fbpx
Conectate con El Argentino

Región

Acusado de doble crimen en Chile se fugó de una comisaría porteña cambiándose la ropa con otro preso

Si bien trascendió hoy, la fuga ocurrió el 3 de junio pasado en el Anexo de la Comisaría Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad, ubicada en la calle San José 1224, y el evadido aún no pudo ser recapturado.

Publicado hace

#

Un ciudadano chileno que tenía pedido de captura internacional por un doble homicidio en su país y que había sido detenido en la ciudad de Buenos Aires a comienzos de mes, se fugó de una comisaría del barrio porteño de Constitución luego de cambiarse la ropa con otro preso y hacerse pasar por él cuando fue excarcelado, informaron hoy fuentes judiciales.

Si bien trascendió hoy, la fuga ocurrió el 3 de junio pasado en el Anexo de la Comisaría Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad, ubicada en la calle San José 1224, y el evadido aún no pudo ser recapturado.

Miguel Alejandro Vega Pérez (29), alias “El Chuma”, es el fugitivo que burló a los policías y salió caminando de esa comisaría haciéndose pasar por un ladrón excarcelado cuando se trata, según la Justicia chilena, de un doble homicida que el 23 de enero asesinó a balazos a un hombre y a su hija de 6 años, escapó de su país y estuvo más de cuatro meses prófugo hasta que Interpol lo detuvo a principios de este mes en un hostel porteño.

Por el caso, además, hay tres efectivos de la Policía de la Ciudad que inicialmente fueron detenidos y quedaron imputados en una causa penal por “evasión” que comenzó el auxiliar fiscal Mariano Camblong, de la Unidad de Flagrancia Este, pero ahora fue derivada a la fiscal Andrea Scanga, de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 13 del Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Ciudad.

Un vocero del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño indicó que los tres policías -que ya fueron indagados y están excarcelados- están apartados de sus funciones ya que fueron “sumariados y pasados a disponibilidad”.

También intervino el Juzgado Federal 11 de Julián Ercolini, pues era el que había iniciado con la justicia chilena los trámites para la extradición de “El Chuma”.

Según lo informado por diversas fuentes judiciales y policiales, Vega Pérez fue arrestado el 2 de junio en la Capital Federal.

Su detención fue realizada a partir de información que habían suministrado detectives de Interpol Chile, quienes ya sabían que, luego del doble crimen, Vega Pérez había logrado huir por un paso fronterizo clandestino desde su país a Argentina y que se encontraba en el Gran Buenos Aires y la Capital Federal, donde finalmente lo ubicaron en un hostel.

El chileno fue llevado detenido al Anexo de la Comisaría Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad, donde compartía calabozo con otro preso, Gonzalo Ezequiel Villanueva, quien el día anterior había sido arrestado en Plaza Constitución acusado de una tentativa de robo de un celular a un pasajero de un colectivo de la línea 129, según indicaron las fuentes.

Villanueva estaba detenido a disposición del Juzgado en lo Criminal y Correccional 59 que, por tratarse de un delito excarcelable, al día siguiente ordenó su liberación.

Según la investigación, “El Chuma” se intercambió de ropa con Villanueva y así, cuando el 3 de junio por la tarde llegó la orden judicial para liberar al detenido excarcelado, el chileno se hizo pasar por él y los policías porteños lo liberaron.

Cuando la Policía de la Ciudad advirtió lo sucedió, se irradió el alerta para buscar a Vega Pérez en las inmediaciones de la seccional y con las cámaras del Centro de Monitoreo Urbano, pero no pudo ser localizado y a 19 días de la fuga, continúa prófugo.

El fiscal Camblong ordenó allanar la seccional porteña, le dio intervención a la Policía Federal Argentina (PFA) e imputó y detuvo a tres oficiales primeros de la Policía de la Ciudad por la evasión, y también al detenido Villanueva, por facilitarla con el cambio de ropa.

Según las fuentes, el objetivo de la causa es determinar si solo hubo negligencia en el accionar del personal policial o si, por el contrario, hubo complicidad de los policías en la fuga.

Desde el MPF porteño indicaron que luego de ser indagados, se dispuso la excarcelación de los tres efectivos aunque quedaron imputados y ligados al proceso penal.

Vega Pérez ahora es intensamente buscado en el país por detectives de la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones del Departamento Interpol de la PFA.

En Chile, la fuga de “El Chuma” fue publicada por varios medios periodísticos, ya que fue la propia fiscalía que investiga el doble homicidio la que lo informó en un comunicado oficial.

“El Ministerio Público de la Región de Coquimbo informa que tomó conocimiento (…) sobre la evasión de un ciudadano chileno detenido en la República Argentina, respecto de quien existe una orden de aprehensión en su contra por causa investigada por homicidio en la comuna de Ovalle”, señala aquel comunicado difundido por la cuenta de Twitter oficial de la fiscalía, donde también se indicó que informaron la evasión a los familiares de las víctimas.

Según publican varios medios chilenos, el doble crimen que le atribuyen a “El Chuma” Vega Pérez ocurrió el 23 de enero pasado en la comuna de Ovalle, en la provincia de Limarí, en la región norte de Coquimbo, y las víctimas fueron Jhans Ceballos (26) y su hija de 6 años, Agustina.

El Argentino

Aquel día, Ceballos iba conduciendo su auto, notó que lo venían persiguiendo y chocó contra una camioneta.

Los testigos relataron que el hombre y su hija se bajaron e intentaron refugiarse en una vivienda cercana, pero quien los perseguía –según la Justicia Vega Pérez-, bajó con un arma de fuego, los atacó a balazos y huyó.

Este caso se suma a la fuga que el domingo pasado se produjo en otra dependencia de la Policía de la Ciudad, la Alcaldía de la Comisaría Comunal 15, en el barrio de Chacarita, donde cuatro presos se escaparon tras reducir a dos efectivos y sustraer el arma reglamentaria a uno de ellos, aunque dos de los evadidos ya fueron recapturados.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Judiciales

La fiscal del Caso Lola Chomnalez apela la absolución del acusado de encubrimiento

Medios periodísticos de Uruguay, como el diario El País y el portal de noticias Subrayado, indicaron esta tarde que la apelación fue presentada por la fiscal de Rocha, Jéssica Pereira, en contra del fallo dictado por el juez letrado del 1er.Turno de ese distrito, Juan Giménez Vera, y que benefició a Ángel Moreira, alias «El Cachila».

Publicado hace

#

@

La fiscal que investiga el crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina asesinada en 2014 en la playa uruguaya de Barra de Valizas, apeló hoy la absolución del cuida coches que estuvo detenido e imputado de encubrir el homicidio y que fue liberado la semana pasada por falta de pruebas.

Medios periodísticos de Uruguay, como el diario El País y el portal de noticias Subrayado, indicaron esta tarde que la apelación fue presentada por la fiscal de Rocha, Jéssica Pereira, en contra del fallo dictado por el juez letrado del 1er.Turno de ese distrito, Juan Giménez Vera, y que benefició a Ángel Moreira, alias «El Cachila».

De acuerdo a la prensa local, al apelar la absolución, la fiscalía reitera su pedido de condena a diez años de prisión por encubrimiento.

Moreira recuperó la libertad el lunes de la semana pasada y al hacerlo dijo en declaraciones a Subrayado: «La pasé mal, casi me mataron, pero bueno, la fui llevando. Pasé dos meses en el calabozo durmiendo en una bolsa de basura».

Consultado sobre los motivos que lo llevaron a estar imputado y detenido por el crimen, «El Cachila» explicó que lo «llevaron drogado, hasta las manos» a declarar: «Dije cosas que no debí decir».

«Nunca tuvieron pruebas contra mí», indicó Moreira, quien recordó que hace «tres años y medio» no puede ver a sus hijos y que durante ese tiempo también sufrió distintos problemas de salud.

«El Cachila» recuperó la libertad luego de ser absuelto por el juez Giménez Vera, quien en un fallo de 58 páginas, sostuvo que «no existe medio probatorio alguno» que posibilite responsabilizar a Moreira del delito de «encubrimiento, ni de cualquier otra conducta penalmente reprochable».

También remarcó que el peritaje psiquiátrico a «Cachila» arrojó que «presenta una tendencia a la mitomanía».

«La conducta de A. E. M. M. (iniciales de Moreira) no resulta atrapada en el tipo penal del delito de encubrimiento, dado que no conoció la existencia del delito anterior, ni ayudó, colaboró contribuyó o facilitó a su autor, con la finalidad de sustraerlo de la acción de Justicia», abundó.

Luego, el juez refirió que el acusado dio tres versiones distintas del hecho y que su descargo en determinados tramos y cuestiones puntuales «carece de espontaneidad verosimilitud».

«La sola voz de A. E. M. M., relatando hechos poco creíbles, por un lado, y contradictorios con respecto a las pruebas que se han acumulado, demuelen cualquier estructura seria que pretenda responsabilizar con certeza jurídica a una persona de la comisión de un delito», afirmó.

Por último, el magistrado dispuso la «inmediata libertad en forma provisional y bajo caución juratoria» del acusado.

En tanto, por el crimen de la adolescente continúa detenido Leonardo David Sena (39), quien, según el juez Giménez Vera, «es quien depositó su material genético en la escena del hecho, es decir, en la toalla que estaba en el interior de la mochila que llevaba Lola el día que falleció y en su documento nacional de identificación argentino».

Lola (14) viajó a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre de 2014 y se alojó en la casa de su madrina, Claudia Fernández, quien se encontraba junto a su esposo, Hernán Tuzinkevcih, y el hijo de éste.

Al día siguiente, la adolescente desapareció cuando salió a caminar por la playa y dos días después fue encontrada asesinada a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

Mediante la autopsia se determinó que Lola murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Para la fiscalía, la adolescente trató de escapar corriendo de sus asesinos, fue alcanzada, herida con un arma blanca y golpeada en la cabeza para finalmente morir asfixiada cuando, ante sus probables pedidos de auxilio, le apretaron la cara contra la arena.

El Argentino

«El Cachila» fue detenido al comienzo de la investigación, pero quedó libre ya que dio negativo el cotejo de su ADN con el material genético hallado en los objetos de la víctima, pero en 2019 la Justicia uruguaya lo volvió a imputar y lo apresó como encubridor al concluir que «estuvo presente antes, durante y después del homicidio» de la adolescente.

Desde entonces, los peritos de la Policía Científica continuaron con los cotejos de ADN con cada uno de los nuevos ingresados al sistema carcelario por otras causas y así llegaron al familiar del ahora acusado de ser el autor material del crimen.

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino

Las más leídas