fbpx
Conectate con El Argentino

Región

Brasil: campamento pro Bolsonaro insiste en su pedido de golpe militar a horas de la asunción de Lula

Imploran frente al cuartel general del Ejército, en Brasilia, que las Fuerzas Armadas intervengan.

Publicado hace

#

Por Ariadna Dacil Lanza

Las carpas se anudan a lo largo de unas cuatro cuadras y a su alrededor se ve a la gente durmiendo en bolsas de dormir y otros preparando «churrasquinhos» en parrillas improvisadas. No son un campo de refugiados, sino que son parte del campamento de seguidores del saliente presidente Jair Bolsonaro frente al cuartel general del Ejército en Brasilia que imploran a las Fuerzas Armadas su intervención, incluso a fin de año y a horas de que Luiz Inácio Lula da Silva jure como el 39 presidente de Brasil.

“Cuando alguien está enfermo, busca un médico; cuando hay sospechas sobre las urnas, en una elección, sobre el sistema electoral, se busca a las Fuerzas Armadas”, dijo Felipe Cortés Rivelli, luego de incorporarse del suelo, donde se había recostado con una manta cuando faltaba una hora para que comience el nuevo año.

Cortés, de 33 años, como sus seis amigos que estaban dentro de bolsas de dormir sobre la vereda, llegó desde el estado de Minas Gerais un día antes para plegarse a la protesta.

“Estamos aquí por el derecho de expresión y por las sospechas que tenemos sobre las urnas en la elección. Ellos (los seguidores de Lula) tienen derecho a protestar y nosotros a contestar”, agregó el joven, que mostró orgulloso su remera con un rifle, defiende el golpe militar de 1964 como una “buena experiencia” y aclara que tiene licencia para portar armas.

El campamento, que fue instalado en Brasilia desde la derrota electoral de Bolsonaro a fines de octubre, está a menos de siete kilómetros de la Catedral Metropolitana, desde donde partirá hoy, luego de las 14.30, la caravana encabezada por Lula camino a su tercera jura presidencial, probablemente en el Rolls Royce que le regaló a Brasil la corona británica en la década del 50.

Los “verde e amarelhos”, colores de la bandera que los seguidores de Bolsonaro lograron tomar como identificación desde 2018, están atomizados en unas cuatro cuadras de carpas, que contrastan con la marea roja que desborda Brasilia, donde se prevé que hoy haya cerca de 300.000 personas para asistir a la asunción de Lula.

Carlos, de 51 años, inspiraba hondo antes de espetar mínimas frases con dosis de melancolía y crudeza con sus “pares”. “Acá tendría que haber más gente, la población enseguida se acomoda. Estoy triste. No queremos ser Venezuela”, comentó a Télam.

De remera camuflada y una cruz colgando del pecho, el trabajador de la construcción del estado de Paraná llegó 18 días antes del fin de año y, frente a la pregunta de por qué se manifestaba frente al comando del Ejército, aseguró: “De acá queremos salir con un resultado”.

Las banderas de cerca de dos metros por dos metros tenían la bandera brasileña o sus colores con frases como “Presidente, estamos con usted. Dios, patria, familia y libertad”, o carteles con consignas como «Mundo, Brasil pide socorro».

No había clima festivo en la previa a la “virada” de año, pero desde un escenario improvisado, con un micrófono, alguien que no se identificó trataba de levantar la moral de los presentes. Decía a los gritos que hoy será “el día de nuestra victoria” y que muchas personas lo llamaban llorando, diciendo que “todo se acabó”, pero que eso no era cierto y convocó a movilizarse a las 9 de la mañana del día de la posesión de mando.

La gente era abrazada por la bandera de Brasil en sus espaldas. Improvisaban parrillas o llevaban conservadoras portátiles con comida.

Cuatro mujeres, de promedio 50 años, que no quisieron identificarse, rodeaban una parrilla del tamaño de una caja de zapatos. Se disponían a comer unos “churrasquinhos”.

Dijeron a esta agencia que odian a los medios, que son sus “enemigos” y que por ese motivo casi ningún seguidor de Bolsonaro mira televisión.

“Está comprobado que hubo fraude”, dijo la mujer que llevaba la voz cantante, de pelo canoso, por la mitad de la espalda. Se sumaban a coro las otras: “No dejaron auditar la elección”; “Fue un robo”; “No queremos interrupción, queremos continuidad”; “No vamos a aceptar a los globalistas del Foro de San Pablo”; “No queremos dejar que el comunismo entre a Brasil”.

Debatían si el expresidente argentino Mauricio Macri era comparable con Bolsonaro y una agregó: “No era tan buenito, no”.

Luego insistieron a Télam que se retire del lugar, porque la gente estaba “nerviosa” y ya habían “corrido” a otras personas a quienes habían tildado de “espías”.

“Sé que son de izquierda, así que si no quieren que llame a todos estos muchachos, va a ser mejor que se vayan”, dijo la mujer.

Otros comenzaron a tomar del brazo a la fotógrafa de la agencia mientras la acusaban de “infiltrada”, exigían ver su celular y le advertían que se “cuidara” porque la sacarían “a patadas”.

El Argentino

“Hola 2023, el gigante está despierto. No vamos a perder porque Jesús está en nuestro barco y está representado por nuestro capitán Jair Bolsonaro”, decía una mujer desde el micrófono. Celebraba haber podido “juntar el número para el impeachment” de Dilma Rousseff y siguió con loas a dios antes de que comience a sonar, desvanecido, el himno de Brasil.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Judiciales

EEUU sanciona por corrupción al vicepresidente de Paraguay y al ex mandatario Horacio Cartes

Declarados ambos «significativamente corruptos» el año pasado, un nuevo comunicado del Departamento de Estado de EEUU y una conferencia del embajador, Marc Ostfeld en Asunción sirvieron ahora para detallar las sanciones.

Publicado hace

#

Estados Unidos anunció hoy sanciones contra el vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, y contra el expresidente Horacio Cartes, por la participación de ambos en “la corrupción sistémica que ha socavado las instituciones democráticas”, medidas que implican el bloqueo de todos los activos y propiedades que puedan tener bajo soberanía estadounidense.

Declarados ambos «significativamente corruptos» el año pasado, un nuevo comunicado del Departamento de Estado de EEUU y una conferencia del embajador, Marc Ostfeld en Asunción sirvieron ahora para detallar las sanciones.

Las penalidades abarcan también a “cuatro entidades de propiedad o controladas por Cartes: Tabacos USA Inc, Bebidas USA Inc, Dominicana Acquisition SA y Frigorífico Chajha SAE”, sancionadas en base a la Ley Global Magnitsky de Responsabilidad por los Derechos Humanos “y se dirige a los perpetradores de abusos graves contra los derechos humanos y corrupción en todo el mundo”, señaló el comunicado de EEUU.

Velázquez es acusado de «interferir en procesos legales» y de maniobrar para protegerse de potenciales investigaciones, con sobornos o amenazas «a quienes pudiesen exponer su actividad criminal», informó el Gobierno estadounidense en el texto.

En cuanto Cartes, el documento afirma que «durante más de una década, aprovechó su riqueza e influencia adquiridas ilícitamente para expandir su poder político y económico sobre las instituciones paraguayas».

«La carrera política arrancó y continua dependiendo de medios corruptos», agregó el texto, que da cuenta de sobornos de hasta 10.000 dólares para lograr su designación como candidato presidencial del Partido Colorado.

En 2017, destinó 1 millón de dólares de su fortuna para «comprar» los votos de diputados e intentar una reforma constitucional que le abriese la puerta a un segundo mandato.

Fracasada esta reforma, y ya fuera de la Presidencia, habría intentado mantener su influencia con pagos continuados que en algunos casos alcanzan los 50.000 dólares al mes.

En esta línea, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aseguró que «Estados Unidos está con el pueblo de Paraguay» y seguirá apoyando a sus «socios» en las instituciones locales para «combatir la corrupción y defender el Estado de Derecho».

Pese las calificaciones del año pasado, Velázquez sigue siendo el número dos del país y hoy volvió a negar la chance de una renuncia, en tanto Cartes -al mando del país entre 2013 y 2018- asumió hace apenas días la titularidad del gobernante Partido Colorado, después de ganar las internas de diciembre al mandatario Mario Abdo Benítez.

“Las acciones de hoy refuerzan las designaciones públicas de Cartes y Velázquez por parte del Departamento de Estado por corrupción significativa en 2022, lo que demuestra nuestro compromiso continuo de combatir la corrupción sistémica, abordar la captura del Estado, reforzar las instituciones democráticas y promover la rendición de cuentas en Paraguay”, señaló Washington.

Además, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por su sigla en inglés) señaló que ambos dirigentes tienen vínculos con integrantes de Hezbollah, una organización considerada terrorista por EEUU.

«El grupo guerrillero ha realizado regularmente eventos privados en Paraguay donde los políticos hacen acuerdos por favores, venden contratos estatales y discuten los esfuerzos de aplicación de la ley a cambio de sobornos. Representantes tanto de Cartes como de Velázquez han cobrado sobornos en estas reuniones», dijo la OFAC.

Velázquez ofreció hoy una conferencia de prensa para rechazar las acusaciones.

«No voy a renunciar; me debo al pueblo paraguayo. Si yo no tengo ningún proceso penal en Paraguay, ¿cómo voy a renunciar por una denuncia que no tengo idea de dónde sale ni tengo claro sus motivaciones?», contestó el vicepresidente a la pregunta si dejará el cargo.

Dijo también que las acusaciones de EEUU son «descabelladas» y las rebatirá ante la justicia.

«Voy a recurrir a los tribunales de EEUU porque estas acusaciones que me hacen no tengo idea de dónde vienen, es totalmente falso, es una denuncia descabellada», afirmó, según la agencia Sputnik y el sitio del diario Última Hora.

Aclaró finalmente que no tiene cuentas ni bienes en EEUU. “No hago negocios con empresas ni ciudadanos estadounidenses», dijo.

A su turno, Cartes dejó en manos de su abogado Pedro Ovelar su defensa.

El Argentino

«Estamos convencidos que se van a revocar ambas sanciones. Mi representado está siendo perseguido injustamente», afirmó Ovelar, que consideró a las denuncias “injustas y carentes de fundamentos y pruebas”.

Llamó la atención sobre el hecho de que “las sanciones provienen de un sector, sobre supuestos hechos ocurridos en Paraguay, pero que no hay ningún proceso en su contra” en el país y advirtió que las palabras de Ostfield “violan la presunción de inocencia y la legítima defensa establecida en la Constitución nacional”.

“Intentaron destruir políticamente desde julio (del 2022) a (Horacio) Cartes y no lo han logrado”, manifestó.

Seguir leyendo

Las más leídas