fbpx
Conectate con El Argentino

Argentina

«Tenemos un neonazi en nuestras calles»

El PJ de Chivilcoy repudió la presencia de Jonathan Morel en esa localidad de la Provincia de Buenos Aires.

Publicado hace

#

El Partido Justicialista (PJ) de Chivilcoy manifestó hoy su repudio por la presencia del referente de Revolución Federal, Jonathan Morel, en esa ciudad bonaerense, advirtió que «ahora tenemos a un neonazi en nuestras calles» y apuntó contra la «maquinaria de impunidad de (los tribunales de) Comodoro Py».

«Repudiamos la presencia en Chivilcoy de Jonathan Morel», puntualizaron desde el PJ de Chivilcoy en un comunicado de prensa y señalaron que se trata de una persona «que está siendo investigada por un hecho que produjo zozobra y conmoción social en la población argentina».

Además, se manifestaron en contra del «accionar de una ´Justicia´ que condena a los chivilcoyanos a tener que convivir con este monstruo que ha sido promotor de violencia política de manera pública» y denunciaron la «maquinaria de impunidad de Comodoro Py».

Morel fue detenido en la causa que investiga el accionar del grupo Revolución Federal luego del intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ocurrido el pasado 1° de septiembre, a cargo del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi.

El 1° de noviembre, la Cámara Federal Porteña concedió la excarcelación de Morel junto a otros acusados y el referente de 23 años decidió mudarse a Chivilcoy, donde actualmente vive con su abuela.

Sin embargo, el pasado 6 de diciembre, la querella de la vicepresidenta pidió a la Cámara Federal porteña que confirme los procesamientos de los cuatro integrantes de Revolución Federal, entre ellos Morel, como supuestos integrantes de una asociación ilícita que buscó imponer sus ideas o «combatir las ajenas por la fuerza o el temor».

El el pasado jueves, en tanto, Manuel Ubeira, abogado de la vicepresidenta, advirtió que la vida de la exmandataria «está todavía en peligro», luego de que el juez federal Martínez de Giorgi rechazara el pedido de detención de referentes de Revolución Federal y no descartó apelar la decisión del magistrado.

En Chivilcoy Morel comenzó a trabajar de camarero, pero algunos vecinos lo reconocieron y manifestaron su repudio con carteles en la vía pública: «Como a los nazis les va a pasar, a donde vayan (Revolución Federal) los vamos a buscar», se puede leer en uno de los pasacalles que colgaron.

En ese marco, el PJ de Chivilcoy recordó en el comunicado que los abogados de la vicepresidenta «piden que (Morel) esté preso», sin embargo consideraron que «los jueces macristas decidieron que esté libre».

«Ahora tenemos a un neonazi en nuestras calles», remarcaron en el texto.

Asimismo, señalaron que «para alguien desprevenido puede parecer una persona común sirviendo un café en un bar» pero «es un fanático guiado que promueve la violencia y la eliminación física de quienes son objetos de su odio».

Además, criticaron que hay una «Justicia que mira para otro lado, demora la investigación del intento de asesinato de la vicepresidenta», y donde los jueces «mantienen vínculos explícitos con las corporaciones mediáticas y el macrismo».

Por su parte, Morel aseguró en una entrevista publicada hoy por el diario La Razón de Chivilcoy que «no se esconde» cuando lo reconocen, señaló que continua diciendo «lo que piensa» y negó cualquier vinculación con los detenidos por intentar matar a la vicepresidenta.

«No estoy detenido y no estoy en la causa de intento de magnicidio porque no tengo nada que ver por más que les duela», remarcó Morel.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Lago Escondido: manifestante terminó con «fractura de costilla y edema»

Fue tras las agresiones de peones de Joe Lewis.

Publicado hace

#

Joel Sverdlik, responsable del frente de abogados de La Cámpora San Isidro y participante de la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido, denunció hoy que tiene una fractura de costilla con desplazamiento y un edema en la rodilla producto de las agresiones que recibió por parte de «la patota de Joe Lewis», el magnate británico, y criticó la atención médica recibida en la Patagonia, donde los médicos «dijeron que era algo menor».

«Fuimos al portón (de la propiedad de Lewis) desarmados, con la idea de salir y fuimos increpados por la patota de Lewis, con Pablo Puchi a la cabeza y personas que nos vinieron a agredir de forma sistemática. Tenían cuchillos, perros, piedras, palos, caballos, estábamos totalmente indefensos», indicó Sverdlik en diálogo con Télam.

Nueve manifestantes y una fotoperiodista fueron retenidos el miércoles pasado durante dos horas y agredidos por peones rurales que responden al magnate británico Joe Lewis, en un incidente producido durante la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido.

La agresión denunciada ocurrió cuando los manifestantes intentaron ingresar al Camino del Tacuifí, uno de los accesos al Lago Escondido, prohibido para el tránsito público y quedó registrada en un video, donde Sverdlik se reconoció como aquel que tiene «la remera de Argentina».

«Cuando salgo para buscar refugio en unos arboles, me persiguen, tiran fustazos, me tiran de la mochila y me pechea un caballo. Me caigo y me patean entre cinco personas, me pisa un caballo y me remata una patada de una persona con una remera blanca y un pantalón naranja», detalló.

El dirigente afirmó que estos golpes le produjeron «contusiones» y la patada en la cabeza «me dejo chichón y un hematoma».

«En el cuerpo tengo un fustazo, lo más grave es un edema en la rodilla por la patada del caballo y una fractura en la costilla con desplazamiento producto de la patada de la persona que se ve en el video», subrayó.

Además, Sverdlik denunció que «esto surge de la tomografía que me hicieron en Buenos Aires, porque tanto en El Foyel como en el hospital de El Bolsón no detectaron absolutamente nada. Los médicos dijeron que no teníamos nada, que era algo menor y nos venimos a encontrar con que el cuadro es muchísimo más grave de lo que pronosticaron», aseveró.

Seguir leyendo

Las más leídas