fbpx
Conectate con El Argentino

Servicios

El ENRE penalizará a EDESUR por los cortes de Año Nuevo

El corte afectó a unos 400.000 usuarios, según estimaciones extraoficiales, aunque a poco después del mediodía permanecían sin servicio en el área de cobertura de Edesur 144 clientes.

Publicado hace

#

El interventor del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), Walter Martello, adelantó este domingo que el organismo penalizará a la distribuidora Edesur por el corte de suministro en medio de los festejos de Año Nuevo que «dejó a miles de usuarios sin luz».

«Vamos a penalizar a la empresa. Aunque sabemos que no es la solución, es una de las herramientas de las que dispone el ENRE para cumplir nuestra función de control«, manifestó Martello en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Edesur informó por la misma red social que el corte fue una «falla en alta tensión» originada en «un globo de pirotecnia» detectado por técnicos de la compañía y que «ingresó minutos después de la medianoche en el patio interno de la Subestación Perito Moreno».

«Esto provocó un cortocircuito que generó que actuaran las protecciones, dejando fuera de servicio dos transformadores de la red de alta tensión», explicó Edesur, que agregó que una vez que sus equipos pudieron recomponer la zona afectada dentro de la subestación, «el servicio fue normalizado en etapas».

Más allá de la postura expresada por la compañía, Martello sostuvo que «no hay excusas de temperaturas altas» y advirtió que el rol del ENRE «es exigir a las empresas las explicaciones y estas deberán demostrar cuál ha sido la falla de este evento, pero fundamentalmente la prioridad es que lo resuelvan a la brevedad».

Luego de citar informes de Edesur sobre una afectación al servicio en varios barrios del sur de la Ciudad de Buenos Aires, el interventor del Ente reiteró la exigencia para que se actúe con «la máxima celeridad para recuperar el servicio».

Una vez superado el inconveniente, Martello agradeció «al personal del ENRE que colaboró en la resolución casi total» y remarco que el rol del organismo «no es generar, transportar ni distribuir la energía» sino «controlar el servicio», además de «ser inflexible» ante sus responsables.

El corte afectó a unos 400.000 usuarios, según estimaciones extraoficiales, aunque a poco después del mediodía permanecían sin servicio en el área de cobertura de Edesur 144 clientes, el 0,005% del total, según lo informado por el ENRE en su página web.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Servicios

Empresas pidieron aumentos y ENRE advirtió que deben ser «asequibles para los usuarios»

Las distribuidoras no precisaron un porcentaje de incremento determinado, sino que plantearon que el ajuste debe ser «el necesario para hacer frente a los costos de operación”.

Publicado hace

#

Las distribuidoras Edenor y Edesur pidieron hoy un incremento tarifario que permita hacer frente a los costos operativos en el curso de 2023, en tanto en interventor del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), Walter Martello, les advirtió que solo tendrán tarifas que sean «asequibles para los usuarios».

El cruce de posturas tuvo lugar durante el desarrollo de la audiencia pública virtual convocada por el organismo regulador para analizar la «adecuación transitoria de tarifas de distribución de energía eléctrica», donde los representantes de las empresas no precisaron un porcentaje de incremento determinado, sino que plantearon que el ajuste debe ser «el necesario para hacer frente a los costos de operación».

En ese sentido, Federico Méndez, de Edenor, señaló que si se aplican los ajustes tarifarios solicitados «el 80% de los usuarios residenciales» del área de cobertura de la compañía pasará a pagar una factura promedio de $ 2.757 mensuales, nivel necesario para hacer frente a un déficit operativo que, de no mediar incrementos, llegaría en todo el año a $ 205.760 millones.

Jorge Lemos, de Edesur, no dio ejemplos sobre valores promedio de facturas, pero advirtió que el déficit operativo de la firma sería de $118.600 millones si no hubiese ajuste tarifario.

Ambos representantes destacaron que las tarifas resultantes de los aumentos requeridos seguirían estando «muy por debajo» de los servicios de televisión por cable, internet o telefonía celular.

En la apertura de la audiencia, Martello, advirtió a las concesionarias que «no van a obtener la tarifa que piden» sino «la tarifa que los usuarios puedan pagar» y puntualizó que «el Estado no puede ni debe renunciar a su poder tarifario», además de señalar que «la focalización de subsidios es una tarea que le lleva ingentes esfuerzos al Estado en tiempo y recursos».

«A las empresas distribuidoras les decimos lo mismo que en la audiencia anterior le dijimos a las transportadoras: no van a obtener la tarifa que piden, van a obtener la tarifa que los usuarios puedan pagar», subrayó.

Por otra parte, Martello indicó que en el ENRE se evalúa «la necesidad de convocar a una nueva audiencia en el cuarto trimestre de este año» y remarcó que el interés del organismo y del Gobierno en general es que «las tarifas sean asequibles a los usuarios».

«Lo bizarro es pretender tarifas del primer mundo ofreciendo servicios del tercer mundo», manifestó, en referencia a las declaraciones del CEO de Enel, Francesco Starace, quien en una disertación en la Escuela de Negocios de Harvard había asegurado que la Argentina «tiene la regulación más bizarra del mundo».

En respuesta a Starace, Martello sostuvo que «quienes critican nuestra gestión regulatoria deben reflexionar y no hacer abuso de su posición dominante del mercado».

«Resulta bizarro no poder gestionar un negocio en un mercado no competitivo y con usuarios cautivos», señaló Martello para agregar que «si las pésimas calidades de servicio se producirían en un mercado competitivo, el operador del servicio deficiente se quedaría sin ningún cliente».

Méndez indicó que en la actualidad la tarifa de Edenor se compone de un 56% de Generación, 20% de Distribución, 1% de Transporte y 23% de Impuestos, pero que hace cinco años la distribución contaba con una participación del 33% y la generación del 42%.

Esa diferencia, aseguró, obedeció a que «todo el incremento de la factura derivada de la segmentación tuvo como destino a la etapa de generación y a las petroleras», de manera tal que en la actualidad «de cada mil pesos que se pagan de una factura, a Edenor solo le quedan 200 y es el único ingreso que recibe para sueldos material e inversiones».

Por su parte, Lemos hizo referencia a un documento de la Secretaría de Energía en el que se reconoce que la resolución de la cuestión tarifaria es «imperante» y señaló que, del total de la tarifa final del servicio, a la compañía le corresponde el 17%, en tanto el 58% se va en la atención del costo de energía y el 25% en impuestos.

Martello reivindicó el régimen sancionatorio vigente en el país y señaló que no posee un carácter represivo sino una naturaleza contractual y un propósito reparador y retributivo.

«El objeto de las sanciones contenidas en los contratos de concesión y en la Ley Nº 24.065 no pretende ser un castigo, sino incentivar a la concesionaria para que cumpla los niveles de inversión que aseguren la calidad y eficiencia de la prestación del servicio brindado», explicó.

Asimismo, indicó que «cuando se produce un corte de luz no solo se ve afectada la calidad técnica del servicio, sino también la seguridad, la salud y la economía de la población, en síntesis, la calidad de vida», además de que los usuarios se sienten «emocionalmente estafados».

En ese sentido, remarcó que como condición de la adecuación tarifaria «vamos a exigir a las distribuidoras un plan de inversiones que garantice un servicio de calidad».

Por otra parte, los representantes de las Defensorías del Pueblo, tanto a nivel nacional, como la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, pusieron foco en la situación particular de Edesur, cuyo accionista ya difundió que tiene en venta las acciones de la compañía distribuidora de electricidad.

El Argentino

Entre los representantes de los consumidores, la presidenta de la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos (ACDH), María José Lubertino, e integrante de la Comisión de Usuarios del ENRE, remarcó la oposición al «nuevo aumento de tarifas» y dijo que «en caso de suceder, no debe representar en las facturas un aumento mayor a la inflación, ni mayor a la actualización de los salarios».

«Estamos ante una caída sostenida del salario real que genera más pobreza», señaló la dirigente para agregar que «el 13,3% de la población no ha podido pagar el alquiler o la hipoteca y el 26,4% se atrasó en el pago de los Servicios Públicos y el 27,4% no pudo pagar las tasas municipales».

En este contexto, concluyó «la prioridad es garantizar el acceso universal a servicios energéticos con tarifas justas y razonables».

Seguir leyendo

Las más leídas