fbpx
Conectate con El Argentino

Análisis

El valor terapéutico de La Templanza, una carta sanadora

Esta carta nos habla de transitar procesos orgánicos y necesarios para evolucionar.

Publicado hace

#

Por María Fernanda Garibi

Simboliza la inteligencia humana en su etapa más evolucionada, la misión del ángel de la templanza es equilibrar para mantener la conexión con la vida de manera fluida y auténtica, la energía no se crea ni se pierde, se transforma. Esta carta nos habla de transitar procesos orgánicos y necesarios para evolucionar.

Un manto de piedad, una pausa entre el ruido, el oasis de la naturaleza al salir de la ciudad, la paz que llega después de la muerte, una bocanada de aire antes de sumergirnos en el agua clara y templada para que el cuerpo descanse y el tercer ojo despierte con el fin de estabilizar, integrar y neutralizar las energías bajo la protección sobrenatural del ángel guardián.

La transformación anterior dejó huellas y el rol de este ángel del Tarot es ayudarnos a sanar. Templar es comprender que los extremos se tocan, que no hay grieta si nos entregamos al todo.

El secreto está en el equilibrio, la virtud se halla en el medio, su amuleto es el agua que se vierte de vasija en vasija. Nadie tiene razón porque lo valioso es el intercambio.

Reinará la paciencia y la sobriedad durante el momento de regeneración y oxigenación. El trabajo será tolerar y mantenernos perceptivos, atentos al ritmo de lo que trae dicha vibración. Curar heridas, reunir los elementos dispersos en una armonía común.

La piedra que nos ayudará durante este proceso de templanza será “Angelita”, mineral que representa la paz y la hermandad, es la piedra de la conciencia, en su composición tiene también “Celestina” comprimida durante miles de años y comparte sus propiedades, ha sido utilizada para potenciar la comprensión de situaciones difíciles, profundizando la percepción. Es una piedra llena de compasión. Transmuta el dolor y el desorden en plenitud y sanación abriendo el camino de la inspiración espiritual. Crea un profundo sentimiento de paz y tranquilidad. Es una piedra ideal para la meditación.

Que sea una semana para reconciliarnos, para integrar nuestras contradicciones y expandir esta sabiduría interna en cada reunión, llevemos templanza allí por donde estemos y reinará la paz.

Déjate guiar por la magia del Tarot.

Arte y Tarot. Lecturas terapéuticas

mariafgaribi@gmail.com

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Opinión

Las apelaciones que se vienen

Se espera por el veredicto en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa y más allá de la expectativa que se ha generado, cualquiera sea el fallo del Tribunal, se avecina una batalla judicial con los recursos que interpondrán las partes

Publicado hace

#

Por Néstor Llidó

El clamor popular de Perpetua para Todos se vio reflejado en el pedido de la pena máxima para los ocho acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa que formularon tanto la Fiscalía, como los abogados querellantes. Y tal como se esperaba, en contraposición la defensa de los imputados apuesta a las condenas por un delito que no contemple la figura del homicidio agravado, sino que en manera subsidiaria, lo considere homicidio en riña o preterintencional (sin intención del resultado muerte), al margen de un pronunciamiento alegórico por la absolución.

Resta una semana para que se conozca la decisión de los tres integrantes del Tribunal Oral Criminal Nro. 1 de Dolores, esos que encabezaron 13 audiencias, escucharon a los testigos, observaron una y otra vez los videos del ataque criminal y ahora tienen en sus manos una resolución, destinada a recibir cuestionamientos. Y más allá de que haya perpetuas u otro tipo de penas, hasta menores y que deriven en la excarcelación de algunos de los ocho acusados o que sigan presos, se avecina un largo peregrinar de apelaciones. Sin dudas, arrancará ante la Casación Penal bonaerense, luego la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires y hasta quizás, llegar a la Corte a nivel nacional, agotando todas las instancias posibles.

Cuesta aceptar esa frase de “el hecho no está probado” que lanzó el abogado defensor Hugo Tomei y del análisis de las evidencias también la de “todos mataron” esgrimida por los letrados de la familia Báez Sosa y los dos fiscales. En lo práctico, se observa que varios de los imputados no golpearon, aunque hayan contribuido con su accionar y encubrimiento, además establecer la premeditación como plan homicida es otro de los puntos que entran en seria discusión.

Desde la empatía con Graciela Sosa y Silvino Báez, esos padres que perdieron a su único hijo, ese pibe que estudiaba, desarrollaba tareas solidarias y solo pretendían pasar unos días de vacaciones con sus amigos en Villa Gesell, se da toda una corriente que camina hacia una condena que sirva como ejemplo, que castigue a los autores del ataque. Empero en un debate oral y público, donde se exponen y contraponen las pruebas, hay toda una serie de elementos jurídicos que operan y deben formar parte de los fundamentos de la sentencia, cualquiera sea el veredicto.

No se trata de un Prode, donde apostar a que ocurrirá con el fallo. Y donde si hay perpetua o penas menores, nada hay que festejar como sociedad y si mucho que replantearse. Se trata de cuestiones difíciles de interpretar, como toda aquella que se mueve entre la razón y el sentimiento. Y si sabe que, aunque la mayoría aguarde el fin de este juicio, solo es el principio de las apelaciones que se vienen.

Seguir leyendo

Las más leídas