fbpx
Conectate con El Argentino

Región

Perú: continúa la fuerte represión policial contra manifestantes en Lima

Los incidentes dejaron una cantidad imprecisa de heridos.

Publicado hace

#

Un inusual esquema de seguridad recibió este miércoles a los manifestantes que pretendieron llegar hasta la céntrica plaza San Martín, en Lima, en cuyos alrededores volvieron a enfrentarse policías y grupos arribados desde todo el país para protestar contra el gobierno de Perú, en incidentes que dejaron una cantidad no precisada de heridos.

Mientras tanto, la Fiscalía abrió una investigación contra el ministro del Interior, Vicente Romero, por el desalojo, el sábado, de una universidad que albergaba a manifestantes.

A los sectores llegados sobre todo desde el sur se sumaron hoy organizaciones sociales y universitarias, en la sexta jornada de protesta en la capital peruana, en reclamo de la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, elecciones inmediatas y el cierre del Congreso.

Algunos grupos lograron romper el primer cerco policial, pero después fueron dispersados con gases lacrimógenos, en medio de corridas, intercambios de proyectiles y gritos de «asesinos» de parte de los manifestantes.

El diario limeño La República reportó enfrentamientos en al menos seis puntos en el centro de la capital y el cierre de la Estación Central del Metropolitano, un sistema de transporte urbano similar al Metrobús argentino.

De esos choques resultaron varios heridos por perdigones y piedras, entre ellos dos reporteros gráficos de medios extranjeros, según la agencia de noticias AFP.

La República reportó también que un joven recibió un perdigón en la cara y que enfermeras que atendían voluntariamente a los heridos denunciaron que una de ellas también fue alcanzada por un perdigón.

La densidad de la protesta -en paralelo a otras en el interior y a cortes de ruta- pareció desconocer el llamado a «una tregua» que hizo por la mañana Boluarte, que propuso un diálogo para resolver las demandas.

Los ministerios de Interior y de Defensa emitieron un comunicado conjunto par rechazar los ataques a 13 dependencias policiales y 14 sedes judiciales, muchas de ellas incendiadas, aunque el texto no especifica en qué lapso fueron esos hechos.

«Consideramos inaceptable el nivel extremo de violencia ejercido contra las fuerzas del orden», afirma el texto.En tanto, la Fiscalía inició una investigación preliminar al ministro Romero, como presunto autor del delito de omisión de actos funcionales en agravio del Estado, por el violento desalojo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que hasta el sábado albergó a manifestantes llegados sobre todo desde el sur.

En su conferencia de prensa de hoy, Boluarte aceptó que quizás la forma de ese operativo «no fue la adecuada». A las demandas se sumó entonces la salida del cargo de la rectora de esa casa de estudios.

En la capital, 6.500 efectivos fueron desplegados para las marchas de hoy solo en el centro y 14.000 en total en toda el área metropolitana de Lima.

Las movilizaciones, en realidad, tenían como punto de concentración la plaza Dos de Mayo, donde se encuentra la sede de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), una de las organizaciones convocantes.

Imágenes de medios limeños y otras en redes sociales mostraban un duro enfrentamiento con grupos que avanzaban y retrocedían según los movimientos de los policías.Según la radio RPP, un equipo de fiscales de Prevención del Delito de Lima Centro recorrió sedes policiales y otros puntos de la ciudad «para cautelar los derechos ciudadanos de quienes participan en la movilización social».

A primera hora de la tarde, la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran) reportó 85 tramos de rutas bloqueados ubicados en nueve regiones.

En Arequipa los transportistas le pidieron al Gobierno resolver la crisis en 48 horas bajo amenaza de abandonar sus tareas, y en Puno la Policía está casi acantonada en el aeropuerto de Juliaca -en lugar de la mayor masacre desde que empezaron las protestas-, donde otra vez hoy se cruzaron agentes y manifestantes.

En Ica, en tanto, 13 policías fueron heridos durante enfrentamientos en la Panamericana Sur, según La República.La región Madre de Dios, en tanto, se quedó sin combustible porque los camiones que debían abastecer la zona están varados por los bloqueos, informó el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin).

Asimismo, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones reportó esta noche que resolvió suspender «temporalmente» las actividades en el aeropuerto de Cusco «en salvaguarda de la integridad de las personas y la seguridad de las operaciones aeronáuticas».

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Mundo

Catástrofe en Chile: al menos siete muertos por los incendios forestales

Medios no oficiales hablan de una cifra de fallecidos drásticamente mayor. Cerca de 200 incendios han arrasado más de 40.000 hectáreas, dejado 107 viviendas con algún tipo de daño, nueve heridos y 12 damnificados. De los 191 incendios activos, 45 están fuera de control.

Publicado hace

#

Al menos siete muertos causaron hoy los 191 incendios activos que golpean la zona centro sur de Chile, y que llevaron al Gobierno a declarar el estado de catástrofe en la región.

Cinco de las víctimas fallecieron en la localidad de Santa Juana, en la región de Biobío.

La ministra chilena de Interior, Carolina Tohá, explicó que dos de esas personas murieron tras ser alcanzadas por las llamas cuando transitaban por un camino y añadió que otras dos fallecieron por un accidente de tránsito «probablemente tratando de escapar del fuego».

La quinta persona fallecida, también en Santa Juana, era una voluntaria del cuerpo de bomberos de esa localidad.

Las dos víctimas restantes murieron al caer un helicóptero que pilotaban y que participaba en el combate de los incendios, informó la agencia de noticias AFP.

La aeronave, que había sido contratada por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) se accidentó en el sector de Galvarino, en la región de La Araucanía.

«Muy tristes por accidente de helicóptero en que falleció piloto y mecánico que trabajaban en el combate del fuego en la comuna de Galvarino en La Araucanía», escribió en su cuenta en Twitter el ministro chileno de Agricultura, Esteban Valenzuela.

Según el saldo de las autoridades, cerca de 200 incendios han arrasado más de 40.000 hectáreas, dejado 107 viviendas con algún tipo de daño, nueve heridos y 12 damnificados. De los 191 incendios activos, 45 están fuera de control.

La situación trae a la memoria la catástrofe que se vivió en esa zona a comienzos de 2017.

Entonces se produjo un megaincendio forestal que dejó 11 fallecidos, unos 6.000 damnificados, más de 1.500 viviendas destruidas y 467.000 hectáreas afectadas.

Como en aquel año, los focos de incendios comenzaron en áreas agrícolas y en bosques, y avanzaron hasta amenazar y afectar zonas pobladas.

Incluso, el tránsito por una de las carreteras principales que comunica a la ciudad de Concepción (510 km al sur de Santiago) debió ser restringido desde el jueves por la cercanía del fuego.

Uno de los epicentros de la tragedia es la localidad de Santa Juana, 52 km al sur de Concepción.

El gobierno de Chile declaró el viernes el estado de catástrofe en las regiones de Ñuble y Biobío (centro-sur). Los focos de siniestros también afectan a las regiones de Maule y La Araucanía.

El presidente Gabriel Boric decidió suspender sus vacaciones y llegó hoy hasta Biobío y Ñuble.

«Vamos a estar realizando patrullajes por toda la zona. Lo más importante ahora es apagar los incendios. El Estado está desplegado para eso», dijo Boric.

«No los vamos a dejar solos», fue la frase más repetida del mandatario, agregó AFP.

Respecto al origen de los incendios forestales, el presidente adelantó que “hay indicios de que algunos fueron provocados por quemas no autorizadas”, y agregó que “no hay autorización para realizar quemas de basura, ni de desechos agrícolas, ni nada”.

Boric, quien suspendió sus vacaciones para visitar las zonas afectadas, llamó a las personas a prevenir cualquier hecho que pueda derivar en un futuro incendio y afirmó que “una vez apagada la emergencia vamos a hacernos cargo y acompañar en todo lo necesario a las comunidades y las víctimas”.

El Argentino

«Las Fuerzas Armadas y Carabineros van a estar patrullando y haciendo patrullajes preventivos por toda la zona”, agregó el jefe de Estado.

La declaración del estado de catástrofe, un estado de excepción constitucional, permite medidas como la disposición de recursos adicionales para controlar la emergencia e ir en ayuda de los afectados, así como restringir el recurso de fuerzas militares a esta situación de emergencia.

Los incendios se destan en medio de una ola de calor extremo con registros por sobre a los 41ºC y en medio de una severa y prolongada sequía.

En este contexto, la Fiscalía anunció la detención de dos personas vinculadas con la generación de incendios en las regiones de Biobío y La Araucanía.

En el combate del fuego trabajan 75 aeronaves y más de 2.300 brigadistas, en tanto que la ministra Tohá anunció la contratación de otros 10 aviones y estaba considerándose arrendar más aparatos en el extranjero.

Seguir leyendo

Las más leídas