fbpx
Conectate con El Argentino

CABA

Chau parquímetros: se puso en marcha la app para estacionar

El nuevo sistema del estacionamiento medido que rige desde este miércoles para más de 3.500 espacios tarifados marca el cierre de un ciclo para los automovilistas que debían ir a comprar «fichas» en algún comercio cercano o juntar monedas.

Publicado hace

#

El actual sistema para pagar por estacionar un vehículo en la ciudad de Buenos Aires a través de los parquímetros y ticketeadoras deja de funcionar para dar paso, desde este miércoles, a una aplicación que se podrá bajar en los teléfonos celulares, desde la cual se abonará por el tiempo exacto que se deje el auto con tarjeta de débito y crédito.

Con la aplicación se puede abonar por el tiempo exacto que se deje el vehículo con tarjeta de débito y crédito, informó el Gobierno porteño.

El estacionamiento medido rige desde hoy en CABA para más de 3.500 espacios tarifados, en un polígono que se extiende por zonas de los barrios de Balvanera, Recoleta, Retiro, Monserrat y San Nicolás, en los que se cobra 45 pesos la hora.

La transición del viejo esquema al nuevo arrancó este sábado con la posibilidad de los futuros usuarios de descargar la nueva aplicación, llamada Blinkay.

Paralelamente, comenzará un operativo para retirar de las calles porteñas los últimos parquímetros que quedan y las máquinas expendedoras de tickets, que suman unas 120, lo que marcará el cierre de un ciclo para los automovilistas que debían adquirir cospeles en algún comercio cercano o juntar monedas para pagar el estacionamiento.

A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, quedarán exceptuados del pago del estacionamiento medido aquellos vecinos y vecinas que sean residentes de las zonas tarifadas, y podrán dejar un vehículo en un radio de hasta 300 metros de su domicilio sin ningún costo, previa inscripción en un registro.

Según explicaron fuentes porteñas, habrá dos opciones para abonar de manera digital: el prepago, mediante el cual se elige la cantidad de horas que se quiere estacionar y se paga el total por adelantado; y el pospago, donde se selecciona una cantidad de horas deseadas, a partir de lo cual se inicia la sesión de estacionamiento.

«En ambas opciones Blinkay le enviará un aviso cuando le queden cinco minutos. Además, va a tener la posibilidad de ampliar el tiempo de estacionamiento cuando quiera», precisaron desde la administración porteña.

Y en caso de no contar con un teléfono inteligente o de no preferir este método de pago, los conductores podrán abonar en efectivo en los comercios adheridos que estarán identificados con un «sticker».

La verificación del estacionamiento medido, en tanto, estará a cargo de agentes de tránsito que circularán a bordo de motocicletas con cámaras que irán registrando las patentes de los autos y verificará el pago.

Es que, cuando la persona abone la tarifa, eso quedará asentado en el sistema digital, lo que hará que quede fuera de la posibilidad de recibir una multa ante la fiscalización.

Pero, cuando se detecte la falta de pago, el sistema dará 15 minutos de tolerancia y pasado ese tiempo, la patente será enviada al centro de procesamiento para realizar la infracción correspondiente.

«A partir de este miércoles estacionar en la Ciudad va a ser más fácil. Se terminan los cospeles, las monedas e ir hasta el auto a renovar el ticket, porque el estacionamiento se va a resolver con un solo ´click´ desde el celular», dijo Felipe Miguel, jefe de Gabinete porteño.

Por su parte, Manuela López Menéndez, secretaria de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad, evaluó que «el nuevo sistema en los barrios va a mejorar notablemente la experiencia de los conductores, que van a gestionar su estadía desde el celular de manera simple y rápida, y para los residentes, que no van a tener que pagar».

La aplicación Blinkay puede descargarse haciendo click aquí.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

CABA

Clausuran frigorífico trucho en una casa de Mataderos: lo denunciaron por el olor

Olores nauseabundos y desechos tirados a la calle sin tratamiento, entre otras denuncias contra el establecimiento que funcionaba sin habilitación.

Publicado hace

#

Un frigorífico que funcionaba en una vivienda en el barrio porteño de Mataderos fue clausurado, durante una inspección dispuesta por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental, a partir de una serie de denuncias que dieron lugar a la investigación.

Durante el procedimiento, ordenado por el fiscal Carlos Rolero Santurián, en esa casa ubicada en la esquina de Pilar y Tapalqué, donde funcionaba de manera clandestina este frigorífico se advirtieron distintas irregularidades.

Entonces, efectivos de la división Delitos Ambientales de la Policía de la Ciudad constató los olores nauseabundos y desechos vertidos en la vía pública, que se había denunciado. Además, que se acopiaban y comercializaban achuras, sin ningún tipo de habilitación comercial y medidas de salubridad.

Junto a personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, la Dirección General de Control Ambiental y la Dirección General de Fiscalización y Control del gobierno porteño se procedió a la clausura.

“Se pudo constatar la actividad comercial investigada de productos cárnicos, como riñones, mollejas, chinchulines y otras vísceras vacunas -que al ser de una descomposición más fácil requieren de un mayor control para su almacenamiento-, sin las medidas preventivas correspondientes”, se indicó.

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino

Las más leídas