fbpx
Conectate con El Argentino

Legislativo

Máximo jugó fuerte: perder para poder ganar

«A la oposición le pegó muy mal haber ganado la elección de medio término», señaló el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, con la mirada puesta en la composición de la Cámara baja hasta 2023.

Publicado hace

#

El-Argentino-Máximo-Kirchner-

El jefe de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner, consideró este viernes que a la oposición «le pegó muy mal haber ganado la elección de medio término», consideró que desde Juntos por el Cambio (JxC) «juegan a ver quién es el más duro» y cuestionó el «comportamiento patoteril» de la coalición opositora durante la sesión que rechazó el proyecto de Presupuesto 2022.

«La oposición está sin jefe de interbloque. Es una competencia entre ellos a ver quién grita más. Habrá hoy presidente de la UCR pero lo que los argentinos no tenemos es Presupuesto», afirmó en declaraciones al canal C5N, luego de que la Cámara de Diputados rechazara hoy el proyecto de Presupuesto por 132 votos de la oposición contra 121 del oficialismo y sus aliados, y una abstención.

Y es que el debate del Presupuesto 2022 tuvo un desenlace inesperado. Cuando parecía que había un acuerdo entre el oficialismo y la oposición para girar el proyecto a comisión y evitar una derrota del Gobierno, hubo un discurso que hizo retomar la discusión, el de Máximo Kirchner, que pidió la palabra para cuestionar la actitud de algunos referentes de Juntos por el Cambio que ocuparon cargos importantes durante la gestión de Mauricio Macri.

“Me llama poderosamente la atención el comportamiento que están teniendo un ex vicejefe de Gobierno, una ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, un ex ministro del Interior y el ex presidente de esta Cámara ante una situación gravísima en la que dejaron este país cuando lo endeudaron en 44 mil millones de dólares”, aseguró Kirchner, en referencia a Diego Santilli, María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, que estaban sentados a metros de él, y ese reclamo causó una reacción que terminó por detonar la sesión.

Máximo Kirchner se jugó a todo o nada. Perder para poder ganar.

Kirchner también cuestionó a la oposición y dijo: «Ojalá hubieran sido tan meticuloso que tamaño endeudamiento pasara por el Congreso para cuidar la democracia, quizá fue la cobardía de no poder mandar ese proyecto acá. Votemos y terminemos el show», aseveró.

Finalmente, el jefe de diputados del PRO, Cristian Ritondo, aseveró: «No vamos a acompañar que vuelva a comisión, nos tenemos que respetar. El diálogo es respetar al otro. Nunca el kirchnerismo en la ciudad nos votó un Presupuesto. Si quieren dialogar, dialoguen, no lo digan en la campaña».

Tras los contrapuntos, entonces, primero se votó la vuelta a comisión del proyecto de Presupuesto 2022, que fue rechazado por 128 votos contra 122, en tanto luego, tras una moción de orden, se votó la iniciativa puesta en debate, que fue rechazada por 132 legisladores contra 121 votos a favor y una abstención.

De esta forma, el proyecto de la ley de leyes quedó formalmente rechazado en el recinto, con lo cual no podrá volver a ponerse en consideración en el cuerpo, según lo establece la Constitución Nacional para los trámites legislativos.

El jefe del bloque del FDT se jugó por todo o nada, y es que dilatar el debate hasta la próxima semana, como quería Ritondo, no era lo que el oficialismo quería, cuando el objetivo era aprobar el proyecto antes de fin de año.

Ante esta posibilidad, el Ejecutivo tenía otra opción y ya estaba discutida: lanzar un DNU para extender el presupuesto de este año. Esto no solo es una demostración de fuerza de Alberto Fernández hacia el macrismo, sino que también muestra los límites del Gobierno a la hora de negociar, y no es casual, se vienen discusiones más importantes que el propio presupuesto: el acuerdo con el FMI, la deuda y un intenso debate por la composición de la Corte Suprema.

Así es que Máximo Kirchner se jugó a todo o nada. Perder para poder ganar, porque los debates que se vienen y la puja en el Congreso se agudizará, y puso sus cartas en la mesa, como antesala de lo que será el recinto hasta 2023.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Economía

¿Que debería incluir la nueva ley de alquileres?

Otro ítem en el que sí están de acuerdo es que la nueva ley debe incluir estímulos fiscales y crediticios para ambas partes.

Publicado hace

#

La Unión Argentina de Inquilinos (UAI) y las entidades del sector inmobiliario coinciden de manera general en la necesidad de una nueva ley de alquileres, pero las diferencias aparecen al discutir las parámetros que tendría que contener la potencial norma ya que los inquilinos postulan que en la actualización anual debe haber poca o nula incidencia del Índice de Precios al Consumidor (IPC), mientras que los propietarios pretenden un ajuste semestral o acuerdos específicos entre las partes.

Otro ítem en el que sí están de acuerdo es que la nueva ley debe incluir estímulos fiscales y crediticios para ambas partes.

La Ley 27.551 de alquileres aprobada por el Congreso en 2019 prevé contratos con una duración máxima de 3 años, actualizaciones anuales y, en el caso de rescindir el contrato, un preaviso de 3 meses para no tener que abonar una indemnización, entre otras cuestiones.

La actualización anual del índice por el cual se hace el ajuste anual la ley prevé en su artículo 14 que debe estar constituido por partes iguales entre la variación mensual del IPC y la Remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (Ripte).

Al respecto, el presidente de la Cámara de Inmobiliaria Argentina, Alejandro Bennazar, sostuvo que una nueva ley de alquileres debería «volver a los dos años de contrato con un ajuste cada seis meses como máximo ajustado por un coeficiente valor salario (CVS)».

En ese sentido, manifestó, que el nuevo índice de actualización no debería contener el IPC al lado porque «es una incógnita para todas las partes y obliga a negociar constantemente».

Por otro lado, Bennazar dijo que para que pueda haber un descenso de precios en el mercado son necesarios incentivos para que aumente la oferta de inmuebles acompañado por «la vuelta al acceso al crédito, como política de Estado de acceso a la vivienda y al suelo».

«Lo último que hemos incorporado son la compra de viviendas usadas para el blanqueo con dos condiciones, uso del bien propio o para su familia, y en el caso de invertir es aumentar la locativa habitacional por el término de 10 años», afirmó.

En enero en la ciudad de Buenos Aires los aumentos en los precios de alquileres -respecto a diciembre pasado- fueron de 6,2% en los monoambientes, 2,6% en los departamentos de dos ambientes y 4,3% en los de tres ambientes, según un relevamiento del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

En tanto, el acumulado de 12 meses de 2022 fue de 102,9% para los monoambientes porteños; 105,1% en las unidades de dos ambientes y 100% en los de tres ambientes.

Estos números cotejan con la suba de 94,8% que marcó el IPC a lo largo del año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El presidente de la Unión Argentina de Inquilinos (UIA), Ricardo Botana, dijo que una nueva ley de alquileres tendría que «fomentar que vuelvan al mercado inmobiliario las viviendas que ya no están con incentivos fiscales, de ese tipo, para que la gente construya».

«En algunas grandes ciudades, algunos barrios, también pasó que se fueron volcando mucho a las plataformas de alquileres transitorios, lo que hizo también que se retiraran muchos inmuebles», sostuvo Botana al referirse a la falta de oferta de inmuebles en las ciudades, lo que hizo impulsar los precios de alquileres de viviendas de uso permanente.

Además, indicó que en una nueva ley el cálculo del aumento tendría que tener más preeminencia el Ripte -la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino- sobre el IPC para fijar el índice.

Por último, señaló que la ley de alquileres vigente si bien «trajo consigo nuevos derechos para los inquilinos», falló el artículo 14 donde se plasma el cálculo del índice por el cual se calculan los aumentos anuales «con aumentos de 83%, aproximadamente, desbarajuste dándole al inquilino los primeros 4 o 5 meses».

En tanto, el presidente de la Fundación Vocación Inmobiliaria, Hernan Iradi, enfatizó que lo que están reclamando es que «el plazo sea por dos años y que haya acuerdo de partes como siempre fue. Hoy los alquileres comerciales se alquilan por debajo de precios de la vivienda».

«La actual ley está mal porque está atada a la inflación con aumentos anuales, en febrero los aumentos van a superar el 85%, Argentina tiene inflación muy alta, masivamente se retiraron inmuebles del mercado cuando el plazo lo cambiaron a 3 años», dijo el representante inmobiliario.

El Argentino
Seguir leyendo

Las más leídas