fbpx
Conectate con El Argentino

Buenos Aires

Muerte de Daiana Abregú: un audio complica la situación de la policía

Familiares de la fallecida solicitan desde el inicio una nueva autopsia y que se investigue la responsabilidad policial en el hecho.

Publicado hace

#

Un audio de la hija del jefe de Guardia del Hospital de Laprida complica la situación de los policías porque asegura que trataron de «calmar» a Daiana poniéndole una bolsa en la cabeza y «se pasaron de vuelta y la mataron».

«Papá trabaja en el hospital, y lo que le informó el jefe es que Daiana no se ahorcó, no murió ahorcada, sino que la asfixiaron con una bolsa en la cabeza. Se dice que a la gente que está alterada o algo le ponen una bolsa en la cabeza para tranquilizarla y acá se pasaron de vuelta y la mataron”, reza el mensaje de la niña de 11 años, hija de un médico del Hospital Pedro Sancholuz.

Según trascendió, en las pericias preliminares de la autopsia, el cuello de Daiana no muestra lesiones propias de un suicidio.

La causa por la muerte de Daiana, quedó ahora en manos de un fiscal especializado en delitos cometidos por funcionarios y policías, quien ordenó secuestrar los libros y las imágenes de las cámaras de la dependencia, además de la historia clínica de la fallecida, informaron fuentes judiciales.

El expediente, que inicialmente estuvo a cargo de los los fiscales Alejandro Braga, de la Ayudantía Fiscal de Laprida, y Christian Urlezaga, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Olavarría, fue remitido a su su par Ignacio Calonje, a cargo de la UFI Especializada en denuncias de delitos a funcionarios públicos y de policías de Azul.

Los voceros consultados dijeron que Calonje dispuso el secuestro de los libros de la comisaría donde fue hallada muerta Daiana, situada en Pellegrini 1480, de Laprida, y las imágenes tomadas por las cámaras instaladas en las afueras de la dependencia.

Además, el representante del Ministerio Público pidió la historia clínica de Abregu y también las grabaciones de las cámaras de ese centro asistencial al que la fallecida había ingresado en oportunidades anteriores, según testigos.

Una vez que analice esas pruebas, Caljone tiene previsto citar a declarar a familiares y allegados a Daiana, quienes sostienen que no creen en la versión policial que apunta al suicidio de la joven mientras estaba alojada en una celda de la comisaría tras ser detenida en estado de ebriedad por disturbios en la vía pública.

Los familiares de la fallecida solicitan desde el inicio una nueva autopsia y que se investigue la responsabilidad policial en el hecho.

No obstante, por el momento no hay policías imputados en la causa, aunque sí cuatro efectivos a quienes se les inició un sumario en la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense en virtud de deslindar responsabilidades.

Uno de ellos es un policía que estaba a cargo de la vigilancia de los calabozos y los restantes son tres policías mujeres que estaban en la dependencia al momento del hecho.

El fiscal también tiene previsto citar a declarar a los médicos que alguna vez atendieron a Daiana con el fin de obtener datos sobre sus patologías.

La causa está por el momento caratulada como «averiguación de causales de muerte» . Abregu fue hallada ahorcada en una celda de la Estación de Policía Comunal de Laprida, una localidad ubicada a 430 kilómetros al sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

La detención de Daiana

Las fuentes indicaron que la joven fue aprehendida el pasado domingo cerca de las 7 de la mañana porque se encontraba alcoholizada y realizando disturbios en plena vía pública.Tras su detención por una contravención, se dio intervención al Juzgado de Paz de Laprida, a cargo de la jueza Marina Saint Martín.

Los voceros añadieron que cerca de las 16 un subinspector ingresó al calabozo y halló ahorcada a Abregu, por lo que dio aviso al sistema de emergencias médicas, que arribó al lugar y, tras intentar reanimarla durante 20 minutos, confirmó su fallecimiento.

La Policía Científica, a cargo de las pericias, incautó dentro de la celda la campera con la cual presuntamente se ahorcó la joven, que le pertenecía, mientras que la autopsia realizada en la Asesoría Pericial del Departamento Judicial de Azul arrojó que falleció producto de un paro cardíaco por asfixia mecánica y que no presentaba otra lesión externa.

Si vivís una situación de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda llamá gratis al 144 o mandá un mensaje al 11 5050 0147 o por WhatsApp al +54 911 2771 6463, para recibir ayuda de profesionales.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

La Matanza: murió el profesor baleado hace dos semanas cuando salía de su casa

Geddo falleció esta mañana en el hospital de Haedo, donde permanecía internado en estado reservado desde el pasado 9 de junio luego de ser intervenido quirúrgicamente por una herida de bala en el lado izquierdo del cuello.

Publicado hace

#

El profesor de Literatura de 47 años que había sido baleado hace dos semanas al ser atacado por cuatro hombres cuando salía de su casa, en el partido bonaerense de La Matanza, falleció esta mañana luego de permanecer internado desde el día del hecho, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Luciano Andrés Geddo (47), por cuyo crimen los investigadores aún intentan determinar si se trató de una venganza o asunto personal, debido a que los delincuentes no le robaron ninguna de sus pertenencias y escaparon tras disparar varias veces con la clara intención de asesinarlo.

Voceros judiciales informaron a Télam que Geddo falleció esta mañana en el hospital de Haedo, donde permanecía internado en estado reservado desde el pasado 9 de junio luego de ser intervenido quirúrgicamente por una herida de bala en el lado izquierdo del cuello.

La causa está a manos de la fiscal Analía Córdoba, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 del Departamento Judicial La Matanza, quien dispuso el traslado del cuerpo a la morgue para realizar la autopsia correspondiente y luego derivará el expediente a la UFI Temática de Homicidios.

De acuerdo con lo informado por los voceros, los investigadores aún no han podido determinar el móvil del crimen, aunque en principio descartaron que haya sido en el marco de un robo.

En ese sentido, la principal línea investigativa apunta a que el profesor de literatura fue asesinado por una venganza o asunto personal.

A raíz de ello, los pesquisas continuaban analizando las cámaras de seguridad de la zona e investigando al círculo que frecuentaba el docente, tanto laboralmente como en sus pasatiempos.

En tanto, la semana que viene se llevaran a cabo los peritajes sobre los dispositivos electrónicos de Geddo, informaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió alrededor de las 7 del 9 de junio en las calles Florio y Cervantes, de la localidad de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza.

Según las fuentes, el docente salió de su casa ubicada a pocos metros de esa esquina para dirigirse a trabajar cuando fue abordado por cuatro hombres armados que se movilizaban en un auto.

En esas circunstancias, Geddo fue atacado a balazos por los agresores, que escaparon de la escena sin robarle ninguna de sus pertenencias, entre ellas, su mochila con documentación, billetera y dinero en efectivo, dijeron los informantes.

Al escuchar los disparos, los vecinos activaron la alarma privada del barrio, mientras que la víctima fue auxiliada por su padre y una enfermera que reside en las inmediaciones, indicaron los voceros.

Las fuentes señalaron que el docente baleado fue llevado por sus familiares en un vehículo particular, custodiado por personal policial que arribó al lugar del hecho, hasta el Hospital de Haedo, donde los médicos constataron que presentaba heridas de bala en la zona del cuello.

A su vez, los peritos de Policía Científica secuestraron en la escena del crimen seis vainas calibre 9 milímetros producto de los disparos efectuados por los atacantes.

También hallaron en el lugar la mochila, un notebook y el celular de la víctima.

Seguir leyendo

Las más leídas