fbpx
Conectate con El Argentino

Edición impresa

El día de la bandera o el día del arquero

Entre dimes y diretes se hamacan, en torno a gustos conveniencias y arbitrariedades, las nociones patrias y sus cordialidades.

Publicado hace

#

El-Argentino-Manu Campi

Por Manu Campi | @manucampimaier

—Morabito —dijo en seco mientras apoyaba el baúl en el suelo delante del mostrador. Un mozalbete que no llegaba a los veinte años, vestido de impoluto prefecto, lo miró fijamente y, con voz socarrona e impaciente, volvió a pedir por su nombre.

—¿O acaso es ese su nombre?

Antonio Morabito sacó una libreta prácticamente ilegible del bolsillo interno de un saco ya ancho, ya famélico, de treinta y ocho días dentro de ese hotel de mala muerte que, a fuerza de vapor, cruzó el Atlántico. Apoyó la libreta sin quitarle la vista a esa especie de mesa de entradas que recibían, buque a buque, las primeras oleadas italianas.

Al espectro visible que percibe el ojo humano, sobre su entorno más próximo, Antonio lo dominaba por completo. Firmaba sin prestar atención a la hoja; podía caminar kilómetros sin jamás pisar una baldosa floja o mierda; se vestía sin siquiera mirar las medias, o las camisas, y mucho menos al momento de anudarse la corbata.

Antonio Morabito, miraba siempre hacia adelante. Un amigo, un familiar cercano, o un compañero de las primeras pensiones de Balvanera, cree que le escucho decir en algún impreciso momento, así, como al pasar: “Es importante tener la boina bien puesta”. Sus escasos biógrafos se han perdido en el tiempo supusieron, en base a aquel y único dudoso testimonio, que aquel era un mínimo momento en el que Antonio reparaba en cercanas acciones.

La historia se encapricha con el calabrés de Vazzano, lo pierde de vista y de toda posibilidad cronológica. La oralidad ribereña encuentra en narradores alejados de los hechos un sinfín de supuestos.

Hay quienes lo ubican sobrino lejano de Errico Ferrer en la primera huelga de los panaderos; otros como mozo de una cantina del centro. Sin embargo, entre tantos esquivos históricos, como si su nombre estuviese hecho para no ser jamás nombrado o leído, hay una certeza: Antonio Morabito era arquero.

Su destreza con las manos lo estrechan con la masa de aquellas panaderías anarquistas de principios del siglo pasado; esa manera de mirar el mundo que lo alejaron de su propia periferia lo estrechan al ‘nueve’ en el área contraria sin jugar jamás ni con sus centrales, ni con sus laterales. En los archivos perdidos de la opinión pública, las voces vivas inmortalizaron su nombre sobre los tablones de madera del Club Ferrocarril Roca o Defensores Unidos, pero no se sabe.

Las mismas voces lo ponen bajo una parra en San Cristóbal dándole consejos un prematuro Amadeo Carrizo. Pudo estar en el mundial de Italia ’34 en el combinado amateur que presentó el país a causa de la histórica huelga del futbol profesional masculino, pero no fue así.

Si bien la efeméride respecto al día del arquero en argentina, corresponde al nacimiento del gran Amadeo –12.6–, la reflexión recoge el guante tribunero de figuras excluyentes bajo los tres palos, bastante tiempo atrás, sobre personajes como el entrañable Morabito, del cual se sabe muy poco, por no decir prácticamente nada. Y así como la bandera se enarboló un 27 de febrero de 1812, en Villa del Rosario y no un 20 de junio–, adjudicarle a los arqueros cualquier día, termine por resultar de lo más sensato.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Edición impresa

Tres policías de la Ciudad imputados por la fuga de doble homicida

“El Chuma” logró pasar la frontera, mientras era buscado por Interpol, hasta que el 2 de junio fue capturado y un día después escapó de manera más que sospechosa del anexo de la Comisaría Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad de la calle San José al 1200 de Constitución.

Publicado hace

#

Por Néstor Llido

Tras la sospechosa fuga de un preso de nacionalidad chilena de una comisaría del barrio de Constitución, la familia de las víctimas del doble crimen del que se acusa a este sujeto impulsará una causa penal contra la Policía de la Ciudad.

Ante la evasión de Miguel Alejandro Vega Pérez (de29 años y apodado “El Chuma”), tras cambiar sus ropas y hacerse pasar por otro detenido según la versión oficial, se sospecha que hubo un pago de “coimas” para permitir que se escape este asesino, que mató a un joven y a su pequeña hija en Chile, en el pasado mes de enero.

“El Chuma” logró pasar la frontera, mientras era buscado por Interpol, hasta que el 2 de junio fue capturado y un día después escapó de manera más que sospechosa del anexo de la Comisaría Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad de la calle San José al 1200 de Constitución.

Al conocerse la fuga de Vega Pérez, los familiares de las víctimas del doble crimen por el que se lo buscaban denunciaron “es algo muy extraño lo que pasó y creemos que les pagaron a los policías”.

Sin dudas descreen que se haya escapado, al aprovechar la excarcelación de otro preso, haciéndose pasar por él y vistiendo sus ropas, al igual que la fiscal Andrea Scanga, quien imputó a tres efectivos de la fuerza de seguridad porteño por la sospechosa evasión.

En tal sentido, Susana Ite (madre y abuela de las víctimas del doble crimen en Chile) adelantó que, mediante su abogada, están preparando la demanda contra la Policía de la Ciudad, al considerar que hubo corrupción, que se abonó una “coima” para permitir que escapara y luego se montó un relato sobre la forma en que habría huido.

Seguir leyendo

Las más leídas