fbpx
Conectate con El Argentino

Economía

Alberto dijo que su Gobierno no va a «acotar gastos en el tema social»

El FMI y el Gobierno argentino llegaron esta semana a un acuerdo a nivel técnico al cumplirse «todos los objetivos cuantitativos del programa en el primer trimestre» de 2022 y, una vez que la revisión pase por el directorio del organismo, la Argentina recibirá unos US$ 4.100 millones.

Publicado hace

#

El Gobierno nacional rechaza la posibilidad de «acotar gastos en el tema social», aseguró hoy el presidente Alberto Fernández tras la primera revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) por la reestructuración de la deuda por US$ 44.000 millones contraída durante la gestión de Mauricio Macri.

«No estamos pensando en acotar gastos en el tema social», dijo Fernández en una conferencia de prensa de ofrecida en el Hotel Marriot a los periodistas argentinos que cubren la IX Cumbre de las Américas, y donde se aloja la comitiva nacional.

El FMI y el Gobierno argentino llegaron esta semana a un acuerdo a nivel técnico al cumplirse «todos los objetivos cuantitativos del programa en el primer trimestre» de 2022 y, una vez que la revisión pase por el directorio del organismo, la Argentina recibirá unos US$ 4.100 millones.

Ambas partes acordaron que los objetivos anuales se mantendrán, específicamente los relacionados con el déficit fiscal primario, el financiamiento monetario y las reservas internacionales netas. En ese sentido, Fernández manifestó que Argentina tiene un crecimiento «realmente muy importante» y, por lo tanto, no quiere «que ese ritmo se frene o se desacelere».

«La Argentina crece y ese crecimiento demanda dólares para los insumos y, a pesar de que las exportaciones crecen mucho, por momentos se vuelven insuficientes para la cantidad de dólares que reclaman o se necesitan en la industria», explicó el mandatario, y añadió: «Es algo que vamos a ir corrigiendo poco a poco».

Fernández contó que el FMI dijo que es necesario «recalibrar todo por la inflación que se ha dado en los alimentos en todo el mundo». «La inflación de alimentos es un tema que preocupa a todos, hablé de esto con (el primer ministro de Canadá, Justin) Trudeau y con (el presidente de Brasil, Jair) Bolsonaro», remarcó.

En ese marco, completó que se trata de un «tema de preocupación en el mundo, por lo tanto cualquier acción de recalibración que tengamos que hacer sobre lo que hemos programado tiene más que ver con una iniciativa del Fondo y que por supuesto compartimos».

En otro orden, con referencia a la baja en la cotización de los bonos argentinos y la suba del riesgo país, Fernández lo atribuyó a que «por esta época esto podía pasar porque muchas empresas se desprenden de títulos para cumplir con obligaciones».

En los últimos días los bonos en dólares, tanto la legislación local como extranjera, registraron bajas generalizadas y el riesgo país superó los 2.000 puntos. «Hablé ayer con los dos», afirmó en referencia al ministro de Economía, Martín Guzmán; y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce «y otra vez esta mañana» sobre ese tema.

«Nosotros esperábamos que por esta época esto podía pasar porque muchas empresas se desprenden de títulos para cumplir con obligaciones», señaló. «Creo que la cosa se va a ir ordenando paulatinamente y obviamente seguiremos de cerca el tema para monitorearlo y para intervenir si es necesario», advirtió.

En otro orden, Fernández afirmó que el proyecto de ley de la renta inesperada se resolverá en el Congreso, que «lo analizará y verá cómo lo trata». El proyecto de ley para gravar la renta inesperada de las empresas, que prevé el pago adicional de una alícuota del 15% por única vez, ya tiene estado parlamentario y comenzará a debatirse la semana que viene en comisión.

«Ese es un proyecto que teníamos preparado con (el ministro de Economía) Martín (Guzmán) desde el día que anunciamos los bonos para los sectores más postergados y los bonos para los jubilados», dijo el Presidente. En ese marco, Fernández reforzó que la idea de aplicar una renta inesperada en la Argentina «está en sintonía con lo que está pasando en otros lugares del mundo».

De hecho, lo propuso ayer en su discurso en la Cumbre, cuando subrayó: «Ante tanta desigualdad, debemos plantear la necesidad de políticas impositivas progresivas, aun cuando las élites domésticas nos presenten como un peligro para la calidad democrática».

En su discurso de ayer, Fernández había señalado también que la renta inesperada «que la guerra entregó como un regalo a grandes corporaciones alimenticias, petroleras y armamentísticas debe ser gravada para mejorar la distribución del ingreso».

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Pastoral Social pide «redistribución para cerrar brecha social»

«Estamos frente al enorme desafío de crear fuentes de trabajo con un salario digno que sostenga su poder adquisitivo», sostuvieron. Reiteraron que «los planes sociales son necesarios en la coyuntura, hasta la consolidación de modelos de economía popular sustentables».

Publicado hace

#

El presidente de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Jorge Lugones, advirtió hoy sobre la necesidad de «reconstruir la confianza en nuestro país y generar un acuerdo político, social y empresarial para profundizar las políticas de redistribución del ingreso para cerrar la brecha social».

En el marco del cierre del encuentro de la Semana Social 2022, Lugones abogó por la puesta en marcha de «políticas públicas que salgan del cortoplacismo», al advertir que se necesita «más responsabilidad y espíritu crítico ante el poderío mediático que, respondiendo a intereses económicos sectoriales, niega la discusión inteligente de las ideas y el discernimiento de la realidad».

«Estamos frente al enorme desafío de crear fuentes de trabajo con un salario digno que sostenga su poder adquisitivo», dijo y reiteró que «los planes sociales son necesarios en la coyuntura, hasta la consolidación de modelos de economía popular sustentables».

De todos modos, aclaró que resulta «imprescindible» aplicar un «verdadero plan de desarrollo humano integral que incluya un proyecto de repoblación de nuestro país para encauzar la angustiante necesidad de tierra, techo y trabajo que tiene gran parte de nuestro pueblo».

Al leer las conclusiones del encuentro religioso, Lugones sostuvo que «el gran ordenador de la vida humana y la felicidad es el trabajo digno, entendiendo que la posibilidad de que acceder al mismo no es un problema individual, sino que es la consecuencia de un modelo que debe anteponer la producción a la especulación, la distribución a la concentración y el acaparamiento, el bien común a la rentabilidad sectorial».

El titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social recordó que «el empresario es una figura fundamental de toda buena economía», aunque al mismo tiempo «el verdadero empresario es el que conoce a sus trabajadores porque trabaja junto a ellos y con ellos».

A lo largo de los últimos tres días expusieron empresarios e industriales de diversas escalas y se llegó a la conclusión de que «no se puede generar empleo de buena calidad sin una presencia activa del Estado en apoyo a las empresas y sobre las pymes, generando una articulación público/privado que genere estabilidad en las reglas», subrayó el prelado.

«Tras este encuentro hemos escuchado con preocupación los datos sobre la desigualdad económica en nuestra patria, que la concentración excesiva de la riqueza desalienta el empleo nacional y estimula el ahorro fuera del país, el consumo externo y la fuga de divisas», dijo monseñor Lugones y advirtió que aunque «se verifica crecimiento en la actividad económica y del empleo, sigue habiendo hermanos en situación de pobreza».

«Entre las conclusiones que hemos llegado es que es necesario defender el sistema democrático, teniendo presente que la administración de la vida en sociedad no es sólo tarea del poder político, sino también del Judicial, del económico y que al mismo tiempo es tarea de todos cuidar la voluntad soberana del pueblo».

Lugones expresó: «Como pastores a los que se nos confió esta tarea de iluminar la labor de la pastoral social del episcopado entendemos que debemos aunar todos los esfuerzos para construir los acuerdos que permitan garantizar el trabajo digno y la integración para todos los habitantes de nuestro país».

Tras dos años de virtualidad, la Pastoral Social se reunió de forma presencial por tres días en el hotel 13 de Julio de Mar del Plata, bajo el lema «Integración y trabajo para una patria de hermanos», donde expusieron diferentes autoridades eclesiásticas, políticos y gremialistas con una fuerte convocatoria al diálogo, la integración humana y la creación de empleo digno.

Seguir leyendo

Las más leídas