fbpx
Conectate con El Argentino

CABA

Confirmaron un caso de sarampión importado desde Medio Oriente en CABA

Vizzotti advirtió que «la globalización y el aumento de la circulación tan importante del sarampión en muchísimos países del mundo, hizo que tuviéramos un caso importado, y a partir de ahí el riesgo de un brote».

Publicado hace

#

La ministra de Salud Carla Vizzotti confirmó esta tarde un caso de sarampión de una residente de la ciudad de Buenos Aires contraído en Medio Oriente y recordó que «la baja de coberturas de vacunación en el mundo, a causa de la pandemia, es una situación que nos ponía en riesgo».

Vizzotti advirtió que «la globalización y el aumento de la circulación tan importante del sarampión en muchísimos países del mundo, hizo que tuviéramos un caso importado, y a partir de ahí el riesgo de un brote».

También destacó que acaban «de confirmar el caso» a través del ANLIS-Malbrán. «El PCR fue positivo y ahora lo estamos notificando», agregó en diálogo sostenido con Radio con Vos.

Sobre la situación actual, la ministra explicó que, junto con CABA, se está «haciendo la investigación del caso, que consiste en la investigación desde el inicio de síntomas de todos los contactos, si están con síntomas algunos de ellos».

«La alerta que se emitió el fin de semana es para el equipo de salud, para sensibilizar muchísimo la sospecha diagnostica y la toma de muestra, y para la población si tiene algún síntoma como manchitas en la piel, fiebre, conjuntivitis, rinitis».

En estos casos, Vizzotti recomendó consultar «inmediatamente para poder minimizar el impacto y, por supuesto, controlar las vacunas, que todos y todas tengamos las vacunas al día».

La vacuna contra el sarampión está en calendario al año de vida y al ingreso escolar, por lo que todos los niños y niñas de entre 12 meses y 5 años deben tener al menos una dosis, agregó la ministra.

Otros profesionales de la salud afirmaron que la causa de la aparición de un caso de sarampión se debe a que “esta persona no está vacunada” y destacaron que la vacunación es “efectiva” para su prevención.

El infectólogo y subdirector del Hospital Muñiz, Juan Carlos Cisneros, afirmó que hace “20 años no hay un caso de sarampión autóctono”, y que eso se debe a que “la vacunación es altamente efectiva”.

En este sentido, señaló que la vacunación contra el sarampión se aplica en los primeros 6 años de vida.

En la misma sintonía, el infectólogo Jorge Geffner, reafirmó que producto de la pandemia “cayó la cobertura del calendario nacional de vacunación”.

“Todos debemos recibir la triple antiviral, porque este virus es muy contagioso”.

En relación a esto, Cisneros afirmó que una de las dificultades es que “los inmunocomprometidos no pueden vacunarse”.

Ambos infectólogos, al igual que Vizzotti, consideraron que la vacunación es la única manera de prevenir el sarampión.

“La vacuna antisarampionosa es tremendamente efectiva y tremendamente segura”, resaltó Geffner.

Respecto a las dudas sobre si los individuos están vacunados, o no, por ejemplo, ante la pérdida del carnet de vacunación, Vizzotti afirmó que «la idea es también darse la vacuna. No importa si tenemos una dosis de más, lo importante es tratar de generar la seguridad de tener anticuerpos, defensa e inmunidad».

«Esta vacuna, a diferencia de la vacuna antigripal o de COVID-19, es una vacuna que hace que realmente Argentina esté libre de sarampión endémico desde el año 2000. Tener la enfermedad nos da inmunidad a largo plazo, y tener el esquema completo de vacunación nos previene en más del 95% a posibilidad de tenerlo», agregó Vizzotti.

El sarampión es una enfermedad que se puede eliminar porque el único reservorio es el ser humano, a diferencia de los virus respiratorios.

«Así que si nos vacunamos podemos limitar, realmente, la circulación del virus, no solo las complicaciones y las muertes, sino la circulación del virus», concluyó Vizzotti.

Anuncio

El 23 de noviembre el Ministerio de Salud emitió una alerta por el «riesgo de reintroducción» del sarampión en Argentina.

«No existe tratamiento específico para el sarampión, sin embargo, para la prevención se dispone de una vacuna segura y eficaz en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina», se recordó entonces.

Ante la notificación del posible caso, el Ministerio emitió un «alerta epidemiológica» e instó «a los equipos de salud a intensificar la vigilancia epidemiológica de la enfermedad febril exantemática (EFE), la notificación inmediata y la implementación de acciones de control ante la detección de casos sospechosos para evitar la reintroducción del virus al país».

Al personal de salud se le recordó que la definición de caso es de «Enfermedad Febril Exantemática (EFE)», es decir paciente con fiebre (temperatura axilar mayor a 38ºC) y exantema, o cualquier caso en que el profesional de la salud sospeche sarampión o rubéola.

Todo caso sospechoso de EFE debe notificarse al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud dentro de las 24 horas de detectado sin esperar los resultados de laboratorio.

En Argentina el último caso endémico se registró en el 2000, y desde la eliminación de la enfermedad hasta el 2018 se registraron 43 casos importados y «relacionados con la importación».

Entre 2019 y 2020 se confirmaron 199 casos de sarampión, 18 de ellos importados, 2 relacionados a la importación y 179 de origen desconocido.

Dado que el virus del sarampión continúa circulando en otros países de la región, y ante la disminución de las coberturas de vacunación, el Ministerio de Salud instó «a sostener altas las coberturas de vacunación con dos dosis de vacuna contra el sarampión (doble o triple viral)» y solicitó al sistema de salud «articular los protocolos para detección precoz de la enfermedad a través de un sistema de vigilancia sensible que evite la diseminación».

También recordó que la vacuna con componente contra el sarampión en ocasión de un viaje debe ser aplicada por lo menos 15 días antes de la salida.

CABA

CABA: el 85% de las personas en situación de calle no va a paradores

Los que “hace tiempo” se encuentran en esa condición (cinco años o más), son un 39,6%.

Publicado hace

#

Por Néstor Llido

Por temor a los robos de sus pocas pertenencias y las situaciones de violencia a las que se exponen, entre otras razones, el 85% de las personas que se encuentran en situación de calles en los distintos barrios decide no acudir a los paradores del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.


Este dato y otros que refieren a la situación de abandono de quienes sobreviven en las “ranchadas” se desprenden de la encuesta desarrollada por el Observatorio de Innovación Social de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.


La gran mayoría de quienes se encuentran en situación de calle en el ámbito porteño son hombres (73,7% y el 26,3 % mujeres), de entre 26 y 55 años (68,2%) y el 90% son argentinos, que poseen documentos (79,6%).


Entre los entrevistados, se destaca que el 85,2% de ellos rechaza alojarse en los paradores del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por “temor a robos, violencias u otros motivos”, dejando al descubierto que la política asistencial es insuficiente.


Un 43% se encuentra solo, mientras que el 47% dijo no mantener contacto con sus familiares y el 62,3% no tienen hijos y los que sí, en un 29% han perdido la relación con ellos.


El relevamiento del Observatorio de Innovación Social también da cuenta que el 44,2 son “nuevos” en tener que vivir a la intemperie, producto del agravamiento de la situación socioeconómica, mientras los que “hace tiempo” se encuentran en esa condición (cinco años o más), son un 39,6%.

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio

Las más leídas