fbpx
Conectate con El Argentino

Política

Echaron a soldado de Revolución Federal, vinculado al ataque a Cristina

Tras participar de una reunión en la que se amenazó a funcionarios públicos, el Ejército desafectó a Franco Castelli, quien reside en la ciudad santacruceña de Río Gallegos.

Publicado hace

#

Por Néstor Llidó

El Ejército Argentino decidió desafectar al soldado voluntario que, a fines de agosto, había participado de una reunión virtual del grupo Revolución Federal en las que se profirieron amenazas e incitaciones a cometer delitos contra funcionarios públicos.

Tras la denuncia radicada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ante la jueza federal María Eugenia Capuchetti, en la que se aportó el material sobre manifestaciones realizadas en Twitter por miembros de Revolución Federal, a través del comandante de la Brigada Mecanizada XI, presentó la denuncia correspondiente ante la Secretaría Penal del Juzgado Federal de Río Gallegos.

El soldado voluntario, identificado como Franco Ezequiel Castelli, de 26 años y con domicilio en esa ciudad de Santa Cruz, había participado de ese encuentro.

“Se inició una instrucción disciplinaria en el marco de los establecido en el Código de Discplina de las Fuerzas Armadas, que culminó con la imposición de una sanción disciplinaria acorde a la falta gravísima cometida”, sostuvo el Ejército, en un comunicado.

En tal sentido, se consignó que “Franco Ezequiel Castelli se haya fuera de la institución, estando sujeto a lo que disponga el Juzgado interviniente, con el cual la Fuerza colabora en lo que sea requerido”.

Este joven había participado de una transmisión en vivo en Twitter realizada el 26 de agosto de 2022 por Revolución Federal, convocada bajo el título “¿Hay que pudrirla»” y de la que también formó parte Jonathan Ezequiel Morel, otro integrantes de esa organización.

De acuerdo a la desgrabación que la AFI adjuntó como material de prueba, Morel y Castelli mantuvieron el siguiente diálogo:

Morel: ¿Pasás todos los días por la casa de Máximo».

Castelli: Sí, soy de Santa Cruz, de acá.

Morel: Uhh, ¿cómo no lo mataste, boludo»»

Los dos integrantes de la organización antikirchnerista que planeó intervenciones violentas contra el oficialismo y que instaló guillotinas y horcas en las manifestaciones de la oposición intercambiaron también insultos y amenazas contra el presidente Alberto Fernández.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Vandalizaron placas en memoria de los bombardeos del ’55

Arrancaron escudos en las cerámicas instaladas en la vereda del Ministerio de Economía. En el único ataque de un Ejército contra sus civiles de la historia murieron más de 350 personas.

Publicado hace

#

Las placas colocadas en las inmediaciones del Ministerio de Economía de la Nación el 16 de junio de este año con motivo del aniversario del Bombardeo a Plaza de Mayo de 1955 en homenaje a las víctimas, fueron encontradas vandalizadas en un nuevo acto de odio y de violencia política.

Las dos placas habían sido colocadas en un multitudinario acto en Plaza de Mayo del que participó el presidente Alberto Fernández, organizado por el legislador porteño Alejandro Amor, Taty Almeida de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la Comisión por la Memoria, el Sindicato de Dragados y Balizamiento y familiares de las víctimas del bombardeo. También participaron el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, y los dirigentes sindicales Pablo Moyano y Juan Carlos Schmid.

En la Legislatura porteña, el diputado Amor ya presentó un pedido de declaración de repudio por este ataque a la memoria y a los derechos humanos. “Vemos con profunda preocupación la escalada de violencia. Creemos fielmente que el diálogo y el debate siguen siendo los caminos de construcción de la sociedad democrática que tanto costó restituir”, manifestó el legislador en el repudio presentado que espera ser aprobado en el recinto en los próximos días y acompañado por todas las fuerzas políticas.

En los bombardeos a la Plaza de Mayo de 1955 murieron más de 350 personas y más de 1000 resultaron heridas, todas ellas, víctimas civiles, desarmadas e inocentes. La primera bomba cayó en la casa de Gobierno con la intención de matar al Presidente Juan Domingo Perón. Luego, los aviones de la Marina descargaron bombas en la CGT, el Ministerio de Guerra, el departamento de policía, el ex palacio Unzué (hoy la Biblioteca Nacional) y las calles de los alrededores en un ataque que duró más de tres horas.

Seguir leyendo

Las más leídas