuvieran a bordo.

También pudieron ver una muestra de Invap, empresa que construye y desarrolla satélites en Bariloche, con distintas salas en donde pueden aprender sobre satélites y tecnología espacial.

“Saber que Argentina es uno de ocho países del mundo que puede hacer satélites me llena de orgullo, porque eso habla de la calidad de nuestra gente, nuestro sistema educativo, el Conicet y nuestros investigadores”, dijo Filmus.

Y agregó, “nuestro objetivo es despertar vocaciones científicas. Los chicos deciden qué carrera van a seguir intuitivamente en los primeros años de la escuela básica. La forma de acercarse a los chicos es de una forma entretenida. Todos los espacios son muy interactivos, es increíble que haya habido en estos pocos días medio millón de visitas, esto implica que realmente hay un afecto, amor, cariño y una necesidad de espacios iguales a Tecnópolis”, concluyó.

Por su parte, el ministro de Cultura, Tristán Bauer, expresó que el parque se encuentra fundamentalmente “al servicio de la ciencia y la tecnología” y destacó la actitud de los niños haciéndole preguntas a los guías en cada estación.

“Tecnópolis es un gran despertador de vocaciones, una celebración de la cultura y la tecnología. Permanentemente venimos, la recorremos y hablamos con los visitantes y recibimos alegría de pasar el día, felicidad y también de descubrimiento y conocimiento”, dijo Bauer.

“El mar como territorio”, ubicado en el polo rojo innovación, es uno de los pabellones y plataformas más visitados, según los organizadores. Allí, las familias pueden encontrar distintas salas inmersivas con distintas temáticas respecto a la contaminación con plásticos de los océanos, muestras sobre Argentina bicontinental, y “Pisar Malvinas”, un espacio interactivo en el que se simula estar en la islas.

Para la directora de Tecnópolis, María Rosenfeld, Tecnópolis es un “proyecto educativo y cultural que democratiza el acceso al arte, la ciencia y la tecnología” y señaló que el Laboratorio de Artes Electrónicas, ubicado en polo rojo, es un espacio “donde los chicos pueden aprender a ser desarrolladores, tienen talleres de robótica y hacen inteligencia artificial e hidrógeno verde».

Además, explicó que a partir del 4 de agosto hasta el mes de octubre recibirán durante los jueves y viernes a estudiantes de escuelas de todo el país.

La muestra este año agregó un espacio destinado a la primera infancia para niños y niñas menores de 3 años.

Tecnópolis está dividido en cinco polos. «El Asombroso Parque de Zamba» y «Nina» son los lugares más destacados, destinado a los más pequeños, ya que los invita a poner el cuerpo en movimiento. y conocer a distintos próceres de nuestra historia, además tienen espacios para jugar y realizar distintos desafíos científicos y trivias de distinto tipo.

Tierra de Dinos, ubicado en el polo «Violeta Imaginación», es una de las muestras más concurridas ya que cuenta con réplicas animatrónicas de los dinosaurios que habitaron nuestro territorio.

Al predio de Tecnópolis se puede ingresar por sus dos accesos principales: Avenida Juan Bautista de la Salle 4500 y Avenida de los Constituyentes 2220 (Villa Martelli), y el ingreso de Av. de los Constituyentes funciona como posta de vacunación contra el Covid-19.

Durante la última semana de vacaciones, el parque abrirá de miércoles a domingos de 12 a 19.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino

Las más leídas