fbpx
Conectate con El Argentino

Región

Fracaso neoliberal: sobre la hora, AMLO ratificó que no asistirá a la Cumbre

«No voy a la cumbre porque no se invita a todos los países de América, y yo creo en la necesidad de cambiar la política que se ha venido imponiendo hace siglos, la exclusión, dominar sin razón alguna, no respetar la soberanía», dijo López Obrador, que había condicionado su presencia a que todos fueran invitados.

Publicado hace

#

El-argentino-diario-AMLO

Por Francisco Alcácer

El presidente de México, Andrés López Obrador, confirmó este lunes que no asistirá a la Cumbre de las Américas de Los Ángeles por la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, en un severo traspié diplomático para Estados Unidos, el país organizador, justo en la jornada de inicio formal del encuentro.

El Gobierno del mandatario estadounidense, Joe Biden, había intentado convencer a López Obrador de asistir a la máxima cita política regional desde el mes pasado, cuando se puso al frente de un reclamo de varios de sus pares, incluyendo el presidente Alberto Fernández, de no excluir a ninguna nación del continente.

«No voy a la cumbre porque no se invita a todos los países de América, y yo creo en la necesidad de cambiar la política que se ha venido imponiendo hace siglos, la exclusión, dominar sin razón alguna, no respetar la soberanía», dijo López Obrador, que había condicionado su presencia a que todos fueran invitados.

Funcionarios, exfuncionarios y analistas de América habían expresado su esperanza de que la cumbre sirviera de relanzamiento de las relaciones entre Estados Unidos y la región y permitiera avances en temas acuciantes como la ola de migraciones forzosas que recorre el continente, con epicentro en la frontera mexicano-estadounidense.

Pero la ausencia de López Obrador a la primera Cumbre de las Américas que se celebra en Estados Unidos desde 1994 parece echar un primer balde de agua fría a esas ilusiones y reflejar, en cambio, una creciente desconexión entre Washington y América Latina.

El mandatario mexicano dijo que enviará a Los Angeles a su canciller, Marcelo Ebrard. Estados Unidos dijo que entendía la decisión. «Esperamos intercambios» con Ebrard en la cumbre, dijo el vocero del Departamento de Estado, Ned Price.

Price dijo que por Venezuela participará un representante del líder opositor Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como presidente del país.

En Los Angeles, en tanto, en el recinto de la cumbre, un gran centro de convenciones, representantes de la sociedad civil de toda América comenzaron a debatir hoy propuestas de soluciones a diversas problemáticas que presentarán el miércoles a los líderes para que las asuman como compromisos.

Las reuniones plenarias de los gobernantes serán el jueves y viernes. En la semana habrá encuentros académicos y de CEOs de las empresas más importantes de América.

Estados Unidos había dicho que no incluiría a Cuba, Nicaragua y Venezuela por considerar que no tienen apego a los valores democráticos y se había remitido a una declaración de la cumbre de Quebec, de 2001, en la que los Gobiernos de la región se comprometían a excluir a futuras reuniones a quienes rompieran el orden institucional.

Pero Cuba sí había estado en las dos últimas cumbres, por lo que la decisión del demócrata Biden tuvo sabor a paso atrás entre varios líderes de una región que, además, está inmersa en una nueva dinámica desde hace dos años, con nuevos Gobiernos ya no tan alineados y sin tanta afinidad ideológica con Estados Unidos.

En otro golpe para la Casa Blanca, el presidente de Uruguay, el conservador Luis Lacalle Pou, también anunció hoy que no estará en la reunión porque dio positivo en coronavirus en el test obligatorio para ingresar a Estados Unidos, lo que priva a Biden de uno de los mandatarios del grupo con mayor sintonía política con Washington.

Para hoy estaba prevista la llegada a Los Angeles de los primeros líderes, entre ellos el chileno Gabriel Boric, un joven presidente de izquierda asumido este año que también había cuestionado las exclusiones, y de Panamá, Laurentino Cortizo.

«El evento ya es un fracaso neoliberal» que «aísla y desconecta a EEUU de Nuestra América», dijo hoy en Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez, luego del anuncio de López Obrador. El presidente cubano, Miguel Díaz Canel, ya había dicho que no iría a la cumbre.

Los presidentes de Bolivia y Honduras, Luis Arce y Xiomara Castro, tampoco asistirán por las exclusiones, y también se ausentará el de Guatamela, Alejandro Giammattei, molesto con recientes críticas de Estados Unidos.

Pese a todo, se esperan acuerdos en algunos de los temas centrales de la cumbre, como crecimiento económico y recuperación pospandemia, el calentamiento global y medio ambiente y el proceso migratorio de dimensiones históricas que recorre América.

Estados Unidos no reconoce como tales a los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Venezuela, Nicolás Maduro. “Esperamos que un representante del gobierno interino del señor (Juan) Guaidó se una a la Cumbre de las Américas”, dijo Price.

Ni Cuba, Nicaragua o Venezuela forman parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), el organismo con sede en Washington que organiza la cumbre junto al país anfitrión.

El Argentino

Pero las ausencias complican la posibilidad de Estados Unidos de aprovechar el encuentro para mostrar respaldo entre sus pares americanos en momentos en que está cada vez más enfrentado con Rusia por la guerra en Ucrania y que busca contener los avances estratégicos y económicos de China, su máximo rival mundial, en América Latina.

China está haciendo enormes inversiones en proyectos de infraestructura en América Latina y el Caribe, por lo que región ya no necesita tanto a Estados Unidos.

Además, la creación de una zona de libre comercio americana, la meta del expresidente Bill Clinton cuando concibió la idea de la Cumbre de las Américas, en 1994, ya se abandonó hace más de 15 años, sepultada en la reunión en Mar del Plata, en 2005.

La asunción del presidente Biden había generado expectativas en América Latina. El nuevo presidente mantuvo prácticamente el mismo enfoque hacia Venezuela y Nicaragua que su predecesor republicano Donald Trump, aunque sí alivió algunas de sus medidas contra Cuba.

Un gran plan de inversiones millonarias de Biden en América Latina para hacer de contrapeso a China se estancó en el Congreso por su alto costo. El estallido de la guerra en Ucrania también desvió la atención de Washington, y complicó una reconexión con la región.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Mundo

Sondeo dice que Lula podría ganar en primera vuelta

La encuesta arrojó que el ex presidente aumentó su ventaja por sobre el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Publicado hace

#

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ganaría las elecciones presidenciales en la primera vuelta, al sumar más del 50 por ciento de los votos válidos, según una encuesta de intención de voto divulgada el jueves por el instituto Datafolha.

Según el sondeo, descontando los votos nulos y en blanco, Lula tendría el 53 por ciento de los apoyos, seguido del 32 por ciento del actual presidente Jair Bolsonaro.

Por detrás aparece el laborista Ciro Gomes, que sigue sin crecer de forma sustancial y tendría el 10 por ciento de votos.

Para ganar en el primer turno es necesario que el candidato sume el 50 por ciento de los votos válidos más uno.

Las elecciones presidenciales de Brasil celebrarán la primera vuelta el 2 de octubre, y en caso de que sea necesario un balotaje será el 30 del mismo mes.

El líder izquierdista, de 76 años, concentra un 47% de las intenciones de voto, seguido por el mandatario de ultraderecha, con 28%, pero con descontando nulos y en blanco la diferencia se eleva a 19 puntos y el candidato de la alianza que lidera el Partido de los Trabajadores (PT) superaría el mínimo requerido para ganar en primera vuelta.

En mayo, los dos candidatos opuestos en el espectro político se ubicaban en 54% y 30%, respectivamente.

En un eventual balotaje, el 30 de octubre, Lula sumaría 57% de los votos contra 34% de Bolsonaro, cerca del 58% y 33% obtenidos en mayo, reveló Datafolha.

«La nueva encuesta muestra, una vez más, que el pueblo brasileño quiere deshacerse de este gobierno trágico», tuiteó Lula tras la difusión.

Bolsonaro, que desestima los sondeos, rema contra una elevada inflación, de 11,73% en 12 meses hasta mayo, que sigue recortando los salarios de la población y afectando su imagen.

Un 55% de los encuestados por Datafolha dijo que «jamás» votaría a Bolsonaro, frente a un 35% que nunca escogería a Lula, niveles de rechazo similares a los registrados en el sondeo anterior (54% y 33%, respectivamente).

Datafolha entrevistó presencialmente a 2.556 personas entre los días 22 y 23 de junio en 181 ciudades brasileñas y sus resultados incluyen un margen de error de +/- 2 puntos.

Seguir leyendo

Las más leídas