fbpx
Conectate con El Argentino

Entre Ríos

Elecciones 2023: «Estarán en juego los derechos sociales y políticos»

Así lo declaró el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Agustín Rossi, en un acto con el objetivo de reafirmar la gestión de Alberto Fernández.

Publicado hace

#

El flamante titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi, dijo hoy en Entre Ríos que en las elecciones presidenciales de 2023 se pondrá «en disputa el sentido de la historia argentina de los últimos 75 años» y al mismo tiempo «estarán en juego los derechos sociales y políticos consagrados por Perón y Eva, y luego por Néstor y Cristina».

En ese sentido, consideró que en los próximos comicios se dará una disputa por la interpretación de la historia del país y que, al discutir sobre el futuro, se debatirá «principalmente, si el peronismo le hizo bien o mal» a la Argentina.

El exministro de Defensa y exjefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados compartió estos planteos al exponer en una de las mesas de debate del plenario «Reflexiones sobre el presente y futuro de la Argentina», que se realizó en un club de Concepción del Uruguay organizado por su espacio político, La Corriente Nacional de la Militancia, en el marco del Frente de Todos.

En el encuentro también hablaron el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, en cierto modo anfitrión; y los diputados nacionales del oficialismo Victoria Tolosa Paz, Carolina Gaillard y Marcelo Casaretto, entre otros. El objetivo de la jornada fue «ratificar la gestión nacional» del presidente Alberto Fernández, y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, detallaron a Télam desde la organización.

¿Qué se dijo?

En ese ámbito, Rossi llamó a «descubrir cuál es el contexto ideológico» en el que se prepara una nueva elección nacional, donde la «derecha está claramente diciendo lo que piensa y va a hacer» y sostuvo que el «peligro» está en que podrán tener «legitimidad popular y aval legislativo».

Lo que va a ponerse en disputa, expresó, «es el sentido de la historia de los últimos 75 años y si el peronismo le hizo bien o mal a la Argentina», no «el futuro ni cargo de un dirigente», sino el lo que «da fuerza y vida al peronismo como movimiento político».

Para Rossi, el peronismo debe «tener en cuenta este contexto», y si bien «hay que tener un debate de ideas, si se gestiona no se puede vivir en un Estado de debate permanente», y llamó a «aprender a vivir con las diferencias, fortaleciendo la gestión».

El titular de la AFI consideró que la gestión «tiene que dar las respuestas que el conjunto de la sociedad necesita» y la militancia «fortalecer a esa gestión y contar a la sociedad lo que está en juego».

Además manifestó que «tenemos que hacer lo que hacen todas las fuerzas políticas: hablar de las cosas que hicimos bien y mandar un mensaje de esperanza», para combatir «ese sentimiento de incertidumbre y apatía» en la sociedad.

La maldita economía

Por otro lado, se comprometió a que el Gobierno nacional va a «bajar la inflación y potenciar el crecimiento argentino», siempre con «el compromiso histórico de estar con los que menos tienen, con los más vulnerables y los que más necesitan».

«Nos faltan cosas, pero el camino no es volver para atrás sino mirar hacia el futuro, con la Argentina grande y la grandeza de nuestro pueblo», concluyó Rossi.

En tanto, el gobernador Bordet destacó el espacio para «debatir, charlar y construir un futuro para seguir siendo gobierno en 2023, por sobre todos los posicionamientos personales».

Para eso, convocó a «dejar discusiones vanas y estériles para construir consensos y encontrar las mejores mujeres y hombres que lleven a la victoria al peronismo y al Frente de Todos», en un 2023 «que no está para nada resuelto».

La palabra de Bordet

Bordet sostuvo que el año que viene, en las elecciones, se confrontará «si volvemos a esos cuatro años pero empeorados, del desastre del Gobierno de (el expresidente Mauricio) Macri» y pidió «actuar para no caer en un Gobierno de derecha neoliberal».

El Argentino

Asimismo, dijo que el peronismo tiene autocritica, pero también llamó a «salir a defender y bancar», porque el peronismo «nunca dejó solo a los gobernantes», y «está de pie, para dar batalla y ganar en una senda de crecimiento, producción, empleo, trabajo e inclusión social con paridad de género».

El encuentro fue organizado por la diputada nacional Carolina Gaillard y el intendente Martín Oliva, y se concretó luego de los plenarios de Santa Fe, Chaco y Corrientes.

«La Corriente de la Militancia es un espacio político dentro del Frente de Todos (FdT) que entiende que tiene la responsabilidad, en este momento político, de generar debates y diálogos con la militancia, que aporten al fortalecimiento del gobierno, con políticas que mejoren la vida de la gente», señaló Gaillard.

Para la legisladora, «el presidente Alberto Fernández y nuestro gobernador necesitan todo el aporte y el apoyo de la militancia para tomar las medidas necesarias para resolver los problemas que tenemos».

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Cambio climático

El río Paraná recuperó su altura pero podría volver a bajar hacia fines de julio

La bajante histórica que afecta ese curso de agua tuvo su inicio en marzo del 2020 y desde el mismo mes del año pasado el descenso de las aguas se incrementó y provocó notorios cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social entrerriana.

Publicado hace

#

El río Paraná mantiene una fuerte tendencia de crecimiento desde fines de febrero y recuperó su altura en varios puertos de ciudades de Entre Ríos, aunque el Instituto Nacional del Agua (INA) aseguró que podría volver a bajar y deberá ser monitoreado al menos hasta el 31 de julio próximo.

La bajante histórica que afecta ese curso de agua tuvo su inicio en marzo del 2020 y desde el mismo mes del año pasado el descenso de las aguas se incrementó y provocó notorios cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social entrerriana.

De características extraordinarias por su «magnitud y persistencia, la bajante «seguirá siendo motivo de especial monitoreo» advirtió el INA. En ese marco, señaló que la perspectiva al 31 de julio del 2022 «no permite esperar un rápido retorno a la normalidad, con probabilidad de extenderse (un nuevo descenso) durante el invierno».

El INA detalló que si bien se prevé que la próxima semana continúe el ascenso de las aguas, las últimas medias semanales registradas permanecen aproximadamente en 1,60 metros por debajo del promedio de junio desde 1997.

Para registrar una situación peor a esta bajante, hay que remontarse a 1944 cuando el río marcó 1,40 metros por debajo del nivel del mar frente a la ciudad de Paraná al igual que en Diamante (-1,38), Victoria (-41) y en La Paz (-1,11).

En la capital provincial, el río subió un metro esta semana y se mantenía hoy con 2,31 centímetros, cerca de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) pero 79 centímetros menos de su altura promedio para junio (3,10 metros).

En el noroeste entrerriano, en La Paz, el río Paraná subió 1,47 metros los últimos seis días hasta los 3,57 metros de altura. Si bien superó los 3,20 metros de límite de aguas bajas, sigue lejos de los 4,10 que la Prefectura Naval Argentina (PNA) registró como promedio entre 1996 y 2021 para este mes.

DIAMANTE

En el puerto de Diamante, más al sur de la costa entrerriana, el río incrementó su nivel en 0,97 metros hasta los 2,58, también por encima de los 2,40 metros del límite de aguas bajas, pero por debajo del promedio histórico de 4,05 de los últimos 25 meses de junio.

VICTORIA

Por otro lado, en Victoria, el río Paraná bajó 11 centímetros la última semana y se mantiene con 2,45 metros de altura, por debajo de aguas bajas (2,60) y de sus 4,05 registrados como promedio este mes.

PECES EN PELIGRO

La bajante afectó la fauna íctica al dejar seco el valle de inundación (donde los peces se refugian, alimentan, reproducen y crecen); produjo inconvenientes en el riego de cultivos y complicó las producciones industriales que necesitan captar agua.

INCENDIOS

También acrecentó los problemas de incendios en las islas y los de contaminación del agua, ya que se redujo la capacidad del río de dilución de los afluentes crudos o industriales.

El secretario de Agricultura y Ganadería de Entre Ríos, Lucio Amavet, afirmó a Télam que la bajante «impactó fuertemente en acopiadores, fileteadores, transportistas y más de 3.000 familias de pescadores».

Las barcazas comerciales «tuvieron que adecuarse a transportar mucha menor cantidad», lo que ralentizó la navegación y «ha encarecido enormemente el transporte fluvial», agregó.

«Es una situación histórica particular que nos enfrentó a una situación compleja desde lo ambiental que seguirá hasta 2025, se puso en crisis la producción, tuvimos serios problemas con incendios y destruyendo el hábitat de la fauna», dijo la secretaria de Ambiente de Entre Ríos, Daniela García.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino

Las más leídas