fbpx
Conectate con El Argentino

Argentina

Estos son los rugbiers que serán juzgados por el crimen de Fernando Báez Sosa

En total son ocho. Serán juzgados desde este lunes. Otros tres fueron sobreseídos. El detalle.

Publicado hace

#

Estos son los ocho rugbiers que serán juzgados a partir del lunes por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell, y los tres que fueron sobreseídos durante la instrucción de la causa:

-Máximo Thomsen (23). Nació el 27 de noviembre de 1999 y sus allegados lo apodan «Machu». Se formó como rugbier en el Arsenal Zárate Rugby y jugaba en el Club Atlético San Isidro desde 2017, pero fue suspendido como socio tras conocerse su detención por el crimen de Fernando. Era estudiante en el profesorado de educación física y quería ser kinesiólogo de alto rendimiento.

Fue sacado por la fuerza del boliche «Le Brique» de Villa Gesell y está señalado por la justicia como quien quien le dio la patada mortal en la cabeza a Fernando cuando estaba «de rodillas sobre el suelo» y quien dijo a viva voz: «Quedate tranquila que me lo voy a llevar de trofeo».

Entre sus pasatiempos en la Alcaldía donde está detenido se dedica a leer novelas épicas o fantásticas, como el Señor de Los Anillos o Juego de Tronos. Este año debió ser operado de urgencia por una hernia inguinal, según aseguraron a Télam sus allegados.

-Ciro Pertossi (22): Nació el 8 de mayo de 2000. Es uno de los rugbiers a quien la Justicia le atribuye mayor responsabilidad en el crimen, ya que fue reconocido por al menos tres testigos «como el sujeto que le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara, y pecho». Imágenes aportadas a la causa lo muestran «chuparse los dedos» con sangre cuando es interceptado por personal policial. Además fue quien, casi una hora y media después del ataque, escribió en el grupo de WhatsApp que compartía con el resto del grupo: «Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie». Es hermano de Luciano Pertossi y primo de Lucas Pertossi, otros dos acusados.

-Lucas Pertossi (23): Nació el 25 de febrero de 1999, es el mayor del grupo. La fiscalía determinó que filmó con su iPhone la secuencia del ataque, desde que fueron expulsados del boliche hasta que él mismo dejó de grabar la golpiza para agredir a un amigo de Fernando. Diez minutos después del ataque, envió un audio al resto de los rugbiers: «Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia… caducó».

-Luciano Pertossi (21): Nació el 29 de enero de 2001. Fue reconocido por testigos como uno los agresores de Fernando. En las filmaciones se ve cuando participa de la golpiza a Fernando.

-Matías Benicelli (23): Nació el 5 de noviembre de 1999. Fue quien abrió la puerta a la policía a las 10.30 del 18 de enero de 2020, cuando se ordenó la aprehensión del grupo en la casa que alquilaba en Villa Gesell. Un testigo lo ubicó como «agresor directo» de Fernando, al menos otro lo situó «agrediendo también a un amigo» y un restante lo identificó como quien le gritaba a Fernando «a ver si volvés a pegar, negro de mierda».

-Enzo Comelli (22): Nació el 25 de febrero de 2000. Al ser detenido presentaba un «hematoma sobre el labio inferior» y, según la fiscalía, «premeditadamente» agredió a Fernando «junto con los restantes imputados, previo repartirse roles para agredir físicamente a la víctima y posteriormente matarla».

La fiscalía estableció que fue quien «le propina en la secuencia fílmica golpes a otros sujetos masculinos que se encuentran en el piso y luego observa de cerca la golpiza que recibe la víctima».

-Blas Cinalli (21): Nació el 18 de abril de 2001, y, según la imputación, «existen sendos elementos probatorios» para atribuirle «una participación criminal esencial en la comisión del hecho» y como «agresor directo de Fernando». En el requerimiento para la elevación a juicio se constató que «golpea a unos sujetos que se encuentran en el piso».

-Ayrton Viollaz (23): Nació el 9 de mayo de 1999. Es el único del grupo que no tenía teléfono celular y la fiscalía entendió que «todas la probanzas valoradas» lo «ubican claramente junto a Fernando pudiendo quizás tratarse de un agresor directo». «Se lo observa cerca de todo lo sucedido», indicó el informe final de la fiscal.

En tanto, los tres sobreseídos en la causa son:

-Alejo Milanesi (21): Nació el 6 de enero de 2001. Fue detenido junto al resto de sus amigos, pero recuperó la libertad por falta de mérito. En el documento donde se solicita la elevación a juicio indica que «se halla en una zona más alejada del altercado».

-Juan Pedro Guarino (22): Nació el 29 de noviembre de 2000. Es hijo de un reconocido pediatra de Campana. Fue apresado junto a los otros rugbiers, pero fue excarcelado por falta de mérito.

-Pablo Ventura (23): El joven remero de Zárate estuvo detenido tres días luego de ser señalado por uno de los acusados como uno de los que agredieron a Fernando. En todo momento, Ventura y su familia aseguraron que la noche del crimen no estaba en Villa Gesell sino cenando con sus padres en Zárate. La policía lo detuvo en esa ciudad y lo trasladó a Villa Gesell, donde finalmente fue liberado y sobreseído.

«Caducó», «no se cuenta nada de esto a nadie»: los audios de los rugbiers tras el crimen de Fernando

A continuación, la transcripción de los audios y mensajes que los rugbiers se enviaban al grupo «losdeboca3», creado durante las vacaciones, momentos después del crimen, la madrugada del 18 de enero pasado.

«Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la Policía, llamaron a la ambulancia… caducó». El audio corresponde a Lucas Pertossi y fue enviado a ese grupo a las 4.55 de la madrugada del 18 de enero de 2020.

«Estoy buscando a este Ciro es pajero… Me dice vení al mercado que pasamos siempre, estoy en el mercado a la vuelta del hotel y no están, amigo… es más lolo este Ciro». Este mensaje también pertenece a Lucas Pertossi y fue enviado instantes después del anterior.

«Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie», se escucha decir en este audio enviado al grupo a las 6.06 de esa madrugada por Ciro Pertossi.

El Argentino

«Nos sacaron todos los patovicas, los cagamos a palos mal, mal, nos agarraron todos del cuello, nos sacaron a todos para afuera nos agarraron la Policía y Gendarmería, ganamos igual». El audio es de Blas Cinalli, quien le relata a otro joven lo que sucedió la madrugada de 18 de enero en la puerta de Le Brique.

En el expediente, a partir de diversas pruebas fílmicas y testimoniales, quedó registrado además que Máximo Thomsen y Lucas Pertossi fueron a comer hamburguesas a un local de comidas rápidas tras el ataque, lo que según el requerimiento de la Justicia fue «una coartada para desvincularse del hecho».

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Lago Escondido: manifestante terminó con «fractura de costilla y edema»

Fue tras las agresiones de peones de Joe Lewis.

Publicado hace

#

Joel Sverdlik, responsable del frente de abogados de La Cámpora San Isidro y participante de la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido, denunció hoy que tiene una fractura de costilla con desplazamiento y un edema en la rodilla producto de las agresiones que recibió por parte de «la patota de Joe Lewis», el magnate británico, y criticó la atención médica recibida en la Patagonia, donde los médicos «dijeron que era algo menor».

«Fuimos al portón (de la propiedad de Lewis) desarmados, con la idea de salir y fuimos increpados por la patota de Lewis, con Pablo Puchi a la cabeza y personas que nos vinieron a agredir de forma sistemática. Tenían cuchillos, perros, piedras, palos, caballos, estábamos totalmente indefensos», indicó Sverdlik en diálogo con Télam.

Nueve manifestantes y una fotoperiodista fueron retenidos el miércoles pasado durante dos horas y agredidos por peones rurales que responden al magnate británico Joe Lewis, en un incidente producido durante la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido.

La agresión denunciada ocurrió cuando los manifestantes intentaron ingresar al Camino del Tacuifí, uno de los accesos al Lago Escondido, prohibido para el tránsito público y quedó registrada en un video, donde Sverdlik se reconoció como aquel que tiene «la remera de Argentina».

«Cuando salgo para buscar refugio en unos arboles, me persiguen, tiran fustazos, me tiran de la mochila y me pechea un caballo. Me caigo y me patean entre cinco personas, me pisa un caballo y me remata una patada de una persona con una remera blanca y un pantalón naranja», detalló.

El dirigente afirmó que estos golpes le produjeron «contusiones» y la patada en la cabeza «me dejo chichón y un hematoma».

«En el cuerpo tengo un fustazo, lo más grave es un edema en la rodilla por la patada del caballo y una fractura en la costilla con desplazamiento producto de la patada de la persona que se ve en el video», subrayó.

Además, Sverdlik denunció que «esto surge de la tomografía que me hicieron en Buenos Aires, porque tanto en El Foyel como en el hospital de El Bolsón no detectaron absolutamente nada. Los médicos dijeron que no teníamos nada, que era algo menor y nos venimos a encontrar con que el cuadro es muchísimo más grave de lo que pronosticaron», aseveró.

Seguir leyendo

Las más leídas