fbpx
Conectate con El Argentino

Gremiales

Se lanzó la campaña presidencial de Lula en Argentina

La candidatura de Luiz Inácio Lula da Silva a presidente de Brasil es oficial, estará acompañado por Geraldo Alckmin (ex gobernador del Estado de San Pablo) como candidato a vicepresidente. En Buenos Aires, distintas organizaciones populares se reunieron con el núcleo de campaña del Partido dos Trabalhadores (PT) en Argentina, con Guilherme Boulos y Juliano Medeiros.

Publicado hace

#

En nuestro país se espera convocar a 12 mil brasileñas y brasileños que votarán en las diferentes provincias, de los cuales el 70% son mujeres. Guilherme Boulos, precandidato a diputado federal y Coordinador del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) y del Frente Pueblo Sin Miedo; junto a Juliano Medeiros, presidente del PSOL realizaron una ronda de debate con movimientos sociales y sindicales en la sede del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa) en la que profundizaron acerca de los desafíos de cara a las elecciones y después de ellas. 

El intercambio giró en torno a las posibilidades reales de obtener una victoria electoral y de los desafíos que a partir de allí se abren en una nueva etapa de progresismos en la región. En este sentido las organizaciones compartieron las dificultades que atraviesa Argentina frente al condicionamiento de los organismos internacionales como el FMI y las grandes empresas concentradas que especulan, desatan olas inflacionarias y amenazan con un nuevo proceso devaluatorio, acorralando al gobierno nacional. 

Pensando en el día después de la elección Boulos planteó que “por las características actuales, no basta ganar la elección, por eso el esfuerzo para vencer en la primera vuelta, porque Bolsonaro amenaza diariamente con cuestionar el sistema electoral. En términos ideológico para cohesionar a sus partidarios y en concreto llamó para el 7 de septiembre a una gran movilización de los suyos para denunciar fraude y cuestionar porque sabe que la mayor perspectiva es que sea derrotado”.

“Entonces hay un riesgo real de que ganemos pero que se espere una situación de caos social en Brasil. Es muy difícil que las fuerzas armadas hagan un golpe tradicional pero Bolsonaro tiene sus fuerzas políticas armadas y las moviliza para crear una situación de miedo, de inseguridad, de caos político. Hace pocos días un compañero del PT fue asesinado en su casa durante su cumpleaños, frente a toda su familia, por un bolsonarista porque el tema de la fiesta era Lula. Entonces la violencia política va a tener una escalada”, remarcó.

Durante el encuentro analizaron que “la situación de Bolsonaro es mucho peor de lo que era antes de la pandemia, ha ganado en 2018 capitalizando un sentimiento de rechazo a la política con discursos de odio y después de tres años en el gobierno la situación económica se agravó, el hambre es muy fuerte y también la desocupación”.

Las elecciones se llevarán a cabo el 2 de octubre y “la perspectiva es ganar en la primera vuelta, hay posibilidades reales de que sea así porque el rechazo a Bolsonaro es muy fuerte. La primera batalla es derrotarlo electoralmente y también instalar un número de diputados progresistas y de la izquierda que sea mayor, porque hoy el Congreso Nacional está tomado por la derecha. Si votamos a Lula pero no cambiamos el perfil del Congreso, vamos a sacar a Bolsonaro pero no a cambiar la agenda”, agregó. 

Al mismo tiempo enfatizó en la necesidad de realizar una campaña “movilizada” para construir  un margen amplio que pueda “enflaquecer el discurso golpista de Bolsonaro”. 

En este sentido, y pensando en lo que vendría después de la victoria, Boulos dijo que “si ganamos y asumimos vamos a enfrentar a un país destruido, económica, política e institucionalmente en una situación muy crítica. Y Lula ha hecho una alianza, para aislar a Bolsonaro en la extrema derecha, muy amplia. Retomar un ciclo progresista después de un gobierno de derecha es complejo, ustedes lo están viviendo ahora, habrá que superar los problemas y las dificultades de una segunda ola progresista en el continente”.  

Para lograr cambios profundos serán necesarias “la movilización popular, la unidad política y la solidaridad internacionalista. La esperanza va a ganarle al miedo”, concluyó.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Gremiales

La CGT y la CTA marchan el miércoles contra la especulación y los formadores de precios

Según consideraron fuentes gremiales, la marcha será «multitudinaria» y, en el acto, «se leerá un documento de claro, fuerte y neto corte político» que condenará «la avaricia inconmensurable de los formadores de precios, que provoca la profundización del proceso inflacionario y los alarmantes índices de pobreza en los sectores más vulnerables».

Publicado hace

#

Por Adolfo Rocasalbas

La CGT, la CTA y otros espacios sindicales como la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) se movilizarán el miércoles próximo desde la Plaza de la República hacia el Congreso en rechazo de «los formadores de precios y la especulación», y leerán «un documento de corte político».

La CGT convocó a los trabajadores a marchar a partir de las 15 y, en una publicación en redes, expresó que «primero está la Patria» y demandó «desarrollo, producción, trabajo, diálogo y consenso».

En términos similares se expresó el titular de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) y diputado nacional por el Frente de Todos (FdT), Hugo Yasky, quien repudió a «los especuladores, a los grupos económicos concentrados y a los formadores de precios» y notificó que esa central obrera se movilizará el miércoles en respaldo del Gobierno.

El secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, cotitular de la CGT y vicepresidente de la Federación Internacional del Transporte (ITF), Pablo Moyano, ratificó esta semana desde Roma, donde participó en un encuentro global de gremios del transporte, la movilización del 17 «en defensa de los salarios y los convenios colectivos de trabajo y para que los especuladores y los evasores se dejen de una vez por todas de joder».

«Es preciso que cese de inmediato la remarcación de los precios de los alimentos de los ciudadanos, por lo que la movilización del 17 será multitudinaria y con una clara consigna: basta del robo empresario del plato de comida de los argentinos», enfatizó Moyano.

El plenario de más de 80 secretarios generales del Fresimona, que conduce Moyano, había ratificado unos días antes esa movilización en el predio gremial del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (Setia), donde también participaron los gremios de la CFT y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

En un documento se aseveró entonces que «la movilización repudiará el accionar de los empresarios formadores de precios, que provocan un elevado proceso inflacionario, atentatorio del bolsillo de los argentinos», al señalar que ese sector «está fuertemente acompañado por la derecha política y los medios que destruyeron a la Argentina».

La denominada «mesa chica» de la CGT también ratificó la marcha, más allá de la disidencia interna de algunos dirigentes, quienes habían planteado la necesidad de levantarla para «otorgarle oxígeno» al nuevo ministro de Economía, Sergio Massa,.pero finalmente se impuso por mayoría la necesidad de realizarla ante «la crisis económico-social, el contexto general y las necesidades de los trabajadores y los vulnerables».

Carlos Acuña, cotitular de la CGT, jefe del gremio de playeros y estaciones de servicio y exdiputado bonaerense por el Frente Renovador (FR) -quien responde al gastronómico Luis Barrionuevo-, se había pronunciado por levantarla, pero no halló eco entre sus pares.

La movilización había sido aprobada el 21 de julio, en ocasión de sesionar el último consejo directivo de la central obrera y, de forma inmediata, se sumaron a la protesta la CTA de Yasky, la CFT de Sergio Palazzo, el Fresimona y otros movimientos sociales.

La CGT había fundamentado la convocatoria en la necesidad de exigir «urgentes respuestas» a la clase política ante la crisis y para denunciar maniobras especulativas.

«La CGT rechaza la especulación económica, exige soluciones claras y condena a los formadores de precios que agudizan el proceso inflacionario y la pobreza», dijo la central obrera.

Según consideraron fuentes gremiales, la marcha será «multitudinaria» y, en el acto, «se leerá un documento de claro, fuerte y neto corte político» que condenará «la avaricia inconmensurable de los formadores de precios, que provoca la profundización del proceso inflacionario y los alarmantes índices de pobreza en los sectores más vulnerables».

«La decisión de volver a las calles será un mensaje a la clase política. La marcha no fue convocada ni a favor ni en contra del Gobierno sino para defender paritarias libres y trabajo digno. La CGT respaldará al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner», afirmó hace algunos días Pablo Moyano.

El único sector que se diferenció de la CGT, la CTA y los otros espacios gremiales fue la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (Ugatt) que conduce el ferroviario Omar Maturano, que deliberó hace algunos días y decidió no sumarse a la marcha a la espera de que «se pongan en marcha las nuevas políticas».

«La marcha fue convocada por la querida e imprescindible CGT, a la que la Ugatt pertenece, pero hoy es conducida por tres facciones que no representan al movimiento obrero en su conjunto», sostuvo un documento del sector, que añadió que movilizarse contra los formadores de precios «no es armonizar entre el capital y el trabajo y, por lo tanto, ello conduce a una lucha de clases no propia del Movimiento Justicialista».

El Argentino

La Ugatt fue relanzada por Maturano luego del congreso de renovación de autoridades de la CATT del 7 de octubre último, como consecuencia de múltiples y variadas diferencias que mantiene con su titular y adjunto, Sergio Sasia y Juan Carlos Schmid.

Seguir leyendo

Las más leídas