fbpx
Conectate con El Argentino

CABA

Larreta pone en riesgo el trabajo de mujeres en una cooperativa

Trabajadores y trabajadoras gracias a la cooperativa pudieron terminar el secundario, lograr una independencia económica y conjugar el trabajo con el cuidado de sus hijas e hijos.

Publicado hace

#

Por Agustina Ramos.

Seina, Mariela y Marilú son trabajadoras de La Milagros, una cooperativa con 120 personas que mantiene un convenio con el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño para llevar adelante el programa «Veredas Limpias» desde 2006, una política que corre el riesgo de ser desarticulada, según denunciaron organizaciones involucradas.

A las 8 de la mañana, las mujeres y algunos hombres de La Milagros se presentan a trabajar con remera blanca, pantalón azul, gorra, zapatos para la tarea y rastrillos en el marco de la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS) para limpiar las veredas, plazas y parques de barrios populares como Villa Lugano, Villa Soldati, Bajo Flores y Barracas.

Su labor es «muy importante», especialmente para sus trabajadoras, quienes gracias a la cooperativa pudieron terminar el secundario, lograr una independencia económica y conjugar el trabajo con el cuidado de sus hijas e hijos.

Sin embargo, distintas organizaciones involucradas en Veredas Limpias denuncian que este tipo de trabajo se verá modificado porque el programa vivirá una reconversión hacia proyectos productivos y temen que se desarticulen las cooperativas además de desconocer lo que ocurrirá con los insumos y maquinaria necesarios.

«Ellos no tienen una visión de mejorar, sino de precarizar más aún. De hecho, la Ministra (de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore) nos dijo que esto es como el ‘Potenciar Trabajo’, un plan. Nosotros le dijimos: mirá esto no es un plan, es un trabajo. Los compañeros tienen vacaciones, hay un presentismo», dijo Seina Gómez, de 28 años, bajo la sombra de un árbol en una plazoleta de Barracas que la resguarda a ella y su hijo del sol incendiario de diciembre en la ciudad.

Hace 10 años, cuando Seina tenía 18 y estaba terminando el secundario ingresó a trabajar en la cooperativa de trabajo La Milagros, perteneciente a la organización Barrios de Pie.

«Para mí fue como mi primer empleo joven. Estaba contentísima. En ese momento era 800 pesos el sueldo, me acuerdo. Para mí era un montón porque de mínima me podía solventar los gastos. Mi grupo familiar estaba compuesto por mi mamá que es soltera y mis dos hermanas; entonces ahí ya me podía comprar mis cosas y ayudar también en mi casa», contó la mujer para quien la cooperativa le permitió terminar el secundario y proyectar estudiar una carrera.

Cuando ingresó se codeaba con compañeras y compañeros más grandes, lo cual fue «todo un desafío». «Los compañeros decían: ‘Ay estos jóvenes seguro que no van a durar ni dos semanas’. Entonces era demostrar que estaban equivocados, que los jóvenes también podemos ser responsables con el laburo», explicó Seina, que un año después de comenzar a trabajar pasó a ser jefa de cuadrilla.

Actualmente, se la «trata de rebuscar» vendiendo también zapatos por internet en los momentos libres que tiene entre el trabajo y cuidar a su hijo para poder llegar a fin de mes. «Si realmente el gobierno tiene la intención de mejorar este programa que sea eso, mejorar. Para eso que construya una mesa de trabajo con nosotros que justamente somos los que venimos siguiendo esto», reclamó Seina, militante de Barrios de Pie.

La Milagros está compuesta por 120 personas que trabajan de 8 a 12 limpiando veredas, plazas y parques a partir del programa «Veredas Limpias» y perciben un sueldo de 14.700 pesos mensuales, con un contrato que se renuevan cada 12 meses.

El 80% de sus integrantes son mujeres y la mayoría son sostén de hogares, por lo que algunas de ellas tienen permitido llegar entre 10 y 15 minutos más tarde, un horario contemplado para que puedan llevar a sus hijas e hijos a la escuela.

«Siempre en las crisis un montón de compañeras son las que laburan en los comedores, son promotoras de género, de salud. Ante esa situación nosotros abrimos la cooperativa como una herramienta de trabajo y que las compañeras puedan trabajar», describió Seina.

Mariela Cardozo, de 32 años y vecina de Villa Lugano, comenzó a trabajar en los inicios de la cooperativa, en 2012, y hoy es supervisora, un rol que implica recorrer las cuadrillas, tener reuniones semanales con las y los coordinadores para ver cómo se encuentran los equipos, además de encargarse de tareas administrativas.

Sobre sus inicios recordó: «En ese momento yo estaba soltera, tenía una nena de un año y fue una gran ayuda como intervención social». Por ese entonces le había costado conseguir un trabajo porque estaba terminando el secundario y cursando un embarazo, además de que se había separado y vivía una situación económica complicada.

«Estaba en una relación tóxica y me costaba salir de eso. Yo dependía de mi pareja y en eso las reuniones, la compañía y el laburo me ayudaron mucho. Me hicieron abrir los ojos y valorarme como mujer. Así pude sostenerme yo y a mi hija», contó Mariela sobre la cooperativa y la organización de la que forma parte.

Marilú Mereles, de 36 años y de Barracas, también comenzó a trabajar en la cooperativa luego de separarse de una pareja y estando a cargo de su hija de tres años. En ese entonces, siete años atrás, era madre soltera y ahora volvió a estar en pareja, tiene dos niñas de 10 y 4 años y «por suerte» -aseguró- consiguió vacantes para llevarlas a escuelas con jornada completa. Del trabajo valoró que «son cuatro horas».

«La mayoría somos madres, que mientras se van los chicos a las escuelas nosotras trabajamos acá. Llegamos al mediodía y hacemos cosas o buscamos a los chicos también. Nos da esa posibilidad», explicó.

El Argentino

«Esto te hace crecer, no te hace sentir sola. Te hace sentir que vos podés tener tu propio trabajo», insistió Marilú, sentada sobre las raíces de un árbol y a la sombra porque los zapatos que usa son «duros» como para conversar parada. «Es muy importante para nosotros este trabajo. Por eso la preocupación es bastante. Sería muy triste perderlo. Por más que cobremos muy poco, llevamos algo», concluyó.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

CABA

Elecciones en CABA: cuántas bancas se renuevan en 2023

La provincia se divide en ocho secciones electorales: cuatro de ellas renuevan diputados (Primera, Cuarta, Quinta y Séptima) y en las restantes cuatro se eligen senadores (Segunda, Tercera, Sexta y Octava).

Publicado hace

#

 La Legislatura de la provincia de Buenos Aires deberá renovar 46 de sus 92 diputados y 23 de sus 46 senadores en los comicios legislativos del 22 de octubre próximo, en los cuales el Frente de Todos pondrá en juego 36 escaños, Juntos por el Cambio 29 y 4 corresponden a bloques menores.

La provincia se divide en ocho secciones electorales: cuatro de ellas renuevan diputados (Primera, Cuarta, Quinta y Séptima) y en las restantes cuatro se eligen senadores (Segunda, Tercera, Sexta y Octava).

El peronismo renovará 23 escaños en Diputados y 13 en el Senado, y el macrismo 19 legisladores en la Cámara baja y 10 en la alta. Además, terminan su mandato 2 diputados de Espacio Abierto, uno de la bancada 17 de Noviembre y otra de Unidad para la Victoria.

En la Primera Sección, que comprende 23 distritos del norte y oeste del Conurbano bonaerense, se eligen 15 diputados. Hoy 9 integran el Frente de Todos; 5 Juntos por el Cambio y uno Espacio Abierto.

Entre quienes finalizan su mandato se encuentran los vidalistas Alex Campbell, ex subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales bonaerense, y Noelia Ruiz (hoy se encuentra más alineada al jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta); la dirigente del Movimiento Evita de La Matanza, Patricia Cubría; el massista Rubén Eslaiman y el possista Walter Carusso.

En la Segunda, comprendida por los 15 distritos del norte de la provincia, se votan 5 senadores. Actualmente, el macrismo tiene a 2 de ellos y el Frente de Todos, 3. Finalizan en sus bancas el exintendente kirchnerista de San Antonio de Areco, Francisco «Paco» Durañona, el vidalista Owen Fernández y Elisa Carca, de la Coalición Cívica.

En la Tercera Sección electoral, compuesta por 19 distritos de la zona sur del Conurbano bonaerense, se eligen 9 senadores. Hoy, 6 de ellos son del oficialismo y 3 de Juntos por el Cambio.

La dirigente Claudia Rucci (hoy cercana a Miguel Ángel Pichetto), el massista José Luis Pallares; Magdalena Goris, la esposa del intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray; y la dirigente del Suteba María Reigada, son algunos de los legisladores del conurbano a los que se les termina el mandato.

En la Cuarta Sección electoral, compuesta por 19 distritos del noroeste provincial, se votan 14 diputados. En la actualidad, 7 de esos parlamentarios corresponden a JxC, 6 al justicialismo y uno a 17 de Noviembre.

Concluyen sus cuatro años en las bancadas la massista Valeria Arata; Fabio Britos (aliado de la bancada oficialista); el ex intendente peronista de Leandro N. Alem Alberto Conocchiari; la vidalista Anastasia Peralta Ramos y la radical Vanesa Zuccari.

En la Quinta Sección, compuesta por 23 distritos del este bonaerense, se eligen 11 diputados. Cinco de ellos integran la bancada del Frente de Todos; 4 el bloque macrista; uno es de Espacio Abierto y otro de Unidad para la Victoria.

El presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, es uno de los legisladores a los que se les termina el mandato; así como al ex intendente de La Costa Juan Pablo de Jesús; a los vidalistas Sergio Siciliano y Johana Panebianco; y al camporista José Ignacio «Cote» Rossi.

De igual manera, en la Sexta Sección, compuesta por los 22 distritos del sur provincial, se eligen 6 senadores. En la actualidad, 3 pertenecen al bloque opositor JxC y 3 al Partido Justicialista.

Finalizan sus mandatos el «lilito» Andrés de Leo; la macrista Nidia Moirano (del espacio del intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay); y los históricos dirigentes de esa región Marcelo Feliú y Alfredo Fisher.

En la Séptima, que comprende a ocho distritos del centro bonaerense, se eligen 6 diputados. Hoy por hoy, 3 de ellos son de JxC y otros 3 del PJ.

Otros legisladores que terminan sus mandatos son el presidente del bloque, el camporista César Valicenti, al igual que su par de bancada Walter Abarca; la dirigente radical María Alejandra Lorden y el macrista Daniel Lipovetsky.

En la Octava, que corresponde al partido de La Plata, se votan 3 senadores: 2 son de JxC y uno del Frente de Todos. Entre los que deberán renovar se encuentran el dirigente sindical Omar Plaini y el macrista Juan Pablo Allan.

El Argentino
Seguir leyendo

Las más leídas