fbpx
Conectate con El Argentino

Entrevista

Moria Casán es Julio César: «Estamos en el apocalipsis nice»

Actriz, vedette, capocómica del teatro de revistas y animadora televisiva, la «lengua karateca» se sumerge en otra aventura para interpretar al Julio César de William Shakespeare, en la versión libre y ultrakitsch de José María Muscari, que desde este sábado protagoniza en el porteño Cine Teatro El Plata.

Publicado hace

#

El-Argentino-Moria-Casan.

Por Pedro Fernández Mouján

Actriz, vedette, capocómica del teatro de revistas, animadora televisiva, «lengua karateca» pero antes que nada performer de los medios y la escena, Moria Casán se sumerge en otra aventura para interpretar al «Julio César» de William Shakespeare en versión libre y ultrakitsch de José María Muscari que desde este sábado protagoniza en el popular Cine Teatro El Plata del barrio de Mataderos.

«Es otra cosa más en una vida siempre adrenalínica sin reglas ni academia», es la primera definición que da Moria desde su casa de Parque Leloir sobre la estridente puesta de Muscari, cargada de erotismo, donde las mujeres toman los papeles masculinos y los hombres los de ellas.

«La primera vez que pisé un escenario estaba desnuda, debuté en el Teatro Nacional con traje de Chaplin en un número de streap tease, eso es como que te tiren a una plaza de toros, no tenía idea qué podía pasar, eso reafirmó mi personalidad hermafrodita sobre el escenario; por tanto, para mí, este Julio César no es desafiante sino orgánico, lo tomo como algo cósmico y me siento en sincro energética con Shakespeare, con Julio César y con toda la carga popular y barrial que tiene Mataderos», asegura la figura que viene reinventándose desde hace décadas y que nunca sale del foco de la escena.

El-Argentino-Moria-Casan.
El-Argentino-Moria-Casan.

«Atravesé cosas durísimas y maravillosas, traté de manejarlo con la centrífugo de la cabeza que me llevó muchas horas del pensamiento, durante años, años y años yo lloraba cuando me iba a dormir de tantas cosas que me pasaban y pensé tanto hasta que no pensé más, ahora no la dramatizo, la desdramatizo.»
Moria Casán

«Hace 50 años entré en este medio por el culo, las tetas y la cara pero atravesé todo con talento y nunca dejé de estar», asegura reafirmando una máxima que se comprueba todos los días.

Da la impresión de que el escenario es el «patio de tu casa», que te movés ahí con absoluta soltura en cualquier tipo de propuesta como este «Julio César» que te llega.

La cuestión de la escena es la diversidad, es un abanico, es ser yo misma pero mutándome constantemente, la esencia permanece pero me muto y no es que me aburra de esto o de lo otro es simplemente que necesito reinventarme, retroalimentarme, sino te convertís en una sedentaria del espectáculo. Además, aunque algunos no lo vean, siempre amé la vanguardia: yo hice Copi («Una visita inoportuna») con Jean Francois Casanovas en el Konex, «Las tres viejas» de (Alejandro) Jodoroswky en El Picadero, cientos de revistas, ‘La banana mecánica’ cuando estaba prohibida ‘La naranja mecánica’ donde me violaban en escena en plena dictadura, la gente del Di Tella me veía y flasheaba, ahora me monto en la piel de Julio César y te hago un monólogo que tiene que ver con el amor, la lealtad, el sexo, por algo me eligen, nunca tengo proyectos, nunca anhelé tipo ‘quiero hacer esto…’ , yo necesito que me propongan, por eso voy variando, no me tengo que aburrir así soy también en las relaciones, no existe en mi vida el sedentarismo, hasta tengo ‘sueño lúcido’ , tengo una cabeza muy fuerte y eso me permite fluir muy cómodamente, es como que en el escenario me manejo yo misma desde arriba como si fuera al mismo tiempo el títere y el titiritero de mí misma.

¿Y cómo funciona en vos esta capacidad de atravesar tantas situaciones, algunas complicadas, e ir siempre para adelante y estar a full?

Con la resilencia, tuve un abuso, maridos adictos, he tenido golpes, estuve en la cárcel, pasé todo… resilencia, nada me volteó y no porque sea una wonder women sino porque sé manejar mi energía, eso se llama resiliencia, nunca me victimecé, nunca me pregunté «por qué a mí», yo aprendí a construirme, soy la arquitecta de mi psiquis. Atravesé cosas durísimas y maravillosas, traté de manejarlo con la centrífugo de la cabeza que me llevó muchas horas del pensamiento, durante años, años y años yo lloraba cuando me iba a dormir de tantas cosas que me pasaban y pensé tanto hasta que no pensé más, ahora no la dramatizo, la desdramatizo.

¿Y con todas estas cosas que aprendiste a manejar para construirte, cómo manejaste la cuestión de la popularidad y el poder?

Si no lo sabés manejar el poder debilita y corrompe, como le pasa a todo el mundo y ahí termina en muertes, traiciones y deslealtades. Es muy común ver a muchos en una carrera en la que están buscando algo más que no saben qué es y se meten en una montaña rusa, son como angurrientos del poder y todo eso termina en algo trágico porque a nadie le resulta nada; el poder te coopta, es como una secta, yo lo vi, lo vi de cerca. En esta obra hablamos de poder y es un realismo ficcionalizado y absurdo porque no hay nada que supere la realidad, cómo hacés en una ficción para superar esta pandemia donde te mata la saliva ajena, cómo superás un Putin que está anunciando una tercera guerra mundial. Estados Unidos, la ONU, China, Rusia, todo este quilombo con la pandemia, Omicron, las vacunas, los bozales en la jeta y la gente que está todo el tiempo mirando las pantallas, cómo superás esa realidad con la ficción, el arte es llevar eso a un escenario y mezclar todo, estamos en el «apocalipsis nice».

Julio César tenía poder, ¿la actuación?

Inconscientemente sé que tengo poder porque provoco una hipnosis en el espectador, hay una manera mía que llega a la gente, hay una empatía psicológica-anímica pero trasciendo eso; tengo una espiritualidad muy fuerte, no me la creo, yo sé quién soy, cuáles son mis sentimientos, qué quiero qué no quiero, fluyo y que nada me influya, pude atravesar todo porque nunca me instalé.

Seguir leyendo
Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Edición impresa

Baradel: “Hay que plantear un nuevo esquema tributario para que los que ganan más hagan un aporte mayor”

El Secretario General de SUTEBA dialogó con ‹b›El Argentino‹/b› y analizó la situación política y social del país, el éxito de las paritarias y los temas pendientes del Estado.

Publicado hace

#

El-Argentino-Baradel Diario El Argentino

¿Cuál es la situación del país y en particular de la provincia de Buenos Aires?

Hay algunas situaciones que todavía no están resueltas, la principal es la escalada inflacionaria. Venimos de una pandemia en la que hubo un Estado presente. El Gobierno nacional y el bonaerense respondieron a las necesidades que tenía el conjunto de la sociedad con salud, vacunación, la implementación del IFE o la ayuda a las Pymes y el pago de salarios a los trabajadores y a las trabajadoras.

¿No alcanza con el crecimiento macroeconómico?

Tiene que haber mayor distribución. En el marco de las paritarias los trabajadores estamos defendiendo el poder adquisitivo del salario ante el aumento de precios. Hay que aumentar la base de la jubilación mínima y plantear un nuevo esquema tributario en el que quienes ganan más, hagan un aporte mayor, proporcional a las ganancias que obtienen.

¿Cuál es el balance del cierre de las paritarias en la provincia de Buenos Aires?

El Gobernador valora a los trabajadores, respeta las organizaciones sindicales y fundamentalmente está desarrollando políticas en beneficio de los trabajadores. Nosotros firmamos una paritaria de 42% con cláusula de revisión. Pedimos la readecuación, inmediatamente el Gobierno convocó a todos los gremios y el acuerdo pasó del 42.5% a 60%. Pero sigue abierta la paritaria, porque la cláusula del seguimiento y la revisión sigue vigente. Eso es muy importante, igual que la inversión en infraestructura escolar.

Día de la Democracia. El saludo de Baradel a las trabajadoras y trabajadores de El Argentino.

¿Cuál es el balance sindical después de conseguir la reelección como Secretario General de SUTEBA?

Casi el 80% de los docentes del sistema nos votaron, el 97% de los distritos hubo una ratificación de una representación que defendió a las y los trabajadores en general, a las y los docentes y a la escuela pública. Enfrentamos las políticas neoliberales a pesar de la persecución, las amenazas, la difamación y los linchamientos mediáticos.

¿Cómo es el día a día de un docente bonaerense?

Con mucho trabajo, compromiso, atendiendo las necesidades que tienen los chicos, las familias. Hay una preocupación muy grande por las situaciones de violencia que se dan, en lugares donde el tejido social se ha deteriorado. El Estado tiene que intervenir, no solamente desde lo educativo, sino desde lo social, lo legal, lo sanitario, creando equipos interdisciplinarios que puedan abordar estas problemáticas y con políticas públicas que las puedan resolver.

Juntos por el Cambio intentó adueñarse de la bandera de la educación. ¿Lo lograron?

No, creo que sólo para un sector. La realidad es que eliminaron la entrega de computadoras, de libros, llevaron el presupuesto de educación del 6,5% del PBI al 4,8%, eliminaron las paritarias, dejaron que la infraestructura de las escuelas cayera a niveles impensados de deterioro.

¿Cuál es el panorama político hacia 2023?

La sociedad votó al Frente de Todos, no para administrar lo que dejó Macri, sino para transformar la situación de la Argentina y mejorar la calidad de vida de las mayorías. Los debates que se están dando son buenos en la medida que haya una mesa donde se definan 4 o 5 políticas a llevar adelante, se puedan consensuar y ejecutar en beneficio del conjunto de la sociedad. Los sindicatos, las organizaciones sociales, vamos a estar acompañando todo lo que haga el gobierno y que sea en beneficio de los trabajadores y el pueblo. Y vamos a estar movilizándonos y reclamando que tomen las medidas que entendemos que tienen que tomar y no se toman. Los primeros interesados en que no vuelva el neoliberalismo en Argentina somos los trabajadores y las trabajadoras.

¿Cuáles son esas 4 o 5 medidas?

Conformar una Empresa Nacional de Alimentos, establecer una ley para que la deuda no se pague con restricciones sino a través de la recuperación de lo que fugaron. Tomar el control de la hidrovía del Paraná para saber realmente qué se exporta, qué se importa, que se pague lo que se tiene que pagar. Un programa de obra pública para mejorar la situación de infraestructura a nivel nacional de escuelas, hospitales, caminos rurales, rutas y diferentes obras hidráulicas que permitan mejorar y generar miles de puestos de trabajo. Medidas que permitan fortalecer el sistema educativo, el sistema de salud, el sistema productivo de nuestro país y que le dé crecimiento, distribución y generación de empleo.

Anuncio
Seguir leyendo

Las más leídas