fbpx
Conectate con El Argentino

Presidencia

El presidente anunció nuevas medidas de restricción para frenar la segunda ola

Desde este jueves la restricción a la circulación será entre las 20 y las 6 en el AMBA, también se suspendieron las actividades sociales, deportivas, religiosas y recreativas, el cierre de comercios desde las 19 y la suspensión presencial de clases.

Publicado hace

#

Alberto Fernández anunció este miércoles la restricción de circulación entre las 20 y las 6 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA); la suspensión de las actividades sociales, culturales, deportivas, religiosas y recreativas en lugares cerrados, el cierre de comercios desde las 19 y la suspensión presencial de clases en los tres niveles educativos.

La suspensión de las clases presenciales se producirá a partir del lunes próximo y hasta el 30 de abril, mientras las medidas con impacto en el resto de las actividades regirán desde este viernes a las 0 horas, y por dos semanas.

«Durante dos semanas, a partir del día lunes, las clases van a adquirir su modalidad virtual», anunció el Jefe de Estado en un mensaje grabado este miércoles por la noche en la Quinta Presidencial de Olivos, donde Fernández mantendrá hasta mañana su aislamiento por el coronavirus.

En tanto las actividades gastronómicas funcionarán en modalidad de «entrega a domicilio» desde las 19, informó el mandatario sobre las nuevas medidas, que saldrán en otro Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

«En el AMBA estamos viviendo la mayor velocidad de aumento de casos desde el inicio de la pandemia. Por lo tanto, es nuestra obligación tomar medidas adicionales y convocar a la población a un cambio, para lograr que avance el plan de vacunación y evitar la saturación del sistema de salud», expresó Fernández.

El Presidente contó que «el mayor riesgo de transmisión se produce en las actividades sociales y recreativas nocturnas, donde no hay dos metros de distancia, se producen aglomeraciones, se usa escasamente el barbijo y también en espacios cerrados sin ventilación adecuada».

Y remarcó que el AMBA «constituye un único aglomerado urbano, uno de los más poblados de América», que «tiene una única realidad epidemiológica, con un gobernador y un jefe de gobierno y dos docenas de municipios».

El jefe de Estado alertó que «estamos monitoreando día a día evolución de la pandemia» y «hace un mes, acumulamos 45.498 casos de contagios, mientras que la semana que acaba de terminar acumulamos 122.468 casos y la que va transcurriendo en este momento seguramente va a superar esta cifra».

Fernández consideró que el contagio de Covid «no está en las fábricas, no está centralmente en los negocios que con distancia social pueden atender a los clientes», sino «en las reuniones sociales donde la gente se distiende y en ese momento de distracción, de esparcimiento, es mucho más fácil contraer el virus».

El mandatario apuntó a que los Gobiernos provinciales y municipales «fiscalicen las decisiones» que toma el Gobierno central «y hagan cumplir las decisiones», porque «tal como ocurrió con las medidas dispuestas hace una semana, el resto de las jurisdicciones puede adherir».

«Espero que los gobernadores y los intendentes que entienden que deben acompañarme en este momento difícil, lo hagan», pidió Fernández, y agregó: «Lo que más necesitamos es que ustedes, argentinos, argentinas, entiendan que el cuidado individual es central, no solo para que no nos contagiemos nosotros, sino para no contagiar al otro».

«Seguimos negociando y hablando con todos los proveedores de vacunas para cerrar acuerdos y acelerar el acceso a ellas», manifestó el Presidente, y subrayó que este fin de semana «estarán llegando más vacunas para continuar con el Plan de Vacunación».

Fernández destacó que, al igual que en 2020, el Gobierno nacional «trabaja en la reorganización del sistema de salud para dar prioridad a la atención de la enfermedad ante el ascenso de casos de coronavirus en el marco de la segunda ola» y enumeró que el año pasado «las camas de terapia intensiva pasaron de 8.521 a 12.501, lo que representó un incremento del 47 por ciento de la capacidad del sistema para absorber la demanda aumentada de cuidados intensivos ante la pandemia».

Además, reseñó que, en articulación con el Ministerio de Obras Públicas, se instalaron 12 hospitales modulares de emergencia y 19 Centros Modulares Sanitarios «en lugares estratégicos del país para fortalecer la respuesta sanitaria», y más de cinco millones de personas «ya recibieron la primera dosis» en el marco del plan de vacunación que lleva adelante el Gobierno nacional para combatir el coronavirus.

El cumplimiento de las medidas «estará a cargo de las fuerzas federales», informó Fernández, mientras que las Fuerzas Armadas colaborarán «con la atención sanitaria donde sea necesario», consignó.

«Como Presidente de la Nación preservaré la salud de todos los argentinos y todas las argentinas y procuraré su cuidado al máximo», afirmó, y subrayó: «No me mueve ningún interés político en lo que hoy estoy proponiéndoles, no estoy acá planteando estas cosas para ver de qué modo lucro políticamente, lo único que me importa es preservar la salud de los argentinos».

El Argentino

El Presidente enfatizó que «la distención social es un gesto de irresponsabilidad magnífico, que se vuelve intolerable» y concluyó: «Como dice el papa Francisco, nadie se salva solo».

Para delinear las medidas Alberto se reunió este miércoles por la tarde en Olivos con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, en coordinación con la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, quien permaneció en Casa Rosada.

Seguir leyendo
El Argentino
1 Comentario

1 Comentario

  1. Pingback: El fiscal Javier Baños denunció a Mauricio Macri instigar a la desobediencia en la lucha contra el coronavirus – El Argentino ®

Deja un comentario

Argentina

Operación Vialidad: el martes habla Cristina

La Vicepresidenta ya se pronunció dos veces ante los jueces. «Este juicio forma parte también del lawfare, esto fue un plan ideado por el Gobierno saliente», dijo en 2019. En septiembre pasado acusó a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola de cometer «un claro a caso de prevaricato».

Publicado hace

#

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner tendrá el próximo martes a las 9.30 la oportunidad de dirigirse por última vez al Tribunal que la juzga, junto a otros 12 imputados, por supuestos delitos con la adjudicación de obra pública en Santa Cruz entre 2003 y 2015.

La del martes será la segunda jornada dedicada a las palabras finales dispuesta por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 en el cronograma previo a dar a conocer su veredicto, cuya fecha debería anunciarse también ese día.

La Vicepresidenta se conectará a la audiencia de manera remota a través de la plataforma Zoom y, en ese momento, se le preguntará si desea exponer sus últimas apreciaciones ante los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso.

Las últimas palabras son un derecho de los imputados en juicios orales y pueden optar por no hacer uso.

Desde que se inició el debate, hace más de tres años y medio, la expresidenta habló dos veces ante los jueces: en su declaración indagatoria del 2 de diciembre de 2019, cuando el debate aún era presencial, de manera previa a la pandemia de Covid 19;y luego en la etapa de alegatos, cuando hizo uso como abogada del derecho a ejercer su propia defensa.

«Este juicio forma parte también del lawfare, esto fue un plan ideado por el Gobierno saliente», sostuvo en su indagatoria en diciembre de 2019 y aseguró que «así llegó este Gobierno saliente al gobierno, con el auxilio invalorable del aparato judicial», dijo en relación a la presidencia de Mauricio Macri.

«Este juicio forma parte también del lawfare, esto fue un plan ideado por el Gobierno saliente»

El juicio «está montado sobre la hipótesis de que Néstor Kirchner fue presidente para armar una asociación ilícita con un empresario de la construcción que era su amigo de Río Gallegos, para venir a saquear las arcas del Estado», dijo entonces al calificar como «una vergüenza» a la acusación.

En la segunda ocasión, el 23 de septiembre último, la Vicepresidenta y presidenta del Senado habló al Tribunal de manera virtual desde su despacho en la sede parlamentaria como parte del alegato final de su defensa y por su condición de abogada.

Fernández de Kirchner dijo que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, quienes pidieron condenarla a 12 años de prisión, cometieron «un claro a caso de prevaricato».

«La acusación de los fiscales viola la Constitución» porque «un Gobierno elegido por el pueblo no puede ser considerado como una asociación ilícita», argumentó en el alegato, en el que su defensor Carlos Beraldi reclamó la absolución.

Intento de magnicidio

La Vicepresidenta se dirigió al Tribunal luego de haber sido víctima el 1 de septiembre de un intento de homicidio cuando regresaba a su departamento del barrio porteño de Recoleta.

La noche de ese día, el ahora detenido Fernando Sabag Montiel gatilló un arma contra Fernández de Kirchner pero la bala no salió, a poca distancia de la expresidenta y en medio de una de las manifestaciones de apoyo que se realizaban en esos días tras la acusación en su contra por parte de la fiscalía en este juicio.

Para el martes próximo se dispuso que también tengan oportunidad de expresar sus palabras finales el exfuncionario de Vialidad Santa Cruz Héctor Garro, el exfuncionario de Planificación Federal Carlos Kirchner y el exsecretario de Obra Pública José López.

El Tribunal deberá fijar luego fecha para dar posibilidad de hablar a los últimos cuatro acusados, y en base a esa decisión se sabrá cuándo pronunciará su veredicto, que debe ser emitido en la misma jornada en que hable el último de ellos.

Se trata de los exresponsables de Vialidad provincial en Santa Cruz Raúl Pavesi, José Santibañez y Juan Carlos Villafañe, y del extitular de la Dirección Nacional de Vialidad en el kirchnerismo Nelson Periotti.

En la última audiencia del viernes 25, dijeron sus últimas palabras el exministro de Planificación Julio De Vido; el dueño de «Austral Construcciones», Lázaro Báez; el exfuncionario Abel Fatala y el exencargado del distrito 23 de Vialidad Nacional en Santa Cruz Raúl Daruich.

Reclaman absolución por inexistencia de delito

El juicio por el supuesto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz entre 2003 y 2015 a favor de empresas de Báez comenzó en mayo de 2019 en los tribunales federales de Retiro, estuvo seis meses interrumpido por la pandemia y se reanudó de manera virtual en agosto de 2020, sin recuperar nunca la presencialidad plena.

A lo largo de más de tres años de juicio, el tribunal escuchó a 114 testigos en 117 audiencias.

En relación al veredicto, se prevé que también se dé a conocer en una audiencia virtual, salvo que alguna de las partes solicite estar presente en los tribunales de Retiro para ese momento.

Las defensas de todos los imputados reclamaron la absolución por inexistencia de delito.

Los fiscales pidieron que se condene a 12 años de prisión a la expresidenta como supuesta jefa de asociación ilícita y administración fraudulenta.

Para Báez, la fiscalía reclamó también 12 años de prisión como presunto autor de asociación ilícita agravada por su calidad de organizador y partícipe primario de administración fraudulenta agravada.

El Argentino

Además, solicitaron diez años de cárcel para De Vido y Periotti, y seis años para Collareda y Villafañe.

Para Daruich y Pavesi requirió cinco años y cuatro años para Fatala y Santibáñez.

En cuanto a Carlos Kirchner, los dos fiscales postularon la absolución por asociación ilícita y una condena a dos años en suspenso por abuso de autoridad.

Seguir leyendo

Las más leídas