fbpx
Conectate con El Argentino

Gremiales

Conicet: a casi 4 años del cambio de gestión, becarios continúan sin derechos laborales

Por Mariano del Pópolo, Becario doctoral del CONICET y delegado de ATE CONICET. Licenciado en Relaciones Internacionales, Magíster en Estudios Latinoamericanos y Doctorando en Ciencias Sociales.

Publicado hace

#

Por Mariano Del Pópolo

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas es el principal y más importante organismo de producción científica y tecnológica del país; se trata de un organismo autárquico del Estado y que hoy cuenta con 28.000 trabajadorxs en todo el país.

El 40% de sus 28.000 integrantes son quienes tienen contratos de formación doctoral y postdoctoral, contratadxs bajo la modalidad de becas de investigación científica.

Hoy, el CONICET cuenta con 12.000 becarixs en las distintas áreas de investigación que cumplen un rol fundamental e indispensable para el desarrollo científico, puesto que son parte imprescindible de la conformación de los equipos de investigación, realizando tareas laborales en sus lugares de trabajo que garantizan el funcionamiento de los proyectos de investigación financiados por el CONICET.

Sin embargo, el CONICET no reconoce a lxs becarixs como trabajadorxs del organismo sino como “beneficiarios de una beca para la formación de posgrado en investigación científica y tecnológica”.

La realidad es que lxs becarixs realizan labores de investigación y producción científica y tecnológica en conjunto y a la par que lxs investigadorxs de carrera, quienes son sus directores. Cuando uno accede a una beca, tiene un lugar de trabajo y debe cumplir una jornada de 40 horas. Como dice el dicho: si mueve la cola, tiene 4 patas y ladra, es un perro.

Si uno realiza tareas de producción científica, en un lugar de trabajo, tiene un jefe y cumple un horario, realiza un trabajo.

Sin embargo, hoy lxs becarixs del CONICET no cuentan con los más básicos derechos laborales que la clase trabajadora conquistó hace ya 70 años: aportes previsionales, aguinaldo, antigüedad. Todo esto bajo el argumento de que como lxs becarixs no son trabajadorxs, no tienen porqué tener derechos laborales.

Así, una persona que ingresa al CONICET con una beca de doctorado, luego la finaliza y accede a una beca de posdoctorado, está entre 8 y 9 años sin aportar al sistema previsional ni recibir un aguinaldo.

En el Estado, lxs becarixs no son los únicos con esta modalidad de contratación. El claro ejemplo son los residentes de medicina. Las residencias son, según su definición oficial, un sistema de formación integral de postgrado para el graduado reciente.

Tampoco constituyen para el Estado una forma oficial de trabajo: es decir, para el Estado, ni los residentes ni los becarios del CONICET son trabajadores, a pesar de que ambos trabajan.

Oficialmente, ambos son modelos formativos remunerados. Sin embargo, a partir del 2015 lxs residentes de Medicina que dependen de instituciones de salud nacionales (Hospitales Nacionales o el Ministerio de Salud de la Nación) a partir de una Resolución del entonces Ministro de Salud, Daniel Gollán, cuentan con aportes previsionales y aguinaldo.

Con la llegada de Axel Kicillof al gobierno de la Provincia de Buenos Aires se abrió una mesa de negociación para que lxs residentes de Medicina de la Provincia de Buenos Aires cuenten con estos derechos, cuestión que fue acordada e implementada por el Ministerio de Salud provincial (en acuerdo con los sindicatos) en 2022, pasando así a contar a partir del año pasado con aportes jubilatorios y aguinaldo.

Así, quienes reciben beca del CONICET, que además realizan un trayecto laboral más largo en el tiempo que los residentes de medicina bajo la forma de “beca”, se ven excluidos de estos derechos a pesar de que cuando asumió la Presidenta del CONICET Ana Franchi, en un discurso ante la comunidad del CONICET, afirmó que lxs becarixs eran trabajadorxs y que debían contar con derechos laborales y ser parte de un Convenio Colectivo de Trabajo propio del CONICET.

A 4 años de ese discurso, ni el CONICET tiene Convenio Colectivo de Trabajo propio ni lxs becarixs tienen derechos laborales.Desde ya, esta situación no pasa inadvertida para la comunidad científica y de trabajadorxs que integra el CONICET y el conjunto del Sistema Científico Nacional. Bajo la consigna “investigar es trabajar”, desde hace más de 20 años que lxs becarixs del CONICET vienen demandando tener derechos laborales.

Tras los 4 años de gobierno macrista, de ajuste, pauperización del salario y asedio constante al CONICET y a sus trabajadorxs, la esperanza de la llegada de un nuevo gobierno que pusiera al frente del organismo a una trabajadora y que restituyera el Ministerio de Ciencia y Tecnología, generó la convicción en lxs trabajadorxs que se abría una nueva etapa, con más derechos.

Hasta el momento, no podemos decir que lxs becarixs del CONICET hayamos conquistado nuevos derechos que mejoren estructuralmente nuestras condiciones de trabajo.Estamos a 9 meses de la asunción de un nuevo gobierno y quienes resistimos y derrotamos al macrismo, no estamos dispuestas y dispuestos a dejar pasar la oportunidad histórica de obtener estos derechos.

La preocupación entre lxs trabajadorxs está instalada, al punto tal que las Facultades de Ciencias Exactas y de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires se manifestaron a través de una declaración de sus Consejos Directivos a favor de otorgar derechos laborales a lxs becarixs del CONICET.

Somos conscientes de que obtener estos derechos no sólo depende de la buena voluntad de las funcionarias y funcionarios que coyunturalmente ocupan una silla.

El Argentino

También depende de la lucha y la organización de lxs trabajadorxs, de poner en tensión lo establecido, de mostrar un horizonte posible ante lo que parece imposible, y fundamentalmente, de incomodar las sillas de las funcionarias y funcionarios que están muy cómodos en sus lugares de decisión.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Gremiales

Paro y movilización en Uruguay contra la reforma jubilatoria de Lacalle Pou

El presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, anticipó que si bien la medida comenzó a las 9, cada gremio determinará la hora de finalización.

Publicado hace

#

Miles de manifestantes se agolpaban este mediodía frente al Palacio Legislativo uruguayo en el marco de la jornada de paro general y marcha convocada por la central única de trabajadores, PIT-CNT, contra el proyecto gubernamental de reforma de la seguridad social, iniciativa que considera negativa para los intereses populares.

El presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, anticipó que si bien la medida comenzó a las 9, cada gremio determinará la hora de finalización.

Abdala calificó como “muy buena” a la movilización en un breve diálogo desde las puertas del Congreso, donde más tarde hablará ante la multitud.

El líder sindical había dicho al hacer la convocatoria a la protesta que la reforma aumenta la edad para jubilarse y eleva “al barrer” los años de trabajo.

Asimismo, aseguró que “a contingentes masivos de la clase trabajadora le genera menos derechos, quitándole condiciones que no tienen nada que ver con las tradiciones del país. Se debe recordar que la seguridad social nace de los Consejos de Salarios y la negociación colectiva. La seguridad social es un mecanismo para la protección de la gente, de lo que no resuelve la economía del mercado”, publicó el medio local Caras y Caretas .

También remarcó que la seguridad social implica derechos de infancias y de otros que se generan cuando un trabajador fallece, en alusión a las pensiones por viudez.

Afirmó que este proyecto “implica un retroceso, mantiene una perspectiva en la cual los sectores mayoritarios de la población vamos perdiendo derechos”, y agregó que “la mayoría de la población no comparte esta reforma jubilatoria”.

En cambio, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, afirmó esta mañana que la reforma que pretende aprobar el Gobierno no es perjudicial para los trabajadores. “Si no, no estaría de acuerdo”, expresó en declaraciones a canal 10.

Sumó que “extender la edad de jubilación es inevitable”, y cuestionó al PIT-CNT y al Frente Amplio por criticar el proyecto sin presentar uno alternativo. “Nunca hubo un documento alternativo. Oponerse a algo es un bollo”, reclamó.

Afirmó que “la reforma es necesaria”, por lo que se manifestó en desacuerdo con el paro en contra del proyecto que ya tiene media sanción del Senado. “No comparto que hoy haya una protesta contra una norma que yo creo que es necesaria”, sostuvo.

Defendió que se recibieron 80 delegaciones “de todo tipo” para el armado del proyecto”. “Es mucho más que el famoso diálogo que generó el Frente Amplio en el 2008”, comparó.

Debido a la movilización se cortó el tránsito en algunos puntos de la circunvalación del Parlamento, lo que provoca desvíos y alteraciones que complicaban la movilidad en la zona, con importantes atascos, por ejemplo, en la calle Colombia, una de las vías de salida del Palacio hacia la rambla portuaria, ilustró el portal Subrayado.

En las primeras horas de la mañana no había inspectores de tránsito en la zona para organizar y desviar a los vehículos que se metían en una suerte de embudo al llegar a la zona del Parlamento y no poder continuar por la circunvalación hacia el Centro.

Seguir leyendo

Las más leídas