fbpx
Conectate con El Argentino

Análisis

Humedales, una ley del pueblo y para el mundo

Por Leonardo Grosso.

Publicado hace

#

Por Leonardo Grosso

Proteger los humedales es fundamentalmente cuidar el agua, el mayor y más escaso bien natural. Se trata de lugares donde hay grandes reservas de agua dulce, en los que se reproduce la mayor parte de la flora y la fauna autóctona, creando ecosistemas que regulan la vida animal y humana.

Cuando funcionan adecuadamente, evitan que haya inundaciones y sequías, pero cuando el ser humano hace un mal uso, suceden los incendios que vemos desde hace años en el Delta del Paraná con consecuencias irreparables para el ambiente.

¿Por qué se queman las islas del Delta de Paraná?

El mayor factor está vinculado a la especulación económica de distinto tipo: proyectos inmobiliarios -grandes barrios cerrados de lujo-, deforestación, pastoreo para ganado.

En pocas palabras: cambio de uso del suelo y destrucción del ambiente natural con el objetivo de generar ingresos de unos pocos vivos.

¿Cómo llevan a cabo estas prácticas?

Desarrollando terraplenes que impiden el paso natural del agua, haciendo canales artificiales para desviar el curso del agua y prendiendo fuego para el rebrote de pasturas. Por eso, este jueves vamos a reunirnos en plenario las comisiones de Recursos Naturales, la de Presupuesto y de Agricultura para debatir en conjunto el proyecto de protección de los humedales argentinos.

Un proyecto de ley de vanguardia y novedoso que llevamos adelante con un gran consenso legislativo y social. Es el resultado de los aportes realizados por diputados y diputadas, universidades de todo el país, científicos y especialistas de todo el mundo y cientos de organizaciones socioambientales.

La Convención sobre los Humedales emitió en 2018 un informe en el que alerta sobre el daño que se está produciendo: “Los humedales continentales y costeros a escala mundial cubren más de 12,1 millones de km², una superficie mayor que la de Canadá, con un 54% inundado de forma permanente y un 46% inundado de manera estacional. Sin embargo, los humedales naturales están disminuyendo a largo plazo en todo el mundo: entre 1970 y 2015, tanto los humedales continentales como los marinos y costeros disminuyeron en aproximadamente un 35%, una tasa tres veces superior a la de pérdida de bosques. Por el contrario, los humedales artificiales, en su mayoría arrozales y embalses, casi se duplicaron durante este período, aunque sin compensar la pérdida de los naturales”.

En 2021 la Organización de Naciones Unidas alertó sobre los graves efectos que produjeron las quemas en el Delta del Paraná y pidió la conservación y la sanción de una ley que promueva la conservación y protección de los humedales en Argentina.

En nuestro país, se calcula que ocupan el 21% del territorio. Su cuidado es imperioso y urgente: entre 2020 y 2021 se quemaron más de 700 mil hectáreas de humedales en la zona de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires. La recuperación de esto espacios es lenta y gradual porque el tiempo de recomposición de la flora y la fauna -según especialistas- supera los 25 o 30 años.

El proyecto que vamos a tratar es una gran deuda que tenemos porque hace más de 10 años que se viene debatiendo y es cajoneada por el poder de grandes lobbies económicos. Sus artículos, sus alcances y sus objetivos son conocidos por todos los diputados y las diputadas.

Comprendamos, todos y todas, la importancia que tienen los humedales, asumamos el compromiso con nuestro país y con nuestro planeta, seamos pioneros y construyamos un futuro mejor con perspectiva ambiental.Leonardo Grosso es diputado nacional. Autor del proyecto y presidente de la Comisión de Recursos Naturales.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Análisis

El otro triunfo de Argentina, 1985

Por Víctor Bassuk

Publicado hace

#

Por Víctor Bassuk

La película Argentina, 1985 viene recibiendo buenas críticas, ovaciones en festivales y se perfila para conformar una de esas que cada uno guarda en el Top 100 de sus afectos. Durante la semana de estreno, 1 de cada 2 espectadores la eligieron ¿Cómo puede ser?

Si las grandes cadenas multinacionales de salas se negaron a darle pantalla, ya que Amazon Prime (socio en la producción de esta película) la iba a pasar en su plataforma en solo 3 semanas. Es decir, si la película es un éxito, como todo lo augura, las salas iban a dejar de ganar mucho dinero. Resalto “dejar de ganar” ya que, de ningún modo el esquema comercial de las películas podía representar pérdida para los dueños de salas.

La consecuencia sorpresiva de este conflicto fue que las salas independientes y la cadena Atlas cuyos dueños son de acá, salieron en apoyo de esta película nacional y sumaron inmediatamente 230 salas en todo el país por fuera de los circuitos de las grandes multisalas extranjeras.

El resultado es que el público llenó todas y cada una de las butacas de las salas donde se proyecta Argentina, 1985.

Este logro arrasa con algunos mitos instalados en el negocio del cine como que solo existe lo que se exhibe en los puntos de venta hegemónicos, porque la gente va a consumir pochoclos y gaseosas y, de paso, ven una película. 

Una dichosa sorpresa fue el discurso que pronunció el director de Argentina, 1985 en el estreno. Un cineasta de apellido que difícilmente podemos vincular a los intereses populares, asociado con una productora emblema del cine hollywoodense, pidió por la sanción de una ley que prorrogue los fondos que van a sostener nuestras expresiones culturales mas independientes. Contra toda profecía, parece que algo admirable está sucediendo en nuestro país.

La película rescata la figura de Strassera y Moreno Ocampo. El sector cinematográfico rescata la valentía de nuestros exhibidores locales. Hoy, el cine y los espectadores argentinos, como Sergio Chiquito Romero en el 2014 frente a Holanda, nos convertimos en héroes.

Seguir leyendo

Las más leídas