fbpx
Conectate con El Argentino

CABA

«Escuelas en lucha porque Larreta no escucha»

Luego de que se levante la toma, estudiantes, docentes y familias del Mariano Acosta realizaron un abrazo simbólico contra la persecución política.

Publicado hace

#

Estudiantes, docentes y familias de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas «Mariano Acosta» de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) realizaron este miércoles un abrazo simbólico al establecimiento en repudio a la «persecución política» del gobierno porteño a la comunidad educativa de la institución, luego de levantar la toma que los y las alumnas sostenían desde el viernes.

«Basta de perseguirnos políticamente»; «Escuelas en lucha porque (Horacio) Larreta no escucha»; «Con hambre no podemos estudiar»; «No a las Acap», fueron algunas de las consignas expresadas en carteles y banderas en la fachada de la institución.

Con un abrazo simbólico y discursos de estudiantes, familiares y directivos, la comunidad educativa del Mariano Acosta repudió enérgicamente que en las últimas horas varios padres y madres de estudiantes que realizaron tomas de colegios fueron notificados por la Policía de la Ciudad, en sus domicilios, tras las denuncias presentadas por las autoridades porteñas.

«Se está actuando muy violentamente desde el Gobierno de la Ciudad, persiguiendo a nuestros papás cuando claramente no son quienes están tomando los colegios, somos nosotros, el estudiantado, que decidimos alzar la voz«, aseveró Isabella Spatola, coordinadora del centro de estudiantes del Mariano Acosta.

Respecto a las medidas de lucha en reclamo de más viandas, mejores condiciones edilicias y en contra de las de las prácticas laborales obligatorias y no rentadas, Spatola indicó que la toma de la institución finalizó «ayer a las 7 de la mañana» pero que, pese a «la persecución y las amenazas», seguirán reclamando por sus derechos y por ser escuchados, mediante asambleas permanentes y otras medidas.

«Pretendían frenarnos con esto, pero nos dieron más fuerza», sostuvo la joven, y repudió el tratamiento de algunos medios de comunicación, que «están saliendo a atacarnos con cosas personales, inventando algunas, y se olvidan que somos menores de edad».

Abrazo Mariano Acosta.

«Es una forma de querer meternos miedo pero vamos a seguir luchando por todos los derechos para el bienestar de los pibes, no sólo del Acosta, sino de todos los colegios públicos», expresó.

«Podrán cortarnos la luz, el gas, el agua o perseguirnos pero no podrán parar un movimiento estudiantil y una comunidad educativa«, dijo por su parte Carla Andrade, presidenta del Centro de Estudiantes del colegio Mariano Acosta.

Y apuntó: «Cuantas veces vimos robos y situaciones de inseguridad en la esquina de nuestra escuela, y cuando nos preguntamos dónde está la policía en esos casos nos encontramos que está en nuestras casas notificando a nuestros padres».

Entre los aplausos y el aliento de la comunidad educativa hoy presente, las representantes del Centro de Estudiantes del Acosta aseguraron que la falta de diálogo y la violencia se responde «con discusión política y con ideas, con la posibilidad de soñar».

«Quieren proscribir los sueños de las y los pibes a una educación más inclusiva y de mayor calidad», concluyeron.

Por su parte, Mariana Ruibal, presidenta de la cooperadora del Mariano Acosta, defendió «completamente» la medida de lucha llevada adelante por los y las estudiantes de esta institución y consideró «criminal y abusiva» la respuesta del gobierno de CABA frente a «las tomas de colegios, en las que reclaman cosas totalmente justas».

Asimismo, aseguró que frente al «amedrentamiento», la comunidad educativa responde «con políticas democráticas y con una comunidad unida».

«Acá hay espalda y una red que se va a bancar a todos los que quieran pelear por una educación justa y libre. Cuando toquen a un solo padre o estudiante no lo vamos a permitir», manifestó el vicerrector del Acosta, Julio Pasquarelli, con el apoyo del estudiantado.

«La escuela pública, no solo el Acosta, está siendo saboteada, denigrada sistemáticamente por personas que consideran que lo público debería desaparecer«, dijo el vicerrector de esta institución pública que, resaltó, «se destaca en Argentina y el mundo, gana concursos y olimpiadas».

«Buscan el disciplinamiento a través de amenazas, sanciones y actos mafiosos, pero lo que sucedió fue al revés, estudiantes y docentes se volvieron más fuertes», concluyó Pasquarelli, quien denunció haber recibido amenazas de muerte anónimas en su auto.»Me podrán amenazar las veces que quieran, no voy a claudicar en lo que considero», aseveró.

Durante el abrazo simbólico estuvieron presentes las legisladoras porteñas por el Frente de Todos Maru Bielli y Lucía Cámpora, y Gabriel Solano, Amanda Martin y Alejandrina Barry del Frente de Izquierda, como así también organizaciones sociales y de derechos humanos que acompañaron la jornada de reclamo.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

CABA

«Quiero saber cómo llegó mi hijo a ese lugar», pidió el padre del menor baleado

«Quiero saber cómo llegó mi hijo a ese lugar», se preguntó esta mañana Laurentino, padre del adolescente -del que se reserva su nombre por ser menor de edad-, en la puerta del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, ubicado en el barrio porteño de Palermo.

Publicado hace

#

El padre del adolescente de 14 años que fue hallado con un disparo en la cabeza junto a las vías del ferrocarril Belgrano Norte, en el barrio porteño de Palermo, pidió saber de qué manera su hijo llegó a ese sitio, y si bien los investigadores aún intentan determinar si fue víctima de un delito o si intentó suicidarse, el ministro de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro descartó la hipótesis de una tentativa de secuestro extorsivo.

«Quiero saber cómo llegó mi hijo a ese lugar», se preguntó esta mañana Laurentino, padre del adolescente -del que se reserva su nombre por ser menor de edad-, en la puerta del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, ubicado en el barrio porteño de Palermo.

El hombre dijo a la prensa que su hijo fue encontrado con un disparo en la cabeza junto a las vías del ferrocarril Belgrano Norte, a la altura del predio de la empresa de residuos Cliba, en el barrio de Palermo.

Laurentino pidió que si alguna persona vio a su hijo llegar al lugar que por favor se acerque a la Policía para declarar.

«Nos enteramos por un llamado. No sabemos nada más», indicó el hombre, quien agregó que el menor se encuentra internado en coma farmacológico.

Fuentes sanitarias informaron que el adolescente continúa en terapia intensiva, “con sus parámetros clínicos estables”.

“Se prevé que a partir del día martes, pasadas las 48 horas de su intervención quirúrgica, comenzará a despertarse y tomar conciencia, al igual que respirar por sus propios medios. Evoluciona favorablemente”, indicaron las fuentes sobre el estado de salud del paciente.

En tanto, voceros judiciales confirmaron que continúan con la investigación para establecer si el adolescente fue víctima de un delito en el que le dispararon en la cabeza o fue un intento de suicidio.

En el lugar donde fue encontrado, se secuestró un revólver calibre .22 y un teléfono celular, indicaron las fuentes.

«Estamos analizando a la familia, no por si tienen antecedentes, sino a nivel relaciones, entre ellos, estado emocional del chico, etcétera», aseguró un investigador.

De todas formas, el ministro D’Alessandro salió a descartar en declaraciones radiales que hecho está vinculado a un intento de secuestro extorsivo y relativizó el mensaje que recibieron los familiares en el que les exigieron 40 mil pesos de rescate para liberarlo sano y salvo, ya que consideró que pudo haber sido realizado por personas que aprovecharon la desesperación de los padres.

«Lo que se estila ahora (en casos de desaparición de personas) es publicar en redes sociales, digo esto porque en un momento se habló de secuestro, y la verdad que, obviamente si bien no se descarta nada, y acá hay un fiscal que realmente trabaja de forma muy profesional que es Santiago Marquevich, lo que se pudo detectar es que una vez que subieron a redes sociales el mensaje para dar con el paradero del joven, el padre, que había publicado el teléfono, recibe un mensaje solicitando 40.000 pesos para que el chico vuelva a aparecer. Esto es lo que comúnmente se conoce como una estafa», dijo.

El adolescente se encontraba desparecido desde el viernes pasado cuando su familia denunció que no había llegado al colegio Lenguas Vivas de Palermo, donde cursa el primer año de la secundaria, ni había regresado a su hogar.

Según precisaron las fuentes, la familia recibió un mensaje en el que le informaban que se trataba de un secuestro extorsivo y en el cual le solicitaron una suma de dinero como rescate por el menor.

Tras analizar la comunicación, el Departamento Antisecuestros de la Policía Federal Argentina (PFA) y el fiscal Marquevich, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), establecieron que el mensaje se envió desde un celular activado en las cercanías de la cárcel bonaerense de la localidad de Florencio Varela, al sur del conurbano.

Los investigadores intentan determinar si ese mensaje extorsivo fue realizado por internos de algún penal de la zona -las Unidades 23, 24, 32 y 42 del Servicio Penitenciario Bonaerense-, luego de conocerse la difusión de la búsqueda del adolescente por parte de la familia en las redes sociales.

En tanto, ayer a la madrugada el padre del menor recibió un llamado de parte de su hijo quien con vos entrecortada le decía que se encontraba en un «lugar lleno de piedras».

Agentes federales del Departamento Antisecuestros de la PFA analizaron la comunicación y establecieron el lugar donde se encontraba el adolescente.

El fiscal Marquevich se encuentra a la espera de la evolución del menor mientras ordenó una serie de diligencias para establecer si efectivamente fue víctima de un delito.

El Argentino

Seguir leyendo

Las más leídas