fbpx
Conectate con El Argentino

Presidencia

Reforzaron la custodia de Cristina por una amenaza telefónica de muerte

Lo dispuso la jueza Capuchetti que investiga el intento de magnicidio. Fue desde La Plata. Se comunicaron con el 911.

Publicado hace

#

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue amenazada de muerte y la jueza federal María Eugenia Capuchetti, a cargo de la causa por el intento de magnicidio que sufriera el 1 de septiembre pasado, dispuso reforzar la custodia de la ex mandataria.

La amenaza fue hecha ayer por la tarde a través de un llamado telefónico a la línea 911 realizado desde la ciudad de La Plata.

A once días después del atentado contra la Vicepresidenta ocurrido en la puerta de su domicilio, cuando el ahora detenido Fernando Sabag Montiel gatilló un revólver a escasos centímetros de su rostro, se suma ahora esta amenaza de las últimas horas.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, SEPTIEMBRE 5: La vicepresidenta Cristina Kirchner saluda simpatizantes al dejar su casa esta tarde. Foto NA: REUTERS/Agustin Marcarianzzzz

En la causa por el intento de magnicidio, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, interviene también el fiscal Carlos Rívolo.

Además de Fernando Sabag Montiel se encuentra detenida su pareja, Brenda Uliarte, imputada también por el hecho.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Ataque a Cristina: allanamientos y secuestro de teléfonos

Los procedimientos ordenados por la jueza María Eugenia Capuchetti se realizaron entre la noche del miércoles y la madrugada de hoy.

Publicado hace

#

Fuerzas de seguridad realizaron allanamientos en los que secuestraron teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos, en el marco de la causa en la que se investiga el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, ocurrido el pasado 1° de septiembre cuando un hombre le apuntó y gatilló a metros de su cabeza con una pistola que tenía cinco balas en el cargador.

Los procedimientos ordenados por la jueza María Eugenia Capuchetti se realizaron entre la noche del miércoles y la madrugada de hoy jueves en inmuebles vinculados a dos personas que quedaron bajo sospecha a partir de distintas conversaciones de whatsapp que mantuvieron con Nicolás Gabriel Carrizo, el cuarto detenido por el intento de magnicidio que protagonizó el procesado Fernando Sabag Montiel.

Las personas que quedaron bajo sospecha son aquellas a las que Carrizo tenía agendadas en su celular como «Joa» (Joana Colman) y «Jony White», con quienes mantuvo conversaciones vinculadas a la ataque fallido contra la dos veces expresidenta Fernández de Kirchner, según pudo reconstruir Télam de fuentes judiciales.

Durante los procedimientos, que fueron al menos dos, llevados a cabo en distintas localidades de la provincia de Buenos Aires, se secuestraron teléfonos celulares de las dos personas y otros dispositivos electrónicos que serán sometidos a peritaje, según pudo reconstruir Télam de fuentes de la investigación.

Los allanamientos se activaron luego de una presentación de la querella de la vicepresidenta, representada por los abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal en la que se solicitaba investigar, entre otras cosas, el posible móvil económico que pudo haber motivado a Sabag Montiel y su pareja Brenda Uliarte a intentar cometer el magnicidio.

La punta para avanzar sobre la posible motivación económica de Sabag Montiel surgió de un diálogo detectado por los abogados de la vicepresidenta en uno de los grupos de whatsapp que integraba donde, el 15 de agosto pasado, escribió: «Yo quisiera hacerme el vendedor de copos y meterle un corchazo», informaron fuentes judiciales.

En esa misma conversación, y al referirse a Brenda Uliarte y sus planes magnicidas, Sabag Montiel escribió: «Yo a ella la trato de bajar, pero a mi me importa la plata, si nos compran o le dan un laburo, ya está salvada, bienvenido sea».

Las referencias al tema económico coinciden con otros mensajes detectados por los abogados de la querella donde una persona agendada como «Joa» en el teléfono de Gabriel Nicolás Carrizo, líder del grupo de supuestos vendedores de copos de nieve, sostuvo que sabía que lo había hecho por plata.

«Se que lo hizo por plata, por acomodo, así que el chabón en cuatro años ponele que sale y sale reacomodado mal eh… a ver, como les vuelvo a repetir, uno por plata se vende ¿si? Pero si, si los nombro a ustedes, eso si así que fíjense bien… y no solo a ustedes cinco porque nombro a más personas, fíjense bien», escribió «Joa» en un grupo de whatsapp que compartía con Carrizo.

Las conversaciones de las que participa «Joa», en las que exhibe poseer información sensible y eventualmente reservada, ocurrieron después de que se produjera la detención de Uliarte, la noche del domingo 4 de septiembre, cuando en el expediente regía el secreto de sumario.

En la misma presentación judicial los abogados de la vicepresidenta habían reclamado también que se avance con la identificación de la persona a la que Carrizo tenía agendada en su celular como Jony White, algo que ya ocurrió y devino en nuevas medidas.

Ese contacto mantuvo un diálogo con Carrizo que para la querella podría ser determinante. «Estamos pensando matar al jefe de La Cámpora esta vez», «están llegando todos», «Si querés venir», «Vamos a tener una charla grupal», fueron los mensajes que Carrizo le envió al contacto «Jony Withe» el 1° de septiembre a las 23.40, dos horas después, del ataque fallido a la vicepresidenta. El contacto «Jony White» respondió: «Los sicarios de los copos de nieve».

Seguir leyendo

Las más leídas