fbpx
Conectate con El Argentino

DDHH

Acto en memoria de “Sugus” Santillán

Se colocó una señalización en la estación William Morris del ferrocarril San Martín, allí donde en 1999, un gendarme mató de un balazo en la cabeza al joven Ramón “Sugus” Santillán, durante un incidente con hinchas de Boca que volvían de la cancha

Publicado hace

#

En el marco de la campaña de señalización de lugares en los que se registraron episodios de violencia institucional, se instaló una señalización en la estación ferroviaria de la localidad de William Morris, donde el 6 de junio de 1999, asesinaron a Ramón Santillán, un joven de 21 años y apodado “Sugus”, en un operativo represivo contra un grupo de hinchas de Boca Juniors que venían en un tren.

Impulsado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, bajo la consigna Memoria, Verdad y Justicia en homenaje, se concretó el acto de homenaje a “Sugus” Santillán, con la presencia de la madre de la víctima, otros familiares, amigos y vecinos. Por ese caso de gatillo fácil, el cabo de Gendarmería Nacional, Juan Sebastián Acosta, por entonces jefe de personal de una empresa de seguridad privada, solo fue condenado a 10 años de prisión por el delito de “homicidio simple”, en un juicio que recién se desarrolló en 2001.

Ramón Santillán tenía 21 años, era hincha fanático de Boca Juniors y le decían “Sugus” por su parecido físico con el personaje de los caramelos. Estaba de novio, estudiaba, trabajaba y colaboraba con un centro cultural del barrio. Ese 6 de junio de 1999, había ido con un grupo de amigos a ver a su Boca y cuando el tren en el que volvía estaba llegando a la estación William Morris del ferrocarril San Martín, el personal de seguridad comenzó a pegarle a los pasajeros con sus tonfas luego de que se activara el freno de emergencia del tren.

Entonces, cuando intentó defender a un chico que estaba siendo apaleado por uno de los uniformados, identificado como Juan Sebastián Acosta, en medio de un forcejeo y cuando quería escapar del vagón, fue ejecutado de un disparo en la cabeza.

A partir de su asesinato, su madre Lilia Saavedra inició una lucha por la verdad y contra la pretendida impunidad. Esa búsqueda de justicia se transformó en una “causa colectiva” y en un emblema contra la violencia institucional. Hasta que en abril de 2001, tras el juicio, el gendarme Acosta fue condenado a 10 años por homicidio simple, sin considerarse otros agravantes.

Durante la “señalización” por “Sugus” Santillán, participaron funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, como Mariano Przybylski, Emiliano Quinteros y Nicolás Rapetti. También estuvieron presentes de la subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, el director de protección de Derechos, Pablo Giurleo y el director de Políticas contra la Violencia Institucional, Ignacio Álvarez, junto con la directora de Derechos Humanos de Hurlingham, Patricia Danna e integrantes de la asociación Madres en Lucha.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Repatrían uno de los aviones Skyvan de los vuelos de la muerte

En el N190WW volaron sedadas fueron arrojadas con vida por los genocidas las monjas francesas y las Madres de Plaza de Mayo de la Iglesia de la Santa Cruz.

Publicado hace

#

Uno de los aviones Skyvan que pertenecía a la Prefectura durante la dictadura cívico militar genocida comandada por ladrones de bebés fue recuperado por organismos de Derechos Humanos. Se espera que el 24 de marzo esté en el centro clandestino de detención y tortura donde funcionaba la Escuela de Mecánica de la Armada.

El Skyvan fue usado por los genocidas el 14 de diciembre de 1977 para perpetrar la masacre de Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y María Eugenia Ponce de Bianco y las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, víctimas del cobarde de Alfredo Astiz.

Durante la Guerra de Malvinas, el cobarde Alfredo Astiz se rindió en las Islas Georgias sin disparar un tiro

Según reseña Página 12, en la noche del 14 de diciembre de 1977, un avión Skyvan despegó desde el Aeroparque con doce militantes que habían sido secuestrados días antes, trasladados a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), torturados y sedados para ser arrojados vivos al mar.

Cecilia De Vincenti, hija de Azucena motorizó junto con Mabel Careaga el pedido para que el Skyvan vuelva a aterrizar en territorio argentino y quede como una pieza del Museo de la Memoria. Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, las acompañó en el reclamo.

La Santa Cruz

Para diciembre de 1977, las Madres de Plaza de Mayo estaban dedicadas a reunir firmas y dinero para publicar una solicitada en el diario La Nación. El 8 de diciembre, un grupo de tareas se llevó a Esther Ballestrino de Careaga y a María Eugenia Ponce de Bianco junto con otros militantes que participaban de las actividades de la Iglesia de la Santa Cruz en el barrio de San Cristóbal. De allí también secuestraron a Alice Domon, una de las monjas francesas. Hubo también un operativo en el atelier del pintor Remo Berardo y otro en el bar Comet.

La solicitada se publicó el 10 de diciembre de 1977. Ese mismo día, secuestraron a Azucena Villaflor de De Vincenti cuando salió a hacer las compras en Sarandí, donde vivía. A Leonie Duquet fueron a buscarla a Ramos Mejía.

El grupo de la Santa Cruz fue torturado en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), como relataron los sobrevivientes. Los doce de la Santa Cruz fueron “trasladados” el 14 de diciembre de 1977 en un vuelo de la muerte. Gracias a los esfuerzos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se hallaron los restos de las tres Madres, Duquet y Ángela Auad. Los genocidas cobardes se van muriendo sin decir qué hicieron con los cuerpos.

El Skyvan todavía vuela

El Skyvan PA-51, de la Prefectura Naval Argentina, despegó del Aeroparque Jorge Newbery a las 21.30 del 14 de diciembre de 1977. Lo piloteaba Enrique José de Saint Georges. De copilotos estaban Mario Daniel Arru y Alejandro Domingo D’Agostino. El mecánico era David Fernández.

El avión todavía está activo. Hace dos semanas hizo un un vuelo. Actualmente tiene la matrícula N190WW y es propiedad de Win Win Aviation. Según la página web Flight Aware, está estacionado desde el 13 de enero.

Hace casi tres años que Cecilia, Mabel, Héctor Francisetti –marido de Mabel– y Taty empezaron a tener reuniones para pedir que el Skyvan vuelva al país. Se entrevistaron con el presidente Alberto Fernández; fueron al Ministerio de Defensa y al Ministerio de Justicia.

Taty sugirió verlo al ministro de Economía, Sergio Massa, para que dispusiera de los fondos para recomprar el avión. En simultáneo le llevaron la documentación al senador Oscar Parrilli y él a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien pidió que se avanzara con la repatriación.

Seguir leyendo

Las más leídas