fbpx
Conectate con El Argentino

Sociedad

Luana festejó sus 15 años: la primera niña trans del mundo en acceder a su DNI con identidad autopercibida

Este festejo «es un acto revolucionario», destacó su madre, la activista Gabriela Mansilla, de Infancias Libres.

Publicado hace

#

Por Agustina Ramos

Luana, la adolescente que a sus 6 años se convirtió en la primera niña trans del mundo en acceder a su identidad autopercibida obteniendo su DNI sin judicializar el trámite, y su hermano mellizo Elías, festejaron la noche del viernes sus 15 años en Amérika, la disco emblemática para la comunidad LGBTIQ+, en una fiesta que significó «un acto revolucionario», donde el colectivo travesti trans pudo conmemorar que «por fin una niña travesti puede celebrar en tiempo y forma» esa edad.

 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

«Creo que es un momento colectivo y sumamente hermoso para muchas de nosotras, en comunidad. Pero conscientes de que por fin una niña travesti puede celebrar en tiempo y en forma sus 15 años», dijo la activista travesti Marlene Wayar, una de las «tías travas» de Luana, junto a la artista Susy Shock.

En el enorme salón de Amérika, ubicado en el barrio porteño de Almagro, con un escenario que recibió shows drag queens y música, quienes participaron del cumpleaños de «Lulu», como la llaman cariñosamente familiares y amistades, remarcaron que la fiesta era un hecho «revolucionario» y «político» para el colectivo travesti trans.

«Es una manera de celebrar a esta niña que ha llegado a esta edad luchándola, resistiendo, siendo quien es«, dijo la activista y madre de la adolescente, Gabriela Mansilla, fundadora de la asociación civil Infancias Libres.

 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

En 2013, a un año de la aprobación de la Ley de Identidad de Género, Luana se convirtió, a sus 6 años, en la primera niña trans del mundo en recibir un Documento Nacional de Identidad conforme a su identidad de género, sin la necesidad de judicializar el trámite.

Para Mansilla, este festejo es «un acto revolucionario» porque «generalmente se las excluye, se las maltrata, se las discrimina, se las echa a la calle. Y acá hay una adolescente trans que desde niña está siendo abrazada».

Luana bailó por momentos pero principalmente estuvo rodeada de sus amigas y al inicio de la celebración dejó un mensaje que se leyó desde el escenario.

 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

«Sueño que el mundo nos respete, que travesti no sea un insulto, que les niñes trans tengamos poderes como volar y ser invisibles. Yo quiero esos poderes para defenderme de quienes me agreden porque deseo un mundo mejor donde no haya que crecer porque eso me preocupa. Quiero seguir siendo pequeña«, expresó en un texto que está publicado en el libro «Un mundo donde quepan todes», de Gabriela Mansilla y editado este año por Chirimbote.

Luego de una recepción en el vip del boliche, los invitados cruzaron al salón de baile y el escenario se llenó de música, shows y de la presencia de Lulú.

Desde la tarima, la artista Susy Shock presentó a las dos personas que en su cumpleaños convocaron a más de 300 asistentes. «Si bien la mayoría sabe de la tenaz historia de ‘Lulú’, es imposible pensarla a ella sin Elías. Fue el primero que entendió y abrazó lo que Luana necesitaba y quería para sí», dijo.

Y, resaltó que «ese niño hizo antes que nadie algo que finalmente no es tan difícil, ni necesita tanta ciencia, que es poner el corazón para reconocernos».

Sobre Luana, la artista destacó su lazo con las que abrieron caminos igualitarios y ya no están: «Ese hilo magenta que la une con tantas que cambiaron este país, que hoy no están y merecerían estar en esta fiesta, porque son las que pelearon desde sus cuerpos y sus pasiones para que quienes vengan pisen un suelo mejor con menos violencia y con más oportunidades».

 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

Una celebración colectiva

Cada participante valoró que la celebración fue gestada de manera colectiva y que reinó el amor en todo momento.

Amérika puso el lugar; una familia hizo 450 empanadas y otras delicias; la productora de contenidos Mu Trinchera se encargó de las fotos y el video; la Fundación Igualdad, del catering; Patricia Terán y Ana Torrejón se hicieron cargo de la vestimenta y la asociación Infancias Libres de la organización: todo un trabajo en equipo.

Luana y Elías eligieron qué querían lucir en su noche: ella, un vestido rosa corto, campera de cuero negra, zapatillas y una tiara a tono. Él, remera a rayas junto a un pantalón de vestir y saco negro.

«Para mí es un placer poder haber hecho el vestido porque esto es histórico», dijo Patricia Terán, la realizadora del vestuario de Luana junto a Ana Torrejón, directora de la revista de moda L’Officiel Argentina.

Terán le ofreció a Luana el vestido como regalo y su hija junto a sus nietas organizaron una colecta para comprar sus zapatillas.

El mítico Amerika, acompañando al movimiento LGBTIQ+

Sobre el espacio donde se desplegó la celebración, el activista y presidente de la fundación Igualdad, Pedro Paradiso Sottile, subrayó que «no es casual que hoy Lulú festeje sus 15 acá», dado que la discoteca «siempre fue acompañando a todo el movimiento LGBTIQ+».

Primero «Experiment», luego «Búnker» y finalmente «Amérika» fueron los nombres del boliche que desde 1983 abrió sus puertas a la diversidad sexual y a la sociedad en su conjunto.

«Creo que Amérika fue la apertura total. Uno con el tiempo, después, se da cuenta de que abrimos un camino. Abrimos las puertas a las chicas trans cuando no tenían cabida en ningún lado. A partir de ahí fuimos abriendo y abriendo», dijo a Télam Osvaldo de Riso, dueño de la disco, y desde un balcón del establecimiento, mientras veía a los invitados bailar, señaló que estaba «muy orgulloso» de que se celebre allí la fiesta de 15 años.

 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

Para referentes travestis trans que asistieron, esta celebración es una manera, también, de celebrar al colectivo.

«Los 15 tienen una reivindicación política porque muchas de nosotras no pudimos tenerlos. Yo vengo de Salta y siempre soñé mis 15 años con ilusiones, fantasías, deseos, que no se realizaron porque viví un momento de mi vida en el cual estaban marcados unos parámetros de una sociedad totalmente diferente», compartió la activista marrona Daniela Ruiz. Y definió la fiesta de cumpleaños como «un gesto de amorosidad».

El Argentino
 Foto Camila Godoy
/ Foto Camila Godoy

«Yo tengo 35 años. Ya en mi generación no era pensado (hacer un 15), imaginate las que son más grandes. Esto es una batalla ganada, es el triunfo del poder ser. Poder colaborar en que Luana tenga esta fiesta es un gran acto de amor«, consideró la cantante trans Sofía Dieguez, quien hizo un show de cumbia y además elaboró los souvenirs, unos prendedores con forma de mariposa.

La idea de festejar el cumpleaños la tuvo Gabriela Mansilla durante la Marcha contra los Travesticidios, Tranfemicidios y Transhomicidios del 28 de junio del 2021. Para el activista Say Sacayán, el evento fue «extraordinario» porque «no siempre se festejan los cumpleaños de las travestis», sino que, por lo general, el colectivo travesti trans se reúne en ocasiones «feas, que tienen que ver con el dolor, la muerte, el pedido de Justicia».

«Venimos de pasar la tarde en la Casa de Mendoza por el crimen de la compañera Melody Barrera y porque también comenzaba el juicio de Cynthia Moreira. Que haya una niña travesti que festeje sus 15 años significa que estamos empezando a hacer un poco de Justicia también», expresó.

«Somos una generación que nunca pensamos que lo que soñamos lo íbamos a vivir y eso sucedió. Hoy tenemos infancias y juventudes trans que nos depositan nuevos desafíos. No tiene que pasar nada de lo que pasamos nosotras. Tienen que tener derecho a la alegría: es una revancha», concluyó Susy Shock.

Seguir leyendo
El Argentino
1 Comentario

1 Comentario

  1. maria.lopez

    11.09.2022 at 14:39

    FELIZ.CUMPLEAÑOS.LUANA!!!GRACIAS.POR.LA.LUCHA.DE.TU.MADRE!!!

Deja un comentario

Argentina

Asesinato de Blas Correas: desmienten versión policial

Dos jóvenes que declararon como testigos desmintieron la versión policial sobre un supuesto intento de robo por parte de Blas y sus amigos.

Publicado hace

#

Dos jóvenes que declararon hoy en el juicio por jurados por el crimen de Blas Correas (17), el adolescente asesinado durante un control policial en la ciudad de Córdoba en agosto del 2020, admitieron que esa madrugada se movilizaban en una moto y tuvieron un «incidente de tránsito» con el automóvil en el que se trasladaba la víctima con sus amigos, aunque rechazaron la versión policial sobre un intento de robo.

Se trata de Jorge Bazán (24) y de Leandro Maldonado (26), quienes declararon hoy como testigos en la novena audiencia del debate y explicaron lo sucedido la madrugada del 6 de agosto del 2020 en la rotonda del barrio Las Flores, donde -según dijeron- mantuvieron un altercado por una “maniobra peligrosa” realizada por el Fiat Argo blanco.

Ese vehículo era conducido por Juan Cruz Camerano Echavarría, quien estaba acompañado por Cristóbal Bocco Camerano, Mateo Natali, Camila Toci y Blas Correas.

El conductor de la moto, Bazán, explicó al jurado popular que del automóvil habían realizado una “maniobra peligrosa» en la cual lo «encerraron», por lo que decidió detenerse en el control policial que había a pocos metros de la rotonda y le dijo a dos policías que había tenido un «problema con los del auto», que no sabía «si están borrachos», tras lo cual continuó su camino.

«Nunca dije que me querían robar ni que estuvieran armados, porque eso no ocurrió”, dijo Bazán, refutando de esa manera la versión oficial de los policías.

Es que en ese puesto de control, mediante radiofrecuencia policial, el oficial ayudante Ezequiel Vélez y el cabo Leandro Quevedo alertaron a los distintos puestos de control cercanos para interceptar el Fiat Argo blanco porque unos motociclistas habían denunciado un intento de robo.

A partir de ese falso alerta, en otro puesto de control cercano, se trató de detener el vehículo en el que se movilizaban Blas y sus amigos, quienes no se detuvieron y recibieron una balacera por parte de los efectivos Lucas Damián Gómez (37) y Javier Catriel Alarcón (33).

Por su parte, Maldonado, en su testimonio, reafirmó los dichos de Bazán.

Posteriormente declaró Erick Pablo Rosell Pezo (47), quien pretendió beneficiar la situación de los policías imputados y terminó con un pedido de la fiscalía para que se lo investigue por faso testimonio.

Es que Rosell Pezo, comerciante de origen peruano, relató que en zona de la Plaza de las Américas vio que el Fiat Argo aceleró y vio “algo suspendido en el aire que luego cae”, aunque dijo que desconocía de qué se trataba el objeto.

La versión que hoy expuso el testigo corresponde a su segunda declaración en la instrucción de la causa, ya que en la primera había manifestado que no había visto nada que tiraran del auto ocupado por los adolescentes, y durante su testimonio de hoy repitió varias veces su “empatía” por los policías.

De acuerdo a la pieza procesal de elevación a juicio, la declaración de Rosell Pezo “pretendía favorecer la situación procesal de los imputados Gómez y Alarcón”, los que dispararon el automóvil con los chicos, plantando un arma como “coartada que justificara el accionar policial”.

La Fiscalía solicitó que el testigo sea detenido y remitan las actuaciones a la Fiscalía de turno para que sea investigado por “falso testimonio”, pedido que los miembros del tribunal técnico rechazaron por unanimidad, no obstante aclararon que queda diferida la resolución del planteo.

Concluido con los tres testimonios la audiencia pasó a cuarto intermedio para el martes próximo a las 9, para continuar con la recepción de pruebas testimoniales.

El hecho ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020, cuando Blas Correas se hallaba en el Fiat Argo junto a sus cuatro amigos y, cuando circulaban por el barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa, evadieron un control policial porque el conductor se asustó al ver que uno de los policías había desenfundado un arma.

Dos efectivos dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Blas, quien murió.

Por el homicidio se encuentran acusados el cabo 1° Lucas Damián Gómez (37) que, según la fiscalía, efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, y el cabo 1° Javier Catriel Alarcón (33), quien disparó en dos oportunidades.

Ambos llegaron al juicio como «coautores de homicidio calificado por haber sido cometido en abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos».

En tanto, los restantes acusados, todos policías, son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguillo, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica.

Los cargos que enfrentan son de «falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público», ya que se les imputa, entre otras cosas, haber «plantado» un arma para simular un enfrentamiento con los chicos.

El Argentino

Seguir leyendo

Las más leídas