fbpx
Conectate con El Argentino

Buenos Aires

Detuvieron a dos policías por balear a un joven y dejarlo ciego de un ojo

Investiga la Ayudantía Fiscal de Delitos de Gravedad Institucional, ambos efectivos aún se encuentran detenidos, y testigos confirmaron que el chofer del patrullero se le «reía en la cara» a los familiares de la víctima.

Publicado hace

#

El-Argentino-Policía bonaerense..

Un joven de 25 años resultó herido y perdió la visión de uno de sus ojos tras haber recibido un escopetazo en el rostro por policías bonaerenses que lo interceptaron cuando circulaba a bordo de una moto con un amigo, en la localidad de Rafael Castillo, y por el hecho, dos efectivos quedaron detenidos y la familia denuncia que se trata de un caso de violencia institucional.

Fuentes judiciales aseguraron que el hecho que trascendió este viernes ocurrió el pasado 10 de diciembre cerca de las 18.15, en jurisdicción de la mencionada localidad del partido de La Matanza, en la zona suroeste del conurbano, cuando la víctima, identificada como Esteban Daniel López (25), volvía de trabajar en su moto en la que iba junto con un amigo hacia la casa de su suegro.

Al llegar a una esquina, un móvil del Comando de Patrullas del partido de La Matanza se puso casi a la par del rodado y los policías aparentemente le hicieron señas para que detengan la marcha, pero como los jóvenes no aminoraron la velocidad y pretendieron continuar, uno de los efectivos efectuó disparos de escopeta cargada con postas de goma.

«Yo venía levantando las manos porque ellos venían tan rápido que si frenábamos en ese segundo nos quedábamos abajo de la camioneta, nosotros veníamos muy despacio», sostuvo López en declaraciones televisivas.

La víctima afirmó que el patrullero se les «pegó atrás sin dar un aviso» y que pensaron que los querían rebasar, pero al doblar «ellos lo hicieron disparando de la nada». Según las fuentes, ambos cayeron al piso, pero López recibió perdigonadas en el rostro que le ocasionaron la pérdida de la visión del ojo izquierdo y tiene comprometido el derecho.

Al respecto, Norberto, suegro del joven, recordó que estaba en su casa cuando escuchó los disparos, se fijó por el ventanal el movimiento de los vecinos, tras lo cual salió y lo vio a Esteban tirado en la vereda. «Lo primero que pensé es que le quisieron robar porque le pregunté al policía qué había pasado y éste le respondió ‘el otro salió corriendo’, nada más que eso, pero los mismos vecinos me dijeron que él le había tirado», dijo el hombre, quien agregó que el chofer del patrullero se le «reía en la cara».

En ese sentido, el abogado Marco Tirendi, representante de la familia de la víctima que estaba por constituirse en el expediente como particular damnificada, aseguró que los oficiales «están usando como defensa que el amigo (de López) salió corriendo, pero la realidad es que se fue a la casa de la madre, no es que se escapó». El hecho comenzó a ser investigado por la Ayudantía Fiscal de Delitos de Gravedad Institucional que caratuló el expediente como «lesiones gravísimas calificadas por ser miembros de una fuerza de seguridad».

«Estamos esperando porque los oftalmólogos le dijeron que tenía que bajar la inflamación para poder hacerle los estudios y tener un diagnóstico claro», indicó el abogado Tirendi. El letrado añadió que el amigo del joven sufrió golpes menores producto de la caída contra el piso.

Los investigadores judiciales ordenaron el secuestro de las armas tipo Ithaca utilizadas por los policías como así también un relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona, para intentar reconstruir los hechos. Además, ordenó un peritaje para establecer el movimiento que realizó el patrullero en el cual se movilizaban los policías involucrados, quienes finalmente quedaron detenidos en el marco de la causa y fueron desafectados de sus cargos.

«Ellos dicen que el amigo iba a descartar un arma, cosa que no fue cierto porque si hubiese sido así los policías hubieran entrado a la vivienda», explicó. Ambos efectivos continuaban hoy detenidos en la comisaría de Tapiales a disposición del Juzgado de Garantías 1 de La Matanza, que ordenó que las pericias sean realizadas por la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), mientras que López continúa la recuperación en su casa.

«Me arruinaron la vida, no se qué hacer por la desesperación de no poder volver a ver con mi ojo y que no quede bien el otro», concluyó el joven.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Marcha a 22 años del crimen de Natalia Melmann

El crimen ocurrió el 4 de febrero de 2001. Fue torturada, abusada sexualmente y estrangulada con el cordón de una de sus zapatillas. Sus asesinos están presos.

Publicado hace

#

A 22 años del crimen de Natalia Melmann, la adolescente de 15 años raptada, violada y asesinada en la localidad balnearia de Miramar, familiares, amigos y vecinos marcharon esta noche en reclamo de “justicia” por “todas” las víctimas de femicidios.

La convocatoria realizada en redes sociales por la familia Calampuca Melmann comenzó a las 21 en la esquina de las calles 21 y 28, en el centro de esa ciudad bonaerense, desde donde marcharon hacia la costa.

Gustavo Melmann, padre de Natalia, dialogó con Télam y aseguró que el aniversario del crimen lo vivía con “situaciones encontradas, porque por un lado vos recordás su vida, lo que era, vivís su ausencia, y por otro lado es la fecha en que le quitaron la vida”.

“El homenaje es complejo, uno vive muchas cosas, está viviendo el recuerdo de su vida, de su existencia, del ser humano que arrebataron y por otro lado el cruel asesinato y violación”, aseguró el padre de la adolescente.

El nuevo aniversario del crimen de Melmann se dio en la misma semana en que la justicia de Mar del Plata rechazó beneficiar con la libertad condicional a los expolicías Oscar Echenique (61) y Ricardo Anselmini (53), condenados a reclusión perpetua por secuestrar, torturar, abusar y asesinar a la menor de edad.

Al respecto, Gustavo Melmann señaló: “Es algo importante, no solamente para nosotros, sino para la Argentina, para la comunidad. Son gente peligrosa, no tienen ningún reparo en hacer lo que hicieron con Natalia, el cuerpo de Natalia es la muestra de lo que son capaces de hacer”.

Durante el homenaje se arrojaron flores al mar, se lanzaron globos con la frase “perpetua” y se remontaron barriletes luego de proyectar el cortometraje “Barriletes en el limbo”, en recuerdo de Alejandro, amigo de la familia recientemente fallecido y que escribió un poema, que lleva el mismo nombre, dedicado a Natalia.

“Con la reciente noticia de que los jueces rechazaron el pedido de libertad adelantada de dos de los femicidas de Nati, salimos una vez más a las calles a marchar por ella. Por Nati y por TODAS! Porque estamos convencidos que el único camino es la lucha colectiva y la Justicia!”, encabezaron los familiares de Natalia la publicación de ayer en la red social Facebook, convocando a la marcha.

El crimen ocurrió el 4 de febrero de 2001, cuando Natalia fue obligada a subir a una camioneta de la Policía bonaerense y llevada a una casa ubicada en el extremo sur de la ciudad de Miramar.

En esa vivienda, fue torturada, abusada sexualmente y estrangulada con el cordón de una de sus zapatillas.

Los tres policías trasladaron luego el cuerpo al vivero Florentino Ameghino, donde lo ocultaron con un montículo de hojas, pero fue hallado cuatro días más tarde durante uno de los tantos rastrillajes que se realizaron por esa zona.

El crimen provocó la reacción de la comunidad local, que encabezó junto a los familiares y allegados de la adolescente múltiples marchas para pedir por el esclarecimiento del caso y produjo incluso un impacto político: el entonces presidente, Fernando De la Rúa, se reunió pocos días después con los padres de la víctima en Miramar.

En septiembre de 2002, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Mar del Plata condenó a Echenique, Anselmini y Suárez a prisión perpetua y a 25 años de cárcel al exconvicto Gustavo «Gallo» Fernández, por su participación en el secuestro, aunque la pena fue reducida luego a 10 años de prisión.

En junio de 2018 se celebró un nuevo juicio a un cuarto policía, Ricardo Panadero (63), imputado como coautor de «privación ilegítima de la libertad por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por el concurso de dos o más personas, y homicidio doblemente agravado por haberse cometido para lograr la impunidad de los coautores de un delito anterior».

Panadero fue absuelto en ese proceso porque los jueces consideraron que no pudo acreditarse la acusación, pero el fallo fue apelado por la fiscalía y por el abogado de la familia de Natalia Melmann.

El 13 de noviembre de 2019, la Sala III del Tribunal de Casación bonaerense anuló esa absolución y ordenó la realización de un nuevo proceso, que está previsto que se designe una nueva fecha para este 2023.

Seguir leyendo

Las más leídas